NOMBRES DEL DOMINGO

Cynthia Nixon pelea por el poder

La actriz que se hizo famosa mundialmente en la serie Sex and the City se postula ahora como gobernadora del estado de Nueva York.

Cinthya Nixon

Tiene un rostro bien conocido y un apellido con ecos republicanos. Su postulación para gobernadora del estado de Nueva York se ha convertido en una de las noticias del momento. Por muchos años fue una de las figuras más reconocibles de la serie Sex and the City, donde encarnaba a la abogada pelirroja Miranda Hobbes. Lo cierto es que más allá de la actuación Cynthia Nixon lleva más de 15 años volcada al activismo en varias causas sociales, tales como la defensa de la enseñanza pública o el matrimonio igualitario, entre otras.

Nixon (52) había comenzado ya su participación activa en la vida política cuando formó parte del equipo de campaña de Bill de Blasio, el contendor del actual gobernador demócrata Andrew Cuomo. Este lleva dos mandatos y se apresta a ir por una nueva reelección, pero esta vez se topará con la propia actriz por el camino.

De algún modo Nixon representa la poderosa corriente feminista que parece haber cobrado fuerza inusitada como reacción directa contra la figura del presidente Donald Trump. Y detrás suyo corre la imagen de aquella serie sobre los enredos de cuatro amigas residentes en un barrio elegante de Nueva York, sitio del que precisamente es oriunda Nixon, nacida en el Upper West Side, la zona residencial del Oeste de Manhattan, con lo cual sus credenciales parecen las mejores.

Neoyorquina de ley.

Cynthia Nixon es hija de madre soltera, Anne Elizabeth Knoll, oriunda de Chicago, Illinois. Su padre es Walter Nixon, un periodista radial de Texas con el que tuvo nula relación. Creció en un apartamento ubicado en un quinto piso sin ascensor, lo cual no impidió que tuviera un comienzo muy precoz en la actuación. Tenía 12 años cuando empezó a interpretar sus primeros papeles y gracias a ello más tarde pudo pagarse los estudios en la prestigiosa universidad femenina de Barnard, adscripta a Columbia.

En pocos años formó parte de los elencos de varias producciones, algunas de ellas muy laureadas, hasta que llegaría su popularidad total en la serie neoyorquina en 2004. Hasta un año antes había estado casada con Dany Mozes, fotógrafo y docente, con quien tuvo dos hijos. Luego de su separación tuvo su primera relación gay con Christine Marironi, una activista por la educación pública, causa a la que adhirió fervorosamente Cynthia.

La relación entre la actriz y la activista tenía ocupados a los paparazzi a tiempo completo. La serie Sex and the City se encontraba en pleno auge, lo cual hacía que la popularidad de Nixon alcanzara sus mayores cotas. Finalmente, en 2012 Cynthia se casó con Christine y la pareja dejó de ser noticia. Pasaron a vivir en Upper West Side con los dos hijos, Samantha (21) y Charles (15), que llaman indistintamente mamá a las dos. También tienen un hijo en común, que dio a luz Christine en 2011, Max Ellington.

La pareja es además asidua a la congregación Beit Simchat Torah, la mayor sinagoga LGTB del mundo. La actriz vivió todo este proceso como un cambio de pareja totalmente corriente. "Nunca sentí que hubiese una parte de mí que despertó o salió del armario; no hubo lucha ni represión. Conocí a una mujer, me enamoré de ella y soy famosa", dijo hace unos años a New York Magazine.

Feminismo militante.

Las chances de Cynthia Nixon parecen inmejorables para estas elecciones a gobernador. El empuje que han adquirido las corrientes feministas a partir de la rebelión del #MeToo produjo un despertar a la política de innumerables candidaturas femeninas a los más diversos estratos. Así por ejemplo Emilys List, una plataforma que impulsa la participación femenina en la política estadounidense, confirma que ha habido 36.000 mujeres que les han contactado interesadas en presentarse a algún puesto en el último año y medio, frente a las 920 que lo hicieron en 2016, según información recogida por El País de Madrid.

El segundo fenómeno, consigna el periódico, es el notable número de lesbianas que han sido elegidas por los votantes recientemente y sin mucho ruido. Por ejemplo, Dawn Adams, quien a finales de 2017 arrebató a un republicano un escaño en la Asamblea General de Virginia, o Jenny Durkan, que se convirtió en la primera mujer LGTB —y mujer a secas— en llegar a la alcaldía de Seattle. Y Danica Roem, en Virginia, en otoño fue la primera transgénero elegida para un cargo legislativo en Estados Unidos. Todo ello parece, según algunos analistas, colocar en el mejor lugar a la veterana actriz.

De todas formas, más allá de estas tendencias generales por ahora las encuestas parecen favorecer decididamente a Andrew Cuomo, que parece encaminarse orondo a su tercer mandato. Como figura del establishment cuenta con casi todo a su favor, las estructuras tradicionales del Partido Demócrata y una abultada billetera. En cambio Cynthia Nixon representa a las corrientes más progresistas de los demócratas y en ello parece hacer pie la candidata.

"Vivimos en el Estado con más desigualdad de todo el país, donde hay una riqueza increíble y una pobreza extrema", dice Nixon en el video del lanzamiento de su campaña. Los ejes de su plataforma pasan por la legalización de la marihuana, la defensa de la educación pública y diversas iniciativas para la protección social.

Cuando le preguntaron cómo veía ahora la serie que la había catapultado a la fama su breve respuesta parece iluminar buena parte de su pasado reciente. "Es como un exmarido del que eres amiga", respondió.

Una serie de culto de la HBO

Sex and the City, una de las series más populares de los noventas.
Sex and the City, una de las series más populares de los noventas.

La serie Sex and the City, con seis temporadas, fue uno de los grandes éxitos de la cadena HBO entre 1998 y 2004. Estaba basada en el libro del mismo nombre de la escritora y columnista estadounidense Candace Bushnell, célebre por abordar los temas vinculados al sexo. La historia gira en torno a las vidas de cuatro amigas treintañeras: Carrie, Charlotte, Miranda y Samantha. También hicieron dos películas.

Un romance en secreto por años

La relación entre Cynthia Nixon y Christine Marinoni fue mantenida en secreto durante los primeros cuatro años. En 2008, cuando se estrenó la película sobre la serie que la haría famosa, recién se divulgó el romance. Para entonces hacía tiempo ya que Cynthia se había separado de su esposo y continuaba viviendo con sus dos hijos. En 2012 contrajeron matrimonio.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)