EN CONSULTA

Consejos para mejorar la circulación

La mala circulación venosa a nivel de los miembros inferiores se manifiesta como una sensación de hormigueo, dolor, pesadez o a veces en forma de calambres.

DR. PABLO PERA PIROTTO

La hinchazón también es muy frecuente, y suele comenzar a nivel de los tobillos, aumentando con el correr de la jornada, hasta llegar a su máximo en las últimas horas del día. Esta sintomatología suele acompañarse de dilataciones venosas de distinto calibre: telangiectasias rosadas y muy finas, varículas más gruesas y violáceas, y várices, que son troncos venosos engrosados y palpables.

Hay ciertos consejos y hábitos que ayudan a aliviar los síntomas, para mejorar en definitiva la calidad de vida y evitar que el trastorno progrese y se agrave. Siempre que sea posible, hay que elevar las piernas, ya que esto ayuda a que las venas defectuosas puedan empujar la sangre con mayor facilidad. Por el contrario, no hay que permanecer largos períodos de tiempo de pie, ya que esto dificulta la tarea de los vasos, al tener que vencer la fuerza de la gravedad para que la sangre llegue al corazón.

Si le es difícil a la persona evitar esta postura, por ejemplo por temas laborales, es recomendable flexionar las piernas y mover los pies en forma circular y de arriba hacia abajo cada pocos minutos. Lo mismo si se debe hacer un viaje largo, en donde los miembros inferiores están muchas horas quietos. En estos casos, las medias de compresión elástica brindan una gran ayuda para mejorar el retorno venoso y calmar los molestos síntomas. Existe una gran variedad de diseños e incluso colores, para que todos aquellos que las necesiten puedan usarlas.

La actividad física realizada en forma regular es muy importante. Los mejores ejercicios para mejorar la circulación son aquellos que logran la contracción de los músculos de la pantorrilla, ya que estos realizan una función de bomba que ayuda a impulsar la sangre. Por ejemplo, andar en bicicleta tanto fija como móvil es algo muy recomendable, así como subir y bajar escaleras. También ayuda el efectuar caminatas e incluso correr. La natación es un deporte muy completo, que además de ejercitar los miembros inferiores también lo hace con casi todo el cuerpo, teniendo la ventaja adicional de no provocar impacto a nivel de las articulaciones, como sí sucede con casi todos los demás.

Y para los más perezosos a la hora del ejercicio, el baile es una buena opción para mantener los miembros inferiores en movimiento y colaborar a mejorar la circulación.

Por último, debemos recordar que el sobrepeso empeora siempre el trastorno venoso, por lo que es conveniente seguir una dieta saludable y balanceada.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados