EL ELEGIDO I CANDY BAR

Una esquina con historia y nuevos sabores

Fue amor a primera vista. Cuando Hernán Farsaci y Mariana Valiño encontraron el local de la esquina de Durazno y Santiago de Chile supieron que habían llegado al lugar correcto.

Pequeño, sencillo y venido a menos, allí funcionaba desde 1974 el mismísimo Candy Bar (sí, ellos mantuvieron el nombre), eterno punto de encuentro de unos pocos parroquianos del barrio Palermo. "Nos gustó porque es una calle tranquila, entre árboles, que a la vez tiene zonas de sombra y una luz que es mágica", explica Mariana. Casi sin dudarlo compraron el local, mantuvieron la fachada de toda la vida y concentraron los recursos de la puerta hacia adentro.

La nueva versión del bar son los mismos 30 metros cuadrados pero muy bien aprovechados: hay solo cinco mesas y una barra con el mármol original pero bañada por la luz de una hilera de artefactos distintos. Detrás, una pequeña cocina a la vista con cuatro hornallas, un horno industrial y una plancha (salvo las papas de la tortilla, no hay fritos). Afuera se suman otras cinco mesas, varias macetas y alguna que otra mascota del barrio.

El horario del almuerzo comienza temprano y es difícil conseguir lugar Entre sus habitués hay locatarios y extranjeros que llegan hasta allí por el boca a boca. En la carta del día las "vedettes" son las hamburguesas (de ternera o vegetariana), las berenjenas parmesanas y las tortillas de papas (todos los platos a $ 300). Además, siempre hay un menú del día (plato y limonada, por $ 350). En la noche la propuesta cambia y se vuelven protagonistas las tapas y los tragos. Por $ 150 se pueden probar tostadas con solomillo de cerdo, morrones asados con queso provolone o boniatos al horno con aceite de coco, cilantro y lima. "Intentamos que haya lo que nos gusta comer a nosotros y hacerlo con productos de calidad", dice Mariana, también artífice de lo que algunos ya califican como "el mejor Gin Tonic de la ciudad". Además, los domingos sirven un brunch a $ 350.

En Candy Bar no hacen reservas ni tienen planes de crecer. "Nosotros lo elegimos así chiquito y así lo queremos: un bar familiar atendido por sus propios dueños".

Información.

Dirección: Durazno 1402. Precio promedio: $ 350. Horario: Lun. a sáb. de 12.30 a 15 hrs. y de 19 al cierre. Domingos de 12 a 14.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)