De Portada

Volver a hacer las valijas

Luego de unos años en los cuales los uruguayos retornaban al país, la tendencia a emigrar vuelve a cobrar fuerza.

Antonella Brito
Antonella Brito, una uruguaya en París

Carla (40 años), tiene un círculo social bastante grande. Conoce a gente de variadas procedencias y grupos sociales, tanto profesionales como emprendedores (ella también tiene un emprendimiento en el área de la comunicación). Hace algo más de un año, empezó a ver cómo ese círculo comenzó a achicarse. "Uno tras uno, empezaron a irse", dice a Domingo. La impresión de Carla es compartida por cada vez más gente, y parece que la tendencia de aquellos uruguayos que hace unos años comenzaron a retornar al país, duró lo que un lirio. Para Carla, las razones que ella detecta entre sus conocidos para emigrar no responden tanto a situaciones económicas acuciantes. "Me da la impresión que se busca algo que acá no pasa, algo que acá no hay, como el anonimato. Y para una mujer, la soltería luego de los 30 años, puede ser muy dura. Esta ciudad es muy chica, y bastante clasista".

Hace unas semanas, el informativo de Monte Carlo dio a conocer que el saldo migratorio era, una vez más y tal como viene ocurriendo desde 2013, negativo. El cálculo, realizado sobre la cantidad de personas que ingresaba y se iba por el aeropuerto de Carrasco, daba como resultado que había una diferencia aproximada de 15.000 personas entre quienes llegaron y las que se fueron, en detrimento de las primeras.

Un poco más atrás en el tiempo, en octubre de 2016, el semanario Búsqueda publicó un informe sobre la emigración donde se afirmaba que "Desde 2005 a la fecha, lo que incluye los años de mayor bonanza económica en la historia reciente, cerca de 90.000 uruguayos que se fueron del país por el aeropuerto de Carrasco no volvieron…"

emigración, aeropuerto, horarios, vuelos
Foto: Shutterstock

Saldo

¿Empezamos a expulsar uruguayos una vez más, luego de unos pocos años en los cuales parecía que los retornados iban a agrandar el "paisito"?

Andrés Freire, secretario ejecutivo de la Junta Nacional de Migración, sostiene que no hay que basarse únicamente en la cantidad de ingresos y egresos registrados en el aeropuerto de Carrasco para determinar el saldo migratorio. "No es una tarea fácil determinar ese saldo. Habría que ver cómo se llega a la cifra de 15.000, porque hay diferentes criterios y distintas fuentes de datos para determinarlo".

Martín Koolhaas es demógrafo y licenciado en Ciencia Política. Para él, no existe consenso sobre que efectivamente haya un saldo negativo total. "Hay que descomponer los datos entre uruguayos y extranjeros. Cuando allá por 2008-09 se revirtió el saldo migratorio y pasó a ser positivo, fue fruto del componente uruguayo. Mi presunción, con los datos disponibles, es que hoy tenemos un saldo negativo en cuanto a los uruguayos, y uno positivo en cuanto a extranjeros. Pero como no tengo las cifras exactas, no sé cuál es el balance final". Lo que Koolhaas sí puede afirmar con mayor certeza es que en lo que refiere a España "se volvió a expulsar más de lo que recibimos".

Maca García es española y está casada con un uruguayo. Como varios compatriotas suyos, se vino a vivir a Uruguay en los últimos años. En ese contingente español había muchos que llegaron atraídos por lo que en ese momento era un cuadro de prosperidad y estabilidad. Muchos, también, parecían irse de un país en el cual había echado raíz una crisis económica que llevó a desalojos, desempleo y protestas ciudadanas. Ella llegó hace unos cinco años junto a su marido, quien entonces retornaba al país tras haberse ido por la crisis de 2002.

García cuenta a Domingo que ella, su marido y sus dos hijos vinieron por una razón específica, y que el plan siempre fue regresar a España. Pero, luego de cinco años en Montevideo —y después de haber puesto una pyme en el sector inmobiliario— acota que independientemente de la razón por la que vino (un familiar de su esposo estaba enfermo), de todas formas emigraría. "La diferencia entre vivir en Europa, y vivir en Uruguay, en cuanto a calidad de vida, es muy grande", dice.

valija, viaje
Foto: Shutterstock

Sin embargo, no es la razón principal por la que ella y su esposo se vuelven a España. La causa que ella menciona como la decisiva para la emigración es la inseguridad. "No quiero que mis hijos crezcan en una sociedad en la cual no puedan ir solos al gimnasio. Yo cambié mis rutinas desde que llegué, por este tema", relata. Luego añade que a ella o a su familia nunca les pasó nada más allá de que una vez entraron a su casa y se llevaron una bicicleta. Otras razones de peso tienen que ver con el sistema de salud, y con las pocas posibilidades que tiene su empresa de descontar impuestos.

Estancados

Marta (44 años), por su parte, va a acompañar a su esposo (43 años) cuando este consiga consolidar la empresa que puso hace poco en Miami. Ella y su esposo viven el interior, y actualmente tienen una empresa de alimentos con una treintena de empleados. Según comenta, están pensando que el año que viene, toda la familia —tienen dos hijos— ya va a estar radicada en la Florida estadounidense. Para ella, el principal problema es lo "caro" que le resulta Uruguay. "Nunca se me había pasado por la cabeza irme. El tema es que acá nos sentimos estancados. Mi marido es muy emprendedor, y le costó mucho armar la empresa que tenemos actualmente. Tanto, que no tiene ganas de volver a pasar por todo el proceso de nuevo para diversificarse, por los impuestos y los costos que hay. Uno está más o menos acostumbrado, pero cuando viajás te das cuenta que este país es muy caro. Y queremos darle a nuestros hijos otras herramientas, que vean cómo es vivir en otro país. Si mañana quieren volver, que lo hagan, pero sabiendo cómo es la vida en otras partes".

Tanto Maca como Marta andan en los 40, una edad en la que es menos frecuente juntar todos los petates y arrancar de cero en otra parte. A Antonella Brito (25 años), no le resultó tan complicado en acompañar a su pareja y dejar a su familia en busca de, como dice desde Francia, "nuevas experiencias".

Su meta es crecer personal y profesionalmente en Francia, entre otras cosas aprendiendo el idioma. "Estudié Ciencias de la Comunicación en la Universidad de la República y fotografía en la Escuela Uruguaya de Fotografía y Video", cuenta sobre su formación. La idea que tiene junto a su pareja (la relación tiene ocho años), es volver a Uruguay dentro de un año y luego regresar con pasaporte europeo (está tramitando la ciudadanía italiana) para radicarse en algún país de la Unión Europea.

Agustina es aún más joven. Con 23 años, ya sabe que su vocación es la actuación y por eso se va a ir a vivir a Estados Unidos. "A los 21 tomé la decisión y apenas cumplí 22 me fui a Nueva York por cuatro meses, ya que me admitieron en un importante estudio de actuación (William Esper Studio). La única razón por la cual volvió a Uruguay es que se le vencía la visa de turista. Regresó a Montevideo con la meta de ahorrar dinero para volver a irse. Lo consiguió y ahora está por emigrar: "Me voy para perseguir mi sueño, que siempre lo vi tan lejano pero, una vez allá, con compañeros que trabajan tanto en televisión como en cine, parece más palpable."

El caso de Norma está en el medio entre los jóvenes que se van casi que sin ataduras y las familias que acarrean niños chicos en su viaje hacia otro país. Con 34 años y una formación técnica en el sector audiovisual, puso la mira en España para seguir formándose, esta vez en fotografía. Está tramitando una visa de estudios, pero luego ver qué hace: "En este momento, no me veo apostando a un proyecto en Uruguay. Capaz que en un futuro más lejano sí".

viaje
Dejando el "paisito". Foto: Fernando Ponzetto

Aunque aún no esté del todo segura si se quedará en España, ella cree que sí. "Estuve viajando bastante por varios países europeos, y me gusta la calidad de vida, pero también que hay otra apertura mental, un aspecto cosmopolita que me atrae de esas sociedades. Esos factores me seducen para quedarme en Europa".

—¿No ves un futuro para vos como fotógrafa en Uruguay?

—No es que no lo vea. De hecho, he trabajado varios años como fotógrafa, a nivel freelance. Me parece que en Uruguay hay oportunidades, y ha habido un cambio de mentalidad a nivel general. No es todo negativo, por más que haya gente que lo ve así. Pero me parece que la calidad de vida allá es mejor, porque el sueldo es mejor. Para generar un sueldo decente acá, tengo que quemarme la cabeza, laburar muchas horas, y allá capaz que necesitás trabajar menos y aún así ganar bien. Es cuestión del tiempo que tenés que destinar al trabajo. Acá, tenés que destinarle muchas horas al trabajo. Con 1.000 euros en España estás más tranquila que con 1.000 euros en Uruguay. Acá es más sacrificado.

De nuevo hacia España

España es uno de los principales destinos para emigrantes uruguayos. De acuerdo a un estudio realizado por el demógrafo Martín Koolhaas, los uruguayos que ingresaron como inmigrantes a ese país, viene creciendo desde 2013, cuando fueron 1.525. En comparación, los dos años inmediatamente posteriores a la crisis de 2002 registraron el ingreso a España de 11.221 (2003) y 14.194 (2004) uruguayos. Desde 2013, entonces, la cantidad de uruguayos que entran a España como inmigrantes viene creciendo sin interrupciones: 1.928 (2014), 2.438 (2015), 3.553 (2016) y 4.362 (2018). A su vez, España "dejó" de enviar a sus ciudadanos hacia Uruguay. Hasta 2005, la cantidad de españoles que ingresaban a Uruguay no superaban el millar. Pero durante cuatro años (06-10), los inmigrantes españoles crecieron sostenidamente, de 1.664 a 4.405. En 2011 se revirtió la tendencia y la cantidad de españoles fue disminuyendo de 4.010 ese año a los 2.419 que llegaron a Uruguay el año pasado.

Apoyo para cerebros que van contra la corriente y retornan

Uno de los aspectos negativos de la emigración es la partida de profesionales y expertos. Pero Uruguay tiene un programa para estimular que vengan investigadores y que produzcan conocimiento en el país. Según explica la Prorectora de Investigación Científica Cecilia Fernández, este existe desde 1992 y actualmente se llama Programa de Contratación de Académicos Provenientes del Exterior. Los académicos pueden ser tanto uruguayos que vuelven a su país ,como extranjeros que quieren radicarse, y tienen que tener un nivel que equivalga a los grados 3, 4 y 5 para poder acogerse a él. El programa se hace cargo del sueldo (total o parcialmente) del académico durante los dos primeros años. Los problemas comienzan al tercer año, porque — como también explica Fernández— la particular dependencia de la Universidad de la República en la que esté trabajando el investigador tiene que hacerse cargo de la contratación efectiva y con dedicación total de este. Y eso, por falta de recursos, es algo que no puede siempre hacerse. Anualmente, unas diez personas participan de dicho programa.

investigación
Foto: Pixabay
MARTÍN KOOLHAAS

La visión de un experto

Hace diez años, dice el demógrafo Martín Koolhaas, se había revertido la tendencia de la emigración nacional y por primera vez en mucho tiempo, había más uruguayos que llegaban que los que se iban. Pero ahora, al menos es lo que parece, se está volviendo a la "normalidad": Uruguay continúa exportando personas, además de ganado, soja y dulce de leche.
Para Koolhaas, "hay una tendencia histórica en Uruguay a la emigración" y expone una de las teorías que ayudan a comprender el fenómeno. Esa teoría tiene que ver con el hecho de que hace décadas que el país viene expulsando parte de su población. Esa diáspora, al haberse asentado en los países receptores —en donde trabajan, estudian, forman familias y vínculos sociales— forman "redes". "Que haya colonias uruguayas en el exterior, y que entre esas personas también haya muchos con la ciudadanía del país en el cual residen, facilita para que otros uruguayos también se radiquen ahí".
Otro factor es que sigue habiendo una brecha de oportunidades económicas y laborales entre Uruguay y países más "desarrollados": "Uruguay es un país de ingresos medios. Desde una perspectiva económico, parece lógico que haya gente que emigre hacia países más desarrollados".
Más allá de eso, Koolhaas señala que "la gente que retornó a Uruguay hace más o menos una década lo hizo sobre todo por la crisis económica en España, y mucha de esa gente tenía pocos años de residencia ahí. La probabilidad de retorno es más grande en los primeros años de vivir en el país nuevo. Una vez que pasan muchos años, disminuye esa probabilidad".
Otro factor relevante a tener en cuenta en la discusión pública sobre la migración desde y hacia Uruguay, es la "ausencia de datos estadísticos confiables sobre el tema". De acuerdo a lo que afirma, Uruguay no "tiene una base empírica muy desarrollada sobre este tema. Por ahora es bastante pobre, y cualquier discusión pública sobre las políticas públicas referidas a los fenómenos migratorios debería tener registros administrativos mejores que los que tenemos en la actualidad".

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)