COMPORTAMIENTO

Claves para una mudanza exitosa

Tres expertos en la materia, dos provenientes de grandes empresas y una experiente ama de casa, dan algunos consejos prácticos para mudarse sin tropiezos y rápido.

Mudarse con niños y mascotas puede convertirse en un desafío.
Mudarse con niños y mascotas puede convertirse en un desafío.

Suele decirse que la mudanza es uno de los eventos más estresantes en la vida de una persona. Sin embargo no parece haber estudios serios y mucho menos recientes que lo avalen. Lo cierto es que cambiar de casa implica una revolución doméstica que dejará exhaustos a quienes la protagonicen. La capacidad de organizarse y el sentido práctico son las claves para una mudanza exitosa.

"Me mudé once veces en mi vida, las últimas tres fueron las más organizadas", dice Mariana (44), que cree haber llegado a su mejor marca en la última mudanza. "Empaqué en cajas y las numeré, hice un planillado y agrupé por números las cajas que iban en el comedor, en la cocina, en los dormitorios. Así es prácticamente imposible que se te escape nada", explica.

Mudarse con niños y mascotas es todo un desafío. Implica cuidados distintos y específicos y, siempre, planificación. "Para los chiquilines lo primero es que se hagan la valija con lo que van a precisar hasta que se acomode todo", agrega con autoridad en la materia. Según su experiencia, lo mejor es armar sus dormitorios primero para que puedan estar en su espacio propio.

"Lo más importante es que el niño de la casa sepa que se van a mudar, me pasó de llegar a una casa y despertar al niño que por nada del mundo quería que le agarrara el boogie", cuenta Oscar Laprete, encargado de la empresa Rápido Blanes. Y en coincidencia con lo que señalaba Mariana, Laprete sostiene que una de las claves es el orden de carga.

Otro tema son las mascotas. "Lo ideal es que cuando llegue el personal de mudanza el animal ya esté en su jaula y si es posible sedado", explica el encargado.

Las grandes empresas prefieren que toda la organización quede en sus manos y requieren del cliente su mayor espíritu de colaboración.

"La primera recomendación que hacemos es: no muevan nada", dice por su parte Roberto Mauro, dueño de la empresa Dante, la más antigua del país. Y esto tiene que ver con que luego de empacadas las cosas los clientes eviten el trasiego de cajas y cajones.

"También les recomendamos que no haya terceros durante el día de la mudanza, ni electricistas, ni sanitarios, ni carpinteros. Lo mejor es que vayan un día antes y dejen todo pronto", sugiere.

En cuanto a los niños Mauro es bastante más drástico: "Lo mejor es que no estén durante la mudanza". Y alega una cuestión práctica "los chicos suelen ser muy aprensivos con sus cosas".

El momento de la mudanza puede ser propicio para otras operaciones a la larga más beneficiosas, como la de deshacerse de cosas que ya no se usan. "Cuando empezás a guardar las cosas en cajas y cajones te encontrás con un montón de cosas que ya no usás, o que están rotas y las seguís guardando. Es el mejor momento para deshacerse de ellas", apunta Mariana. Eso simplificará toda la operación.

La experiente ama de casa sugiere además la utilización de grandes bolsas de nailon transparente para colocar la ropa. "De esa manera podés saber rápidamente dónde tenés guardadas las prendas y la ropa de cama, por ejemplo", apunta Mariana.

Algunas cuestiones parecen de absoluto sentido común, pero un olvido puede ser fatal. "Las llaves, eso es primordial, que estén donde tienen que estar en la casa de donde se muda y en la nueva", dice Mariana.

Con las mascotas hay que tomar varias precauciones. Si se trata de gatos es preferible dejarlos para el final y solo entonces colocarlos en la jaula y trasladarlos a su nueva morada. Luego darles tiempo a conocer el nuevo territorio, ya que son muy recelosos con todo lo nuevo y se pierden si no encuentran sus rastros.

"Mudarse puede ser complicado, pero siempre se le encuentra la vuelta. En todos estos años nos han tocado las cosas más insólitas, creo que la mayor fue mudar una puerta de cofre fort de doce toneladas de peso del antiguo Banco de Londres", recuerda el dueño de Dante.

Los profesionales confían en su destreza y en su ingenio para maniobrar. "Siempre les decimos a nuestros clientes: disfruten, para trabajar estamos nosotros", apunta Mauro.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)