El elegido I La Creperie

Cerca de todo, desconectarse del todo

Cuatro amigas que tenían en común el haber vivido en Francia algún tiempo decidieron abrir un restaurante en Montevideo. Era 1987 y La Creperie traía casi que por primera vez las crepes a Montevideo.

En aquel momento y hasta 1997, el local —que no tenía más de cuatro o cinco variedades de esa delicia en base a harina de trigo— fue algo así como la cantina del Mercado de los Artesanos que funcionaba detrás del Cabildo. Luego se mudaron a la calle Bacacay, coincidiendo con el reflote de la Ciudad Vieja, y desde 2003 a su enclave actual por Bartolomé Mitre, cuando el casco histórico se transformó en el eje de la movida nocturna de Montevideo. La Creperie, ya asentada, permanece hasta hoy.

"Al principio la gente no sabía ni lo que era una quiche (una tarta en base a huevo y crema), pero enseguida se armó una suerte de retroalimentación con la gente, de boca a boca", dice Gabriel Da Costa, hijo de una de esas pioneras y actual cocinero. "Eso obligó a elaborar más cosas. De tener pocas crepes al principio pasamos a hacer más de veinte diferentes, en dos tamaños, y todas se preparan en el momento".

La Creperie parece una isla en medio del oasis urbano de la city. Ayuda a ello el predominio de la madera, del tono naranja pálido de sus paredes, de la exposición de artistas que va cambiando y de la pequeña biblioteca, cuyos libros están a disposición de los clientes mientras esperan. "Este lugar está muy cerca de todo y a la vez te permite por un momento desenchufarte de todo", asegura Da Costa.

Las crepes son la locomotora. Destacan particularmente la de ricota, apio y nueces ($ 195 chica; $ 235 grande) o la de espárragos y muzzarella ($ 200; $ 245). Todas pueden ir acompañadas de salsas como la de roquefort ($ 65) o la verde ($ 60). También hay platos recomendables como las anchoas a la plancha con arroz, ensalada o papas ($ 300), o el pollo al curry con arroz o papas, acompañado a su vez con almendras y una salsa de crema muy bien condimentada ($ 300). "Eso ha gustado mucho a los turistas que vienen acá luego de haber pasado por las parrilladas", señala el chef.

Información.

Dirección: Bartolomé Mitre 1332.
Precio promedio: $ 300 por persona.
Horario: Lunes a viernes de 12 a 16, y de 18.30 hasta 0.00. Sábado de 20.30 a 1.30.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)