TENDENCIAS

Un delivery virtual de elogios y adulación

Los grupos kua kua en las plataformas sociales chinas hacen furor. ¿En qué consisten? Personas que expresan admiración y apoyo a quienes lo necesitan.

besos, cariño
Los grupos que te mandan buena onda y apoyo. Foto: Shutterstock

Si se siente con pocos ánimos o triste por cualquier razón, quizá le interese invertir una módica cantidad de dinero para que unos completos desconocidos lo adulen durante unos minutos y le hagan sentir mejor. Esa es la idea de los grupos kua kua, una auténtica moda en China.

Nacidos como comunidades en las que universitarios se subían el ánimo unos a otros ante la presión de los estudios y de una escasa actividad social, los foros kua kua (“kua” significa alabar o elogiar en chino) acabaron por extenderse por todo el país después de que la idea triunfase en redes sociales.

Conseguí acceder a uno de ellos, formado por unos 500 estudiantes de la universidad Jiaotong de Xi’an —en la que, según medios locales, se originaron estos grupos— y escribí un mensaje con el que no pocos se podrían sentir identificados: “Hola. Encuentro muchos problemas cuando intento hacer mi trabajo y eso me pone triste. ¿Pueden animarme?”.

En los siguientes minutos, varios usuarios respondieron con alabanzas y mensajes de ánimo: “Eso significa que trabajas con el corazón, y no de forma superficial”, “La fortuna y la desgracia dependen la una de la otra. La desgracia ya ha llegado, así que la felicidad está más cerca” o “Te enfrentas a mucha presión pero lo haces con valentía. Tu actitud es positiva, ¡me gusta!”.

No obstante, no todos los grupos son altruistas, y en populares plataformas de comercio electrónico como Taobao han proliferado las tiendas en las que quienes lo necesiten pueden recurrir a alquilar por unos minutos a un séquito de “aduladores profesionales”.

Xiao Ruichen tiene 27 años y gestiona un kua kua y una tienda en Taobao en la que vende accesos. “Me enteré a mediados de marzo por Weibo (el Twitter chino). Era muy popular así que decidí hacer uno propio. La vida es cada vez más rápida y la gente está al borde de la ansiedad, la angustia y la depresión”, explica.

Es un servicio muy popular. Tras la experiencia, todos pueden liberarse y aliviar su presión. Eso me hace sentir feliz”, apunta. Xiao cobra 38 yuanes (poco más de cinco dólares) por cinco minutos y 68 yuanes (10 dólares) por diez. Pasado ese tiempo, se expulsa al cliente.

Aunque prefiere no revelar cuánto dinero gana cada mes, sí dice que alrededor del 35 % de sus ingresos van para el resto de miembros de la camarilla: más de un centenar de estudiantes universitarios a los que selecciona bajo criterios “estrictos” como la rapidez de escritura o la capacidad de agasajar a sus clientes.

Según cifras ofrecidas por medios oficiales, el mayor vendedor de accesos a grupos kua kua de Taobao podría haber facturado más de 83.000 yuanes (12.400 dólares) en el mes de febrero.

Y es que el entusiasmo ha sido tal que incluso los órganos nacionales de comunicación han avisado de los peligros de depender de estas comunidades virtuales: “Los jóvenes deberían elegir otras formas más sanas de resolver sus problemas cuando se sientan bajo presión”, reza un artículo de opinión publicado por la agencia estatal Xinhua.

En esa misma línea se expresa el psicólogo Su Chao, del centro de psicoterapia Mingxin, que explica que recurrir a los grupos kua kua “mejora rápidamente” la autoestima a corto plazo: “Es inofensivo para la gente, es como jugar o ver una película. Sin embargo, para quienes realmente necesitan desestresarse y aumentar su autoestima, se trata de un ascenso falso. El efecto a largo plazo es que las personas con menos madurez mental distorsionan su propia evaluación del mundo y de sí mismas, reduciendo así su capacidad para enfrentarse a los problemas del entorno y aumentando su vulnerabilidad a los reveses y las dificultades en la vida”, advierte.

Entonces, ¿por qué se han puesto tan de moda estos grupos en China? Su lo tiene claro: “Desde niños, los chinos están en un entorno en el que las interacciones se basan mucho más en la crítica que en el elogio. Los chinos reciben más críticas en la infancia que los europeos o estadounidenses. “Esta falta de alabanzas”, sentencia, “lleva a una baja autoestima y a un menor nivel de actividad y habilidades sociales. China tiene una cultura comunitaria que la convierte en el suelo más fértil para los grupos kua kua”. 

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados