COMPORTAMIENTO

¿Daña darle ‘piquitos’ a los hijos?

Pediatras y psicólogos responden la inquietud que ven cada vez más en el consultorio y que surge cada vez que las celebrities son capturadas en ese gesto.

David Beckham con su hija
David Beckham con su hija

Sé que el otro día me criticaron por besar a mi hija en los labios. Así es como nos criaron a mí y a Victoria, y así es como lo hacemos con nuestros hijos", se defendió David Beckham, cuando la foto subida a Instagram en la que se lo ve besando a su hija Harper, de 5 años, suscitó —además de casi dos millones de likes— muchas críticas. La polémica se repitió días atrás en Argentina, cuando la actriz Eugenia "China" Suárez fue fotografiada besando en la boca a Rufina, su hija de 4 años.

Desde pediatras advirtiendo que un inocente "piquito" colabora con el contagio de enfermedades infecciosas que van desde la mononucleosis a la gripe, hasta psicólogos criticando la excesiva erotización del gesto, las voces se hicieron oír. Pero ¿es tan malo para la salud corporal o mental de los pequeños? Y, por otro lado, ¿es una conducta nueva como para que nos llame la atención? En principio, Beckham sostiene que es una conducta transmitida por sus padres. ¿Y aquí?

La discusión en redes deja en claro que, por un lado, de trata de una conducta cada vez más frecuente —como lo confirman pediatras y psicólogos—, y que no hay consenso sobre el valor o disvalor de la misma. Veamos algunos comentarios de madres y padres en Facebook. Soledad: "Tengo hijos de diferentes edades, y a la más pequeña sí le doy piquitos, no siempre, pero no me lo planteo mucho". Bettina: "No me gusta. Nunca me gustó. Beso siempre en el cachete". Matías: "Al principio le daba piquitos, hasta el año y porque lo pedía mi hija, calculo porque me veía besar con la madre... Ahora sigo besando a la madre y no me pidió más, tiene 4 años".

Expresión de afecto

"Desde hace varios años, es común ver a padres dando piquitos a sus hijos —reconoce Cynthia Zaiatz, jefa de Psicología del Sanatorio Modelo de Buenos Aires—. Muchos de los adultos lo hacen como una forma de expresarles cariño, como una forma de "juego ", cuando, en realidad, esto no se considera tan buena costumbre, no solo por los gérmenes que pueden transmitirles, sino también por las confusiones que pueden generarles en el aparato psíquico".

Está claro que en muchas familias es un hábito considerado natural y que solamente marca una señal de afecto, advierte Zaiatz, que al mismo tiempo sostiene que "como adultos debemos entender que el aparato psíquico de los niños aún no está conformado como el del adulto" y, además, muchas veces los niños se encuentran atravesando la etapa oral por lo que la boca pasa a ser una zona "sensible".

Para esta psicóloga cognitiva, si la costumbre de dar piquitos a los hijos supera los dos años puede resultar contraproducente: "Ya que es el momento en que, generalmente, los niños comienzan a hacer sociales con otros niños y puede repetir afuera lo que hace en su casa, si ve al piquito como algo natural para hacer con cualquiera ya sea un par o un adulto, esto podría traerle muchos problemas".

"Sostener esta conducta más allá del primer despertar sexual, cuando el niño debe comenzar a separarse de la madre, obteniendo sus primeras pérdidas simbólicas necesarias (que incluye besarse en la boca) puede resultar riesgoso para el crecimiento del niño", comenta Javier Díaz, psicoanalista y docente. Y agrega: "En general, en los casos que recibo en el consultorio de padres que siguen besando en la boca a sus hijos posteriormente a esa edad, los niños poseen atrasos madurativos o fijaciones que complican el logro de operaciones de las etapas posteriores, ya que dichos piquitos van acompañados de una posición de retenerlos en una inocencia que en definitiva no les permite crecer".

Díaz reconoce que esta práctica es mucho más habitual que cuando los actuales padres ocupaban el lugar de hijos pequeños. "Sobre esta nueva forma de expresar sentimientos, seguramente genuinos, debemos tener en cuenta no solo la intención de los padres sino la inclusión de esa modalidad en la edad del niño, el significado que para él pueda tener y la implicancia para con otros a los cuales debe diferenciar de la expresión amorosa a la sexual". 

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)