tendencias

La ciencia, un asunto para mentes jóvenes

Hay libros, talleres en la escuela y series de televisión. La divulgación científica y tecnológica para niños y preadolescentes vive actualmente un auge.

niños, ciencia
Foto: Shutterstock

El lugar común dice que la ciencia y la tecnología es algo arduo, seco y aburrido. Y que por eso niños y niñas (o niñes) le huyen a todo lo que venga con una tabla periódica, un ecuación o un cálculo. Pero, como dice la bióloga y divulgadora María José Albo del Instituto Clemente Estable, de los 8 a los 12 años es la edad en la que hay mayor avidez por aprender sobre ciencia y tecnología.

Por esa razón, entre otras, el instituto en el cual trabaja Albo se unió a una productora audiovisual La Casa del Árbol y al sistema educativo (en este caso, el público) y generó instancias de encuentro y aprendizaje entre ciencia y alumnos de 5°. Esa experiencia, la segunda, resultó en el cortometraje Los niños que cuentan ciencia sobre lo aprendido en los talleres —llevados a cabo en la escuela canaria Los Cerrillos—, realizado por los niños y exhibido el miércoles pasado en el Centro Cultural de España.

Albo es consciente del prejuicio y dice que una de las metas de los talleres es derribar esas nociones. “Además, es relativo eso de que la ciencia es complicada para niños. Desde nuestra experiencia hemos visto que divirtiéndose, aprenden. Es impresionante, todo lo agarran si sienten que es un juego. Además, tratamos de demostrarles que lo que hacemos nosotros en la investigación no es tan difícil y duro”.

No es el único indicio que la ciencia atrae a las mentes más jóvenes. La escritora Silvia Soler editó este año El viaje que cambió la ciencia —sobre el periplo de Charles Darwin en Uruguay—, el más reciente en una serie de libros sobre temas científicos y dirigidos a un público infantil o preadolescente.

tapa libro El Viaje que cambió la ciencia
Foto: Difusión. Precio: $ 850

Para ella, las claves para atraer el interés y mantenerlo se resumen así: “Un personaje de ficción, o más de uno. En los otros libros hemos tenido a dos personajes, Sofía y Lucas. Otra cosa que hacemos es recurrir en la imagen como apoyo: trabajamos con ilustradores y fotógrafos en todos los libros. Y otro recurso que usamos para facilitar es la fragmentación del texto: no hacer grandes capítulos sino como a veces se hace en el periodismo: recuadros como ‘¿Sabías que?’ y otros por el estilo. Además, evitamos introducir palabras que no puedan ser explicadas rápidamente”.

Por su parte, la investigadora y también divulgadora Anita Aisenberg sostiene que no hay subestimar a ese público. “Ellos son capaces de seguirnos y plantean preguntas importantes, que nos desafían”, comenta y agrega que lo importante es transmitirles que “todos podemos hacer ciencia desde el lugar en el cual estamos. La ciencia es algo cotidiano, forma parte de nuestras vidas, está en todo lo que hacemos, aunque no estemos atentos a eso”.

Aisenberg añade que además del libro sobre el viaje de Charles Darwin, en el cual ella estuvo involucrada y que contó con el apoyo financiero e institucional de la Agencia Nacional de Investigación e Innovación (ANII), también se está preparando un nuevo libro que mezclará ciencia y, en este caso, aventuras: Aracne. Será una novela gráfica que tendrá como protagonistas de seres humanos en miniatura que interactuarán con arañas.

arañas de juguete
Foto: Pixabay

Para Soler, hablar del mundo animal es una de las vías más eficaces para llegarle a esa audiencia, pero por lo general a ella le resulta complicado saber cómo sus textos -que sierpes son revisados por científicos, en un diálogo entre expertos y literatos- son recibidos por los niños. “No es fácil hacer una evaluación de cómo se reciben los textos. Las veces que más nos acercamos a tener una retroalimentación correcta fue cuando hemos ido a las escuelas y ahí hemos tenido contacto directo con los niños y con las maestras. Y ahí vimos que en lo que respecta a arqueología y biología lo que hemos hecho funciona bastante bien”.

Salir

Albo, por su lado, ve en este pequeño auge de la divulgación científica entre los niños la respuesta a una demanda: “Creo que hay una necesidad, y un hueco bien importante para llenar. En particular respecto a cosas que son nuestras, como la biodiversidad, los animales autóctonos que están en peligro de extinción y no se sabe. Los niños saben bastante de cosas que tienen que ver con lo que ocurre en otros países, pero conoce muy poco sobre las cosas que se están dando acá. Nosotros como investigadores tenemos un rol para cumplir y tenemos que divulgar lo que hacemos. Eso no lo podemos hacer encerrados en nuestros lugares de investigación. En el Clemente Estable recibimos a muchos niños y jóvenes, pero ahora también estamos saliendo nosotros. Tal vez por eso, porque salimos, es que estamos haciendo divulgación de una mejor manera que antes”, concluye.

Ciencia para la Generación Streaming

serie Brainchild-Obra de tu mente
Foto: Difusión
obra de tu mente

Cerebros en televisión on demand 

La televisión es una gran herramienta de difusión para despertar la curiosidad sobre la ciencia. Hace unos años, la empresa uruguaya Oz Media puso en el aire la serie Ciencia en el garaje, que se emitía por TV Ciudad. Y en la plataforma Netflix está actualmente la serie Obra de tu mente, coproducida entre otros por la estrella musical Pharrell Williams. Son 13 capítulos de aproximadamente 20 minutos cada uno, cada uno dedicado a una temática específica y pensadas para una audiencia familiarizada con la tecnología, las redes sociales y la importancia de internet en la vida cotidiana.
Adam Davis, uno de los creadores (el otro es Jerry Kolber), le dijo por correo electrónico a Domingo que la idea del programa estuvo inspirada en la experiencia haciendo Brain games, otro programa de divulgación científica para National Geographic: 
—La idea para el programa sin duda estuvo inspirada en nuestra experiencia haciendo Brain Games, que fue una serie para adultos. Pero ahí descubrimos que a los niños, incluso tan pequeños como de cinco años, les gustaba mucho. Así que cuando terminamos de hacer esa serie, decidimos hacer uno específicamente dirigido a un público infantil, que vaya mucho más allá de cómo funciona el cerebro.

—¿Por qué es importante estimular el gusto por la ciencia en una audiencia joven?
—Porque la ciencia es el futuro. La ingeniería es el futuro. Cuanto antes podamos generar una sensación de asombro y amor por estas cosas entre los jóvenes, mejor será el mañana.
—¿Cuáles son los principales ingredientes de la serie?
—Por más que quisiéramos transmitir conocimientos, no queríamos que la audiencia sintiera que estaba yendo a la escuela o haciendo deberes. Por eso, los ingredientes principales de la serie fueron: intentar que todo sea divertido, que no haya tiempos muertos y que los juegos y experimentos sean lo más interactivos posible”.
—Por qué decidieron que era importante que hubiese gente de tantas procedencias étnicas participando en la serie.
—Queríamos todo el mundo se viera reflejado, no solo una pequeña parte. La ciencia y el aprendizaje es para todos, y queríamos que la gente se viera a sí misma representada en la serie, independientemente de dónde o quiénes fueran.
—¿Fue muy difícil conseguir financiamiento para la serie?
Brain Games nos dio mucho prestigio, y anduvo muy bien Netflix. Así que no fue muy complicado. ¡Y tener a Pharrell Williams como uno de los productores tampoco nos perjudicó!
—¿Cómo se involucró él?
—Él es una gran promotor de la ciencia y la educación. Es un misión personal para él, en particular respecto al público infantil. Nos llegó el dato que a él le había encantado Brain Games, que lo había visto con su hijo y que quería hacer algo parecido.
—Cada capítulo trata una temática distinta, pero muchos de ellos tienen al “yo” como centro: Sueños, Creatividad, Memoria... .¿Por qué?
—Queríamos explorar cosas con las que cualquier niño o niña (o adulto) pueda identificarse. Todos soñamos. A todos nos pasa de sentir que tenemos creatividad. A todos nos pasa que nos olvidamos de cosas. Pero no todos sabemos por qué ocurren esas cosas. ¡Y ahí está nuestra serie para responder esas preguntas!”.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados