Viajes

Descubriendo Villa Clara

Si bien cuando se visita Cuba las opciones suelen ser La Habana y Varadero, esta provincia ubicada en el Centro-Oeste tiene encantos que vale la pena conocer.

Villa Clara, en el centro oeste de Cuba
Villa Clara, en el centro oeste de Cuba

Cuba, La Habana y Varadero van a menudo en la misma frase. La capital suele encabezar la lista de destinos para quienes visitan la isla por primera vez y las playas de Varadero son prioridad. Sin embargo, la oferta de Cuba se extiende y diversifica a lo largo de sus quince provincias, con opciones para todos los gustos.

La provincia de Villa Clara, ubicada en el centro de la isla y a 270 kilómetros de La Habana, es uno de los destinos con mayor oferta de turismo histórico, ecológico, cultural y de sol y playa. A este sitio se llega tomando la autopista Nacional desde La Habana o por vía aérea, aterrizando en el aeropuerto internacional Abel Santamaría Cuadrado. A continuación, qué lugares de esta región debe incluir en su lista.

Santa Clara.

Fundada en 1689 y conocida como la "ciudad del Che", la capital de la provincia es devota de Ernesto Guevara. Por eso, el Complejo Escultórico en honor al reconocido guerrillero es una parada obligatoria. Ubicado en el Centro-Oeste de la ciudad, cuenta con una plaza, una escultura en bronce del Che —que pesa 20 toneladas— y un museo con artículos personales, armas y fotografías de los guerrilleros que combatieron en la Sierra Maestra y se enfrentaron a los soldados de Fulgencio Batista entre 1956 y 1958.

Allí también se encuentra un memorial con las tumbas de Guevara y 30 de sus compañeros caídos en Bolivia.

Otro de los monumentos históricos más visitados es el Museo del Tren Blindado, que simboliza la mayor victoria militar del Ejército Rebelde: el descarrilamiento de un tren que transportaba armas y soldados del régimen de Batista hacia el oriente de Cuba, el 29 de diciembre de 1958.

Fuera de los lugares que rinden tributo a la Revolución cubana, uno de los sitios de mayor interés es el parque Leoncio Vidal, en el centro histórico. Además de ser monumento nacional, allí converge la vida social de la ciudad y están ubicadas importantes edificaciones como el hotel Santa Clara Libre y el teatro La Caridad, caracterizado por una arquitectura neoclásica y más de 130 años de historia.

Unos cuantos metros al Norte de este parque se encuentra el Museo de las Artes Decorativas, que exhibe mobiliarios y objetos de arte de mansiones coloniales del siglo XVII al siglo XX. Y caminando diez minutos hacia el Norte, se encuentra el parque El Carmen, con la iglesia más antigua de la ciudad, que data de 1748; un árbol de tamarindo que es símbolo de Santa Clara y, a su alrededor, un monumento a las 18 familias fundadoras.

San Juan de los Remedios.

La octava villa de Cuba podría ser, de hecho, la tercera, ya que no existe consenso entre los historiadores sobre su fecha de fundación, que podría estar entre 1513 y 1515. Pero Remedios no solo se destaca por este desacuerdo. Esta es la única población que tiene dos iglesias en su plaza principal y es la casa de las tradicionales parrandas remedianas, que cuentan con un museo propio y hacen parte del Patrimonio Cultural de la Nación.

El parque José Martí, construido en 1852, es el epicentro de la actividad turística: allí se presentan grupos folclóricos y se ofrece una variedad de artesanías locales. Al Norte del parque está la iglesia de Nuestra Señora del Buen Viaje, que data del año 1600, y al Sur se erige la iglesia parroquial mayor de San Juan Bautista. Este templo de estilo barroco se construyó entre 1848 y 1858 y se restauró en 1943, conservando sus ornamentos y su altar revestidos en oro, además de una escultura de la Inmaculada Concepción, que representa a la Virgen María embarazada.

En el costado oriental del parque se encuentra el Museo Casa de Alejandro García Caturla. La casona de finales del siglo XIX ofrece un acercamiento a la vida y obra del célebre autor de Tres danzas cubanas, quien dio a conocer la música sinfónica de su país en Francia y España.

También cabe resaltar la oferta de alojamiento en Remedios, que resulta atractiva por la cercanía de la ciudad a los cayos del Norte de la provincia. En los alrededores del parque Martí se concentran varios hostales y hoteles, como Mascotte —una casa colonial de diez habitaciones— y el hotel E. Casa Bauzá, de 24 habitaciones, inaugurado el pasado mes de mayo.

Cayos: lujo y playa.

Los cayos Santa María, Las Brujas y Ensenachos son las joyas turísticas de Villa Clara. Forman parte del ecosistema de la bahía de Buenavista, declarado Reserva de la Biósfera por la Unesco, y cuentan con más de diez kilómetros de playas con finas arenas y aguas celestes y turquesas.

Un pedraplén de 48 kilómetros, construido con rocas depositadas sobre el mar, es la vía que conecta a la ciudad de Caibarién con esta cayería que alberga 17 hoteles de lujo con más de 10.500 habitaciones, así como restaurantes, bares, plazas comerciales, un delfinario y una marina.

El delfinario está ubicado en la vía entre los cayos Las Brujas y Ensenachos y cuenta con certificado de excelencia en Trip Advisor. Tiene seis piscinas para interactuar con los delfines, un área de espectáculos y un restaurante que deslumbra a los comensales con su langosta. Por su parte, la Marina Gaviota en el cayo Las Brujas ofrece excursiones en catamarán, buceo, pesca deportiva y paseos en motos acuáticas.

Para quienes extrañan la ciudad están las plazas La Estrella, Las Terrazas y Las Dunas, en el cayo Santa María. Además de tiendas y mercados artesanales, estos pequeños pueblos cuentan con restaurantes, bares, boleras y spas, entre otras opciones de entretenimiento. Para visitarlas, se puede abordar buses panorámicos que recorren la cayería, por 2 CUC (unos dos dólares).

Paisaje Protegido Hanabanilla.

No se puede dejar Villa Clara sin conocer el lago Hanabanilla, que está 56 kilómetros al sur de Santa Clara. Este ecosistema, refugiado entre las montañas del Escambray, alberga 104 especies de aves, 20 especies de reptiles, 10 especies de anfibios y 40 especies de moluscos.

El lago se puede recorrer en pequeñas y rústicas embarcaciones que se abordan en el hotel Hanabanilla y que conducen a los turistas a senderos y caminatas ecológicas en los alrededores del espejo de agua. Las agencias Ecotur, Cubanacan y Cubatur ofrecen excursiones en este paraíso natural. 

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)

º