VIAJES

Cicloturismo: conocer Argentina en 8 circuitos

Cada vez hay más turistas que en sus vacaciones unen dos de sus pasiones: el viajar con el andar en bicicleta. Aquí, varias opciones para decidirse a recorrer el país vecino en dos ruedas.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
Los circuitos más increíbles para recorrer en bicicleta por el norte argentino.

Desde la Patagonia hasta el Noroeste, buenos itinerarios para recorrer Argentina, con o sin guía, en solitario o en equipo, pero siempre con espíritu de aventura y sobre dos ruedas, alternativas. A ritmo tranquilo por el Camino Real, en el Norte de la provincia de Buenos Aires, y, para los más preparados, trepadas agotadoras en El Cuadrado, en Córdoba.

Los Siete Lagos.

El camino que une Villa La Angostura con San Martín de los Andes es uno de los más clásicos para hacer sobre dos ruedas, con bajo nivel de dificultad, en Argentina. Son 110 kilómetros por la ruta 40, recientemente asfaltados en su totalidad. Además de los lagos Espejo, Correntoso, Villarino, Falkner (en cuya orilla se puede acampar), Hermoso, Machónico y Lácar (los famosos siete) hay otros tantos espejos de agua escondidos, que a simple vista y desde la ruta no se ven, pero que en bicicleta son fácilmente accesibles. Así, desviándose de la ruta principal se puede llegar a las costas de los lagos Traful, Espejo Chico, Hermoso, Bailey Willis, Meliquina y Lolog.

A lo largo de este recorrido se pedalea por los parques nacionales Nahuel Huapi y Lanín. Y sólo hay que afrontar un tramo de 26 kilómetros de ripio si se quiere entrar en Villa Traful, a 60 kilómetros de La Angostura. Se puede partir tanto de Villa La Angostura como de San Martín de los Andes, aunque suele recomendarse la primera opción (de Sur a Norte) porque hay menos subidas.

Tilcara-Calilegua.

Es un programa exigente. Son cuatro días transitando antiguos senderos de intercambio y transhumancia, superando los 4.200 metros de altura, con largas caminatas y la bicicleta al hombro en varios de los tramos. Los coloridos cerros de la Quebrada quedan atrás y en su lugar empieza a asomar la imponente selva de Yungas. El camino está salpicado por puestos de cría de ganado, y en general se duerme en refugios.

Una de las agencias que organiza este circuito es Jujuy en Bici, que ofrece programas en bicicleta para recorrer la Quebrada de Humahuaca, la Puna y las Yungas. [email protected]

Valles Calchaquíes.

Este circuito permite conocer tres imperdibles del Norte argentino: la majestuosa Quebrada de las Flechas, con sus formaciones que parecen salidas de un cuento de ciencia ficción, la Recta del Tin Tin, escoltada por las infinitas siluetas de cardos, y la sinuosa Cuesta del Obispo, con sus cornisas y vistas impactantes. Son 313 kilómetros saliendo desde Cafayate, con paradas en los pueblos coloniales San Carlos, Santa Rosa, Angastaco, Molinos, Seclantás, Cachi, Chicoana y El Carril. El camino alterna tramos de asfalto en buen estado y ripio, a veces incluso algunos trechos de arena. El trayecto que va de Cachi a Piedra del Molino, 55 kilómetros de asfalto, presenta una subida progresiva que alcanza los 3.457 metros sobre el nivel del mar. Como revancha, la Cuesta del Obispo son 20 kilómetros (de ripio), todo en bajada.

Cruce de los Andes.

La consigna es unir una ciudad argentina, como Bariloche o San Martín de los Andes, con una chilena, como Puerto Montt. Después, hay decenas de variantes del cómo, cuánto y por dónde. Algunos recorridos se hacen por ejemplo en cinco días (260 kilómetros por el paso Hua Hum de ida y el paso Carirriñe de vuelta), mientras otros duran hasta 11 días (675 kilómetros en total, con fiordos chilenos y la isla de Chiloé incluidos; patagonia-biking.com).

En lo que coinciden todos los recorridos es que se trata de una experiencia exigente. Es más, para el que anda en mountain bike, cruzar la Cordillera vendría a ser algo así como correr 42 kilómetros para un maratonista, o participar del Ironman para el que compite en triatlón. Los caminos de ripio se combinan con trepadas duras y bajadas cargadas de adrenalina, con bosque andino patagónico y selva valdiviana, lagos, pueblitos, volcanes, termas y más.

Bike&Trek organiza un doble cruce de 10 días, para niveles medios y avanzados, desde San Martín de los Andes (biketrekgg.com.ar).

Caminos patagónicos.

La edición de este año ya comenzó el 10 de enero, pero bien puede pensarse en el 2018. Son nada menos que 27 días; es un viaje intenso y exigente, que por otro lado permite conocer y vivir la diversidad de paisajes de la región, desde el Desierto Patagónico (ruta 40) y su increíble estepa hasta los parques Nahuel Huapi, Los Alerces o Los Glaciares (con el imponente glaciar Perito Moreno), terminando en Tierra del Fuego.

La distancia está fraccionada en 21 días de pedaleo, con seis días de reposo y excursiones alternativas. En total son unos 2050 kilómetros, con un promedio diario de 100 kilómetros, alternados con paradas.

Es un viaje exclusivamente para grupos reducidos de entre cinco y ocho personas, y lo organiza Patagonia Mountain Biking Expediciones. [email protected]; www.patagonia-biking.com

Descenso de las Altas Cumbres.

Para sentir la adrenalina de las bajadas sin realizar el esfuerzo de la subida, Bike&Trek, una de las agencias especializadas en este tipo de aventuras, propone el traslado de una a dos horas hasta la parte más alta del camino. Se preparan las bicis y se descienden aproximadamente 45 kilómetros —intercalados con algunas subidas— con una duración de tres a cinco horas. El nivel es medio y los kilómetros recorridos son 121 en tres días, o 175 en el programa de cuatro días.

El circuito está atravesado por espléndidas vistas, caminos tortuosos de vez en cuando y altas velocidades. En Villa Venegas se pueden adquirir artesanías en cerámica negra, en Las Palmas se visita la capilla tricentenaria y en la Cuesta de Chancani se asciende entre palmeras caranday, para luego descender por el camino de Los Túneles, una magnífica obra de ingeniería vial construida en 1930. El último tirón, el de Icho Cruz (a 12 kilómetros de Carlos Paz), es un tramo asfaltado en el que se puede alcanzar la máxima velocidad. Más datos en biketrekgg.com.ar

Entre los viñedos de Mendoza.

El programa combina dos pasiones: vino y deporte. Son tantas las zonas vitivinícolas de la provincia como los programas a elegir. Por ejemplo, la empresa mendozabikers.com propone recorrer la zona de Vistalba, un encantador rincón de viñedos, bodegas y barrios residenciales para pasar medio día pedaleando por alamedas, y almorzando con degustación en la Bodega Nieto Senetiner.

También mrhugobikes.com ofrece recorridos por la zona de Maipú, cuna de grandes vinos, combinando visitas a bodegas industriales y otras artesanales.

Por su parte Acampartrek (www.acampartrek.com.ar) ofrece un programa un poco más pro, de nivel intermedio: la travesía por los Caminos del Vino y de la Alta Montaña, cuatro días por la región del Valle de Uco y Luján de Cuyo. El circuito combina la vista del impactante Cordón del Plata con una trama de ríos y arroyos, caminos de alamedas donde abundan bodegas, y campos de cultivos de vid, olivos, hortalizas y frutas. En total son 150 kilómetros (de ripio, tierra y asfalto), con alojamiento en hostels o refugios.

Selva misionera.

Con el marco imponente de la selva y la tierra colorada, este circuito organizado por Bike & Trek en el Norte de Misiones atraviesa la selva paranaense por dos áreas protegidas. Se visitan las ruinas jesuíticas (San Ignacio Mini), la casa del escritor Horacio Quiroga, el Parque Provincial Teyú-Cuaré, minas preciosas, saltos, cascadas y reservas privadas, en un total de 225 kilómetros aptos para ciclistas de nivel medio.

El terreno en Misiones es una sucesión de subidas y bajadas a alta velocidad en medio de paisajes panorámicos, árboles gigantes, casas típicas rurales, galpones de tabaco, puentes y caminos internos. También hay caminatas breves por los senderos de la selva, ideales para escuchar a las aves que a veces son difíciles de ver y avistar todo tipo de animales. El tramo en que se pedalea por el Parque Nacional Iguazú es el plato fuerte. El último día se dedica a visitar las Cataratas del Iguazú, esta vez sin bicicleta ya que no hay circuito en la zona.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados