Las desventajas de la multitarea

Para algunos, hacer varias cosas a la vez equivale a creatividad y eficacia. Pero cada vez más expertos recomiendan enfocarse en una tarea para no diluir el esfuerzo.

Recomiendan enfocarse en una sola tarea.
Recomiendan enfocarse en una sola tarea.

Dejar el celular encima de la mesa mientras estamos trabajando no es una buena idea. El teléfono tiene la capacidad de distraernos incluso cuando está apagado, según revela un estudio de la Universidad de Chicago. Ni que hablar cuando realizamos varias tareas a la vez: el cerebro pasa de una a otra y hace una mella importante en nuestra productividad. Para poder triunfar haciendo dos actividades al mismo tiempo es necesario que estas requieran procesamientos cerebrales distintos -como escuchar música y leer un libro- y que una de ellas nos resulte absolutamente automática. “Si ambas requieren nuestra atención, no somos capaces de rendir lo suficiente”, observa la psicóloga laboral Elisa Sánchez. “Si nos interrumpen cuando realizamos procesos cognitivos complejos, como los que implica el análisis y la resolución creativa de un problema, nos va a costar mucho recuperar la atención”.

Y este suele ser el caso de la multitarea, que, para colmo, está más extendida de lo que podemos imaginar. El trabajador promedio invierte el 40% de sus horas más productivas en hacer varias cosas a la vez, tal y como refleja un informe de Rescue Time, una plataforma que ayuda a sus usuarios a administrar el tiempo que pasan frente a una computadora.

El auge de la multitarea responde, en cierto sentido, a la etiqueta urgente con la que clasificamos casi cualquier problema sencillo al que nos tenemos que enfrentar en la era digital. Los sujetos que participaron en un estudio de la Universidad de Loughborough (Reino Unido) abrieron de media siete de cada diez correos electrónicos menos de seis segundos después de haberlos recibido. “Es recomendable cerrar el correo electrónico mientras trabajamos y abrirlo en dos o tres franjas horarias”, recomienda la psicóloga laboral. “Tenemos que entender que, en la mayoría de los casos, no tenemos que estar disponibles las 24 horas del día”. El correo electrónico nos quita una parte importante de nuestro tiempo, aproximadamente el 28% del que pasamos en la oficina, de acuerdo a un informe de la consultora McKinsey. En definitiva, si atendemos a los datos de RescueTime, apenas pasamos una hora y cuarto al día trabajando con el foco puesto en una sola tarea y plenamente concentrados.

“Casi nadie termina un informe en su horario de oficina”, concluye la psicóloga. “Solemos terminarlos mientras viajamos, en casa o en nuestro lugar de trabajo después de nuestra hora de salida”. Para colmo, trabajar en espacios abiertos puede conllevar una distracción adicional. “En culturas en las que el volumen de voz es más bajo, puede funcionar, pero en países de cultura “latina”, donde se acostumbra a hablar más alto, puede disminuir nuestra productividad”.

En este sentido, el teletrabajo representa una solución efectiva para muchas personas, que ven cómo ahuyentar las distracciones de la oficina incrementa considerablemente su eficiencia. El ser humano es un animal de costumbres. A pesar de los cientos de millones de páginas web diferentes que existen en el mundo, en líneas generales, nos aferramos a la rutina y consultamos los mismos sitios día tras día. Pero, ¿qué pasa cuando algo interfiere en nuestros hábitos? El 3 de agosto, Facebook dejó de funcionar durante 45 minutos. En este tiempo, el tráfico directo a medios de comunicación aumentó un 11% y el de las aplicaciones de noticias, un 22%. Cuando YouTube experimentó problemas unas semanas más tarde, los medios vieron incrementar su audiencia un 20%. Sin embargo, cuando lo que no podemos utilizar es nuestra herramienta de trabajo, experimentamos cierta tendencia a procrastinar.

Pero ¿cuándo se trabaja mejor? Expertos sostienen que es cuando se acercan las vacaciones y uno quiere adelantar trabajo antes de irse de licencia. En Estados Unidos por ejemplo, se constató que el día más productivo del año pasado fue el 14 de noviembre, cerca del feriado Día Acción de Gracias, uno de los más populares de ese país. Por otro lado, el día menos productivo fue el 6 de enero, el primer viernes del año, una fecha que de alguna manera indica que arranca el año laboral: pasaron la Navidad, el fin de año y Reyes. 

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados