Tendencias

La electrónica, ¿el nuevo pop?

Festivales de rock transformados en pistas de baile gigantes, un filme sobre un DJ encarnado por Zach Efron y productores musicalizando comerciales con sus beats.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
Un DJ estrella

Lollapalooza, el festival de música que nació entre las guitarras alternativas de Jane’s Addiction, la voz quejumbrosa de Eddie Vedder y el funk de los Red Hot Chili Peppers, hoy le pertenece en partes iguales tanto a los fans del rock como a los jóvenes amantes de la electrónica. Por lo menos eso se ve en su versión chilena, que en marzo pasado tuvo entre sus máximas figuras a Calvin Harris, Skrillex y Steve Aoki, tres DJ que han transformado al dance en la música pop de esta generación.

Desde que Madonna lanzara Ray of Light en 1998, siendo la primera canción con toques electrónicos en liderar los rankings, han pasado 17 años en los que artistas como Rihanna, Katy Perry y Britney Spears han recurrido a destacados productores para ponerles ritmo a sus discos, mientras que grupos como Daft Punk, Swedish House Mafia y DJ como David Guetta y Testo han dominado las radios, penetrando especialmente en el público adolescente, el mismo que hoy llena los festivales que alguna vez fueron exclusivos para el rock o incluso el Heavy Metal.

Bajo la sigla EDM (sigla para Electronic Dance Music o música bailable electrónica), desde 2013 este estilo musical se consolidó gracias a que los promotores de conciertos se dieron cuenta de que los DJ podían generar mayores ganancias que los músicos tradicionales. De acuerdo al afamado productor Diplo —quien es parte del grupo Major Lazer— "una banda puede tocar por una hora, mientras que nosotros lo hacemos por cuatro. Hoy existen pocas bandas que lleven más de cuatro mil personas a un show, en cambio los DJ tocamos para el doble de esa capacidad haciendo bailar a una masa que necesita hidratarse comprando bebidas a altos precios, así que es pura ganancia".

Bajo este escenario, los promotores han llegado a decir que el EDM "es el nuevo rocanrol". En 2011 la prestigiosa revista Spin declaró la existencia de una "nueva generación rave" liderada por el propio Guetta, Deadmau5 y Skrillex. En enero de 2013, Billboard introdujo un ranking especial para canciones bailables, mientras que elementos de la música electrónica se volvieron prominentes en la música pop.

Uno de los últimos DJ en sumarse a la primera línea del EDM es el sueco Alessandro Lisband, quien bajo el pseudónimo de Alesso se ha transformado en uno de los productores más requeridos del último tiempo. Con solo 24 años y una serie de sencillos exitosos, el ítalo-escandinavo acaba de lanzar su primer álbum bajo el sello Def Jam, más conocido por estar detrás de las carreras de artistas hip hop como LL Cool J y los Beastie Boys, y que se posicionó en el cuarto lugar de los rankings de su país.

Usando el título de Forever, Alesso demoró cuatro años en editar un disco de larga duración, y como pasa con muchos exponentes de la música electrónica, este trabajo se dio prácticamente por generación espontánea, pues el mismo DJ aclara que "solo se dio. Yo estaba haciendo un montón de canciones al mismo tiempo y no estaba seguro de cuál iba a terminar primero para que fuese mi próximo sencillo. Al ver esto, mi mánager me dijo sabes, tú estás haciendo un disco sin que lo sepas. Un disco es un concepto grande para mí, ya que sería el primer álbum y siempre me ha atemorizado eso, porque quería que fuese uno grandioso y me estaba poniendo demasiada presión encima. Pero luego decidí que no podía ser un gallina y que tenía que hacerlo".

Con el álbum bajo el brazo, Alesso fue requerido por Carolina Herrera para que musicalizara la campaña de su nuevo perfume 212 VIP Club Edition, grabando un video completo donde se le muestra poniendo música en Buenos Aires y en locaciones en España, todo bajo el ritmo de su tema If it Wasnt For You.

Además de su participación publicitaria, el artista aparece en la próxima película de Zach Efron, We Are Your Friends, filme que ha sido destacado por ser la primera cinta que retrata la vida de un emergente disc jockey de EDM, demostrando que ahora la electrónica no solo es masiva en lo musical, sino que se ha vuelto una parte intrínseca de la cultura pop de masas. "Hoy nadie puede dudar de que la música dance es algo masivo, así que no es sorpresa que llegara a los cines. Yo solo estoy feliz de ser parte de esta película", dice Alesso, quien hace dos años fue parte de la gira de Madonna y que se hiciera popular con su versión de If I lose myself de OneRepublic. 

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados