Cabeza de Turco I washington abdala

La fosa de la FIFA

La FIFA es sinónimo de fútbol. La FIFA es corrupta. En consecuencia: el fútbol es corrupto". Esa construcción sería un paralogismo de falsa oposición (razonamiento falso) al decir de Carlos Vaz Ferreira. De cualquier forma tampoco cabe negar lo obvio.

Todos supimos siempre que el deporte rey tiene "enjuagues" pesados, no es que ahora nos enteramos que en el fondo del museo había un prostíbulo. Siempre oímos que allí se cocinaban cosas grosas. ¿O no? Por eso es muy raro (y algo cínico) que siendo tan "sacrificada" la tarea del directivo de un cuadro de fútbol —como sostienen algunos— sean tantos los que quieren asumir semejantes desafíos. Es que hay chocolate por la vuelta y comer mucho pica los dientes.

Hubo una época, menos ética que la actual —en lo formal— en la que el gran dirigente de fútbol era el que "por atriqui" hablaba con los jueces, el que en las copas Libertadores de América le metía mano a las series y obtenía "rosqueando" lo que en la cancha era inimaginable. Y todos aplaudían cual focas de acuario a estos perfiles de dirigentes "capos". Eran los "vivos", los "crá", los que te hacían un asado abajo del agua, los que había que tener para ganar (todos tuvieron alguno). Estos personajes instalaron una lógica mafiosa. Y todos estaban chochos. Hoy mismo los "honestos" del fútbol son considerados "giles".

Los que trabajan para Paco y los que están en su contra saben de memoria de estas lógicas. Todos las conocen de pe a pa. Es que "los códigos" del fútbol son códigos para iniciados, con doble "standard", son para los que aceptan los dados cargados. (Si, lo sé, sucede lo mismo con toda "organización" pero cuando es inconmensurablemente corrupta, eso obliga a una tensión moral dramática. ¿O no es así?)

¿No llama la atención que la dirigencia del fútbol latinoamericano se parezca más a los Soprano que a funcionarios de Naciones Unidas?¿De veras no conocemos casos de "arreglos non sanctos" de diverso tenor en el fútbol uruguayo desde siempre? Si desde el sueldo del maestro Tabárez es un secreto en este país (lo que se mete él en el bolsillo, de eso hablo y de quien pone la plata) hasta las modalidades jurídicas que se usan para triangular ventas de jugadores, todo es un terreno fangoso y jurídicamente difuso (y lo tengo estudiado, no estoy talenteando una coma). No seamos hipócritas, la cosa viene opaca desde hace hace mil años.

Sin embargo, el fútbol es una fiesta y logra pasar por arriba de todas estas barbaridades. Genera magia. Hasta los intelectuales de izquierda que lo consideraban "alienante" hasta los setenta —porque distraía en la lucha por alcanzar al socialismo— el día que Galeano y García Marquez fueron embrujados por los goles de Maradona, lo abrazaron hipnotizados, lo adoraron y la barra militante se hizo barra brava. ¡Jaque Mate y viva el Che!

Es que cuando Suárez anda bien todos nos sentimos un poquito él. Porque nos reivindica, nos enorgullece y nos hace sentir que no importa ser un micro quiosco planetario si tenés las ganas, el coraje, el talento y la furia para llegar a destino. Por eso Figueredo no tiene goyete con todo lo que hizo. Se suicidó él y nos enlodó a todos los uruguayos con su conducta repugnante. Un animal. Una bestia. No tiene vergüenza.

Formo parte de los que gozaron con la caída de Blatter. Soy de los que afirmé, de entrada, que no tenía destino esa dirigencia lúgubre el día que el FBI se metía allí. ¡Si pudieron con el HSBC no iban a poder con esos mequetrefes! Por Dios, no ven la luz del sol por mucho tiempo estos señoritos de hoteles 5 estrellas, viáticos de primera, coimas y prostitutas de book. Sabandijas que merecen lo que tendrán.

¿Vendrán mejores gentes en el fútbol? Habrá que elegir probos y no avivados, honestos y no rosqueros. Se puede, igual que en tantas cosas en la vida, ser mejores. Solos somos lo que queremos ser. No dejemos que el fútbol sea gobernado por lacras de la sociedad. Habrá que elegir gente de bien y no más ladrones. Y habrá que darle la razón a Thomas Sowell cuando sostiene que "es difícil imaginar una manera más estúpida o peligrosa de tomar decisiones que poner esas decisiones en manos de personas que no pagan ningún precio por estar equivocadas". Por suerte ahora van a ir a parar a la oscuridad. Eso ya es algo.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)