NOMBRES 

Las fascinantes simetrías de Wes Anderson

Se viene una nueva película, The French Dispatch, de uno de los directores más singulares del cine estadounidense, Wes Anderson.

Wes Anderson
Wes Anderson

Hay una charla de 1999 subida a YouTube en la cual Wes Anderson conversa con su colega Noah Baumbach. Anderson le cuenta a Baumbach (en realidad, le está contando a la audiencia que presencia la charla) cómo fue que su primera película "Bottle Rocket", de 1996— fue un fracaso total. “Antes del estreno, tenía mucha confianza en mí mismo”, relata Anderson. “Luego del estreno, nunca me sentí más inseguro” (la charla, en inglés, se puede ver acá).

película Bottle Rocket
Robert Musgrave, Owen y Luke Wilson en "Bottle Rocket".

La experiencia fue humillante. Anderson estaba tan confiado en su película, que cada vez que le preguntaban si pensaba que el público la comprendería, respondía desairando a quien hiciera esa pregunta.

Pero la cachetada a tanta soberbia no estaba lejos: “Me senté en las filas de atrás del cine, con los ejecutivos del estudio. Habría unas 400 personas. Y empecé a ver cómo la gente se empezaba a ir, en grupos. Recuerdo haber pensado: ‘La gente no va al baño en grupos’. Fue tortuoso. Hasta yo me fui. Traté de ser lo más discreto posible, porque no quería contribuir al éxodo, pero no aguantaba más. Cuando terminó la función, fuimos a ver qué habían escrito en las tarjetas de evaluación los que se habían tomado el trabajo de hacerlo. Puras reacciones negativas. Uno había escrito: ‘A-p-e-s-t-a’. Todos se sentían mal por mí. Onda: ‘Pobre, no va a poder vivir de esto’. Hasta que vi la tarjeta de evaluación de una chica, que se había quedado más que otros, que citaba partes de la película; era como una disertación. ‘¡Esta es nuestra audiencia!’, exclamé. Literalmente, una persona. Años después, estaba en algo relacionado a la industria, no recuerdo qué. Se me acercó una muchacha y me dijo: ‘Yo estuve en el estreno de tu primera película y…’ La interrumpí enseguida: ‘¡Sí! ¡Sé quién sos!’”.

Como comienzo de una carrera como director de cine, un desastre. Pero Anderson recuperó algo de la confianza que había perdido en el estreno de "Bottle Rocket". Para su segunda película, "Tres es multitud" (título original: "Rushmore", de 1998), Anderson ya había calentado su motor creativo. No había aún largado, pero estaba pronto para salir hacia el prestigio, el reconocimiento y la admiración.

No es, claro, un director exitoso en términos comerciales. Sus películas no toman por asalto a las taquillas generando montañas de dinero. Pero es de esa estirpe de realizadores con un público fiel, que va a pagar una entrada para ver cualquier cosa que haga. Algunas películas le saldrán mejor que otras, pero todas son interesantes, con un punto de vista singular que invita a la reflexión y un estilo de filmar único, instantáneamente reconocible.

Uno de los actores que más ha trabajado con Anderson, Bill Murray, lo expresó así en una entrevista: “Cuando leí el guion de 'Tres es multitud' me di cuenta que este tipo sabe exactamente lo que quiere y cómo quiere hacerlo. Nunca había leído algo escrito con tanta precisión. Era diferente. Y ahí dije: ‘Ok, voy a trabajar con él’”.

Anderson es tejano, como Richard Linklater, Robert Rodriguez y Julian Schnabel, entre otros. Nació en Houston hace 51 años, y uno de sus juguetes preferidos era la cámara de Super 8 de su padre. Luego de graduarse de la universidad con una especialización en Filosofía —donde se hizo amigo de Owen Wilson, otro de sus actores preferidos— empezó a buscar cómo empezar a dirigir.

A pesar del desastre de "Bottle Rocket", algunos ejecutivos vieron potencial en el estilo de Anderson y le dieron otra chance. "Tres es multitud" fue un éxito en términos comerciales: costó US$ 9 millones de dólares y recaudó US$ 17 milones. Pero fue, sobre todo, un éxito de crítica. El culto a Anderson había comenzado y se consolidó con el estreno de "Los excéntricos Tenenbaum" (2001, con guion nominado al Oscar), una de sus mejores películas. Ahí están todas sus señas de identidad: la minuciosa y exquisita ambientación, los planos frontales y casi estáticos de los personajes, el uso ingenioso de ciertas canciones, la presencia recurrente de algunos actores (los hermanos Luke y Owen Wilson y Murray son los casos más claros), una composición visual que a menudo transmite una sensación de armonía simétrica y un sentido del humor conocido como "deadpan": ese estilo cultivado por gente como Buster Keaton, Norm McDonald y, claro, el propio Murray.

Un adjetivo recurrente para describirlo en la prensa en inglés es “quirky”. Algo así como un excéntrico, posiblemente introvertido pero de una manera agradable. Él, por su parte, se define como tímido. Ante la pregunta de si dirigir una película es difícil, responde así: “Si eres una persona tímida como yo, hay partes de dirigir que son aterradoras. No soy una persona muy extrovertida y uno tiene que ser así cuando está dirigiendo porque hay que comunicarse con muchas personas. Pero por un lado es lindo juntarse con tanta gente para hacer una película. Y, por el otro, sé que soy quien tiene las respuestas a todas las preguntas que cualquiera vaya a hacer. Porque preparé todo y conozco el guion mejor que nadie ya que estuve trabajando en él durante mucho tiempo. Ya tengo las ideas de cómo quiero que sea la película. Puedo sentirme automáticamente confiado, porque sé que tengo todas las respuestas correctas”.

Esa confianza a veces resulta en obras como "Moonrise Kingdom" (2012) o "The Life Aquatic" (2004), películas que en comparación con otras hechas por Anderson son menos logradas. Pero esa confianza también le permite una apuesta tan poco común como "The Fantastic Mr. Fox", una adaptación (hecha con, justamente, Noah Baumbach) de la novela infantil de Roald Dahl ("El superzorro"): una película de animación en stop motion que aparenta tener más en común con la tradición de animación checa que con cualquier otra cosa hecha en Disney, la empresa que produjo "Tres es multitud". El mundo de Anderson podrá estar habitado por pocos y conocidos. Pero no por eso deja de sorprender y fascinar.

Wes Trivia

Una de las últimas apariciones de Gene Hackman en el cine fue en "Los excéntricos Tenenbaum". Tres años luego del estreno de esta película, Hackman, quien interpreta al patriarca de los Tenenbaum, se retiraba de la actuación. Una de las secuencias memorables es cuando el personaje de Hackman lleva a sus nietos a una pequeña odisea de travesuras y pequeños delitos musicalizada por una canción de Paul Simon.

En "Viaje a Darjeeling" (2007), el personaje interpretado por Jason Schwartzman (uno de tres hermanos que realizan ese viaje; los otros dos son interpretados por Adrien Brody y Owen Wilson) está haciendo el duelo emocional del fin de una relación amorosa, contada en el cortometraje que acompaña a la película, titulado Hotel Chevalier y coprotagonizado por Natalie Portman.

Se ha establecido una conexión entre la filmografía de Wes Anderson y bares, cafeterías y restaurantes. En Italia, en 2015, se inauguró Bar Luce, un lugar diseñado por el propio director. “De niño, quería ser arquitecto y esta oportunidad de hacer como que lo soy es haber cumplido un sueño de la infancia”, declaró el cineasta.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)