NOMBRES

Elisabeth Moss, la reina de la nueva televisión

Elisabeth Moss se hizo famosa en televisión, arrancando de abajo. Pero tiene todo para triunfar también en el cine; ¿qué se espera de ella?

Elisabeth Moss
Elisabeth Moss

Cuando Elisabeth Moss  apareció como Peggy Olson en la serie Mad Men, pocos imaginaron que sería algo más que un personaje secundario o hasta terciario. El personaje parecía fuera de lugar en esa galería de publicistas despiadados y calculadores, todos llevando agua para su molino. Por el contrario, Peggy era pacata, tímida y sin mayores recursos económicos o sociales para hacerse valer. “Va a desaparecer en breve”, pensamos muchos.

Pero Peggy fue creciendo, haciéndose cada vez más compleja y astuta. Una revelación. La composición de ese personaje estaba en manos de una actriz que hasta entonces era básicamente conocida por los seguidores de la serie The West Wing. Y tampoco para ellos era un rostro demasiado familiar, ya que había estado solo en 25 episodios de una serie que abarcó siete temporadas.

Antes de eso, Moss había aparecido en siete películas, ninguna de ellas muy exitosa o prestigiosa. Si es por créditos, en la televisión acumulaba casi el doble (13). Pero más allá de algún telefilm, Moss aparecía y desaparecía. Hacía alguna voz en alguna serie animada, actuaba en un puñado de episodios y eso era todo.

Incluso luego de The West Wing, los trabajos que conseguía eran esporádicos. Hasta 2007, cuando ella tenía 25 años, que llegó a Mad Men. Con esa serie creada por Matthew Weiner, todo cambió. Estuvo desde 2007 hasta 2015 y su Peggy Olson se convirtió en uno de los personajes fundamentales en la serie, orbitando en torno al protagonista Jon Hamm, quien hacía de Don Draper.

Arte y religión

Elisabeth Moss nació el 24 de julio de 1982 en Los Ángeles. Sus padres eran músicos y ella quiso ser bailarina de ballet. Pero mientras se formaba como bailarina también empezó a ir a castings para actuar. Como hacía ambas cosas siendo adolescente (tenía 17 años cuando hizo The West Wing), no podía estudiar. Estudió en su casa y obtuvo su título de bachiller justo un año antes de entrar a The West Wing.

De su hogar no solo heredó la sensibilidad artística sino también la fe. La familia de Moss pertenecía a la Cienciología, una de las corrientes religiosas más polémicas de Hollywood: la industria del cine es uno de los lugares en los que la Cienciología ha tenido un impacto significativo. Esa particular creencia ha sido muy criticada, con acusaciones que van del autoritarismo, abusos y hasta lavado de cerebro. Una colega de Moss, la actriz Leah Remini, ha sido muy crítica tanto con la Cienciología como con Moss. La enemistad es tal que Moss se retiró de la sala cuando la Asociación de Críticos de Televisión le entregó a Remini un premio por haber producido un documental muy duro sobre esta religión.

Cuando la han entrevistado por este tema, le han preguntado cómo compatibiliza una fe que ha sido calificada como “totalitaria” y “controladora” con, por ejemplo, el actual rol de la mujer. Ella ha respondido que se ve a sí misma como una convencida feminista y que también apoya a las causas LGBT, sin que ello implique dejar de lado sus creencias, “porque todo eso que dicen de mi religión no es cierto”.

La cuestión de su fe fue uno de los tópicos que más discusiones generaron cuando ella asumió el papel protagónico de otra serie exitosa: El cuento de la criada, basada en el libro de la canadiense Margarete Atwood.

Para Moss, ha significado entre otras cosas que se ha convertido en uno de los rostros identificados con los reclamos de equidad de género y un impulso al emponderamiento femenino. “El traje que me pongo cuando soy June (el personaje también se llama Offred) en la serie representa mucho más que un personaje de una serie. Me siento orgullosa cuando me lo pongo. Puede que June use una capa de vez en cuando. Pero ella no es una superheroína. No tiene poderes especiales, excepto hacer lo que su corazón le dicta y negarse a rendirse”, le dijo a The Guardian en febrero.

Ahora, aparecerá en El Hombre Invisible, una nueva versión del clásico libro de H.G. Wells, publicado en 1897. Esta iteración de la historia de Wells profundiza en lo que ya había hecho el holandés Paul Verhoeven en su Hollow Man, (2000): la violencia contra la mujer.

Ahí, la víctima era Elizabeth Shue pero no se trataba de una película que planteara de una forma explícita y en tono de denuncia política la violencia de género. En el caso de la nueva, la premisa se parece a lo que experimentan muchas mujeres en su cotidianidad: una relación en la que el hombre ejerce un férreo control sobre el cuerpo (y si puede, la mente) de su pareja mujer.

Cuando ella intenta hacerle entender a los demás la situación en la que se encuentra, pocos le creen. Algo que también es frecuente. “¿Por qué no le creerías a alguien si dice que algo horrible les está pasando? ¿Por qué lo van a inventar? Es parte de la razón por la cual las mujeres no han podido hablar de nada durante tanto tiempo... Es porque hemos tenido la sensación de que no nos iban a creer”, dijo Moss sobre las peripecias de su personaje en la nueva película.

¿Qué sigue para Moss? “Por suerte, ya no tengo que elegir entre televisión o cine. Puedo hacer una película que tal vez no esté mucho tiempo en cartel. Pero si esa película llega a un servicio de streaming, puede que encuentre un público nuevo y más grande”, dijo también la actriz sobre su presente profesional.

De dónde viene el sobrenombre de La Reina

En algún momento, empezó a circular el sobrenombre “La reina de la televisión peak” para nombrarla. El término quería transmitir que Moss había triunfado no en la televisión “tradicional” de aire, sino en aquella que se transmite por cable o streaming. Peak, además, se emplea a veces como sinónimo de la “nueva televisión”, que tiene aspiraciones más “artísticas”. Teniendo todo eso en cuenta, se comprende que Moss es una de las máximas estrellas de la Nueva Televisión. Hay varios premios que avalan semejante mote: dos Emmy por El cuento de la criada. Dos Globos de Oro por Top Of The Lake y El cuento de la criada, respectivamente. Y dos premios del Sindicato de Actores por Mad Men. Además, dos premios de los críticos de televisión por Top of... y El cuento de...


Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)