Tecnología

Las búsquedas en Google como indicador social

Lo que indagamos en la web a través del motor más usado de Internet puede revelar algunos de los rasgos que nos caracterizan. Y el análisis de esas pesquisas puede servir para avizorar quién puede ganar un elección.

motor de búsqueda, web
Foto: Shutterstock

Prácticamente todos tenemos acceso a Internet. Y todos buscamos algo en esa cada vez más grande telaraña que conecta datos, imágenes, audios y videos. A veinte años del comienzo del motor de búsqueda que domina al mundo occidental, Google, se calcula que en él se llevan a cabo unas 40.000 búsquedas por segundo, más o menos. Eso, según el sitio de cálculos y estadísticas Internet Live Stats, da unas 3.500 millones de búsquedas por día.

¿Qué puede decir sobre nosotros lo que ingresamos en el rectángulo de forma aflautada del motor de búsqueda más usado? Eso dependerá bastante del lugar y la época en el cual uno se encuentre al realizar la búsqueda. Un ejemplo: en 2016, el medio británico The Guardian publicó un extenso artículo titulado Google, la democracia y la verdad sobre las búsquedas en Internet (versión en castellano, de eldiario.es). Ahí, la autora Carole Cadwalladr contaba que si uno tipeaba la consulta "¿Son los judíos", el motor de búsqueda ofrecía —en la modalidad "autocompletar"— varias posibles terminaciones a esa consulta: 1. "una raza?"; 2. "blancos?"; 3. "cristianos?" y 4. "malvados?". "¿Son los judíos malvados? Es una pregunta que jamás se me hubiera ocurrido hacer", añadía Cadwalladr.

Hoy, en Uruguay, si uno pone "son los judíos" (Google omite el tilde por defecto) las opciones de autocompletado son las siguientes: 1. "el pueblo de dios"; 2. "una raza"; 3. "cristianos"; 4. "los dueños del mundo".

En otras palabras: de acuerdo a Google, lo que más a menudo se consulta sobre los judíos en Uruguay es si estos son el pueblo de Dios. De ahí que esa opción aparezca como primera en la modalidad "autocompletado". La pregunta más cargada de valor —si los judíos son "los dueños del mundo"— aparece recién en el cuarto lugar.

En comparación, una consulta sobre otra minoría en Uruguay —la afrodescendiente— arroja resultados radicalmente distintos. Si uno escribe "son los afrodescendientes", lo primero que sale es "quiénes son los afrodescendientes" y luego varias referencias a Colombia y Venezuela, por ejemplo.

Por otra parte, si uno usa el vocablo "negro" y escribe "¿Son los negros...", Google Uruguay no arroja ni una sola opción de autocompletado. Ni siquiera golpeando varias veces la barra espaciadora, como a veces suele hacerse para "inducir" respuestas. Difícil imaginarse un mayor desinterés por la presencia de los afrodescendientes (de nuevo: empleando el rótulo "negro") como grupo social en Uruguay. Es como si no existieran. O fueran invisibles.

RACISMO

Eso, claro está, es muy distinto en un país que no solo tiene una presencia afrodescendiente importante sino también una larga tradición de racismo: Estados Unidos. Este año el investigador Seth Stephens-Davidowitz publicó el libro Todos mienten, cuyo subtítulo ilustra de qué va la cosa: Big data, nuevos datos y lo que Internet nos puede decir sobre quiénes somos, realmente.

Tapa libro Everybody Lies
Foto: Difusión

Entrevistado por el portal Vox (nota en inglés) Stephens-Davidowitz cuenta que analizó durante cinco años los datos que recabó gracias a la herramienta Google Trends —que rastrea cuán a menudo se realizan búsquedas en una zona y en un período—, bajo la premisa que uno podía obtener información más valiosa —y en tiempo real— acerca de lo que "la gente" piensa a través de esa herramienta, y no por la vía de las encuestas convencionales.

De acuerdo a la conclusión del periodista Sean Illing, quien entrevistó a Stephens-Davidowitz en ese portal, la premisa se comprobó como correcta. Al hablar sobre la época previa a las elecciones presidenciales en las que resultó victorioso Donald Trump, Illing escribe: "Stephens-Davidowitz vio pistas en sus búsquedas en Google Trends que sugerían que Trump era un candidato mucho más serio que lo que se suponía al principio".

El autor del libro, que bautiza al motor de búsqueda como "el suero de la verdad", dice en la entrevista que "la gente le dice a Google lo que no le cuenta a nadie más, ni a su propia familia" y que "el nivel de racismo en este país era mucho más alto que lo había pensado".

El racismo o los sentimientos de odio, de acuerdo al investigador, no se agota en los afrodescendientes. En sus análisis, también detectó una tendencia racista en las búsquedas sobre musulmanes. "No son muchos los que ponen en el motor de búsqueda matar a musulmanes. El estadounidense promedio no escribe odio a los musulmanes en sus búsquedas. Se trata de un grupo comparativamente pequeño, pero es un grupo importante porque este tipo de personas puede causar un montón de problemas".

Otra conclusión de Stephens-Davidowitz es que la única competencia a Google en este sentido es Facebook, aunque señala que "la gente es mucho más honesta" en el motor de búsqueda que en la red social.

El doctor en sociología Matías Dodel, especializado en los impactos de Internet en la sociedad, dice que no le consta que hayan estudios sobre vínculos entre "patrones de búsqueda y personalidad", y agrega que "a nivel agregado hay cosas más interesantes, porque a través de Google Trends se pueden ver preponderancias y relevancias para términos de búsqueda".

Además, para Dodel no hay que equiparar a Google, o a Internet en general, con la única manera de buscar información: "No todo el mundo hace eso. En la Universidad Católica, donde trabajo, tenemos un estudio —que realizamos dos veces, en 2013 y en 2017-2018— sobre aspectos de la web en donde preguntamos cosas como, por ejemplo, dónde se buscarían soluciones a un problema laboral, o información sobre realizar un trámite. Y sigue habiendo gente que llama por teléfono, consulta a otra persona o directamente al lugar a conseguir la información".

El sociólogo Leonard Mattioli por su lado, es otro que insta a no confundir lo que flota como información en la red con la realidad. "El flujo de información se ha acelerado, pero también ha aumentado, siendo tan grande como un tsunami, y esas burbujas nos permiten mantenernos a flote aunque estén lejos de representar la realidad real. Si bien es cierto que muchos de los tópicos que marcan tendencia los imponemos en distintas redes sociales, los medios tradicionales siguen teniendo un rol central. Ellos son los que investigan, los que dedican esfuerzos y recursos para construir información, y marcan tendencia, mucho más que cualquier influencer del momento".

Para Mattioli, que dice que "consulta todo" a través de internet —desde un libro hasta cómo atar el nudo de una corbata— "lo que aparece en la pantalla suele estar mucho más vinculado a lo que nosotros sentimos que somos, porque en parte nosotros hemos dado nuestras preferencias para filtrar los contenidos".

¿Qué implicancias tiene todo esto para el sistema político democrático, en donde las encuestas de opinión son calificadas relevantes y a las cuales se les otorga gran espacio en los medios? Mattioli, que dice que en algún momento fue "bastante utópico" respecto a las posibilidades que abría la interactividad en la web, sostiene que "la sensación, un poco naif, de libertad se fue perdiendo frente al descubrimiento de casos como los de Cambridge Analytica, entre otros. Lo que no hay dudas es que ha cambiado nuestra forma de vivir la ciudadanía".

uruguay 2017-2018

Fútbol y "la casa de papel", lo más buscado

En Uruguay, en los últimos 12 meses, los temas más buscados según Google Trends fueron: 1. Copa Mundial de fútbol (campeonato); 2. Copa Mundial de Fútbol (evento); 3. Rusia (país); 4. Fixture y 5. Paris Saint Germain. Todo fútbol, como se puede ver.

A su vez, las cinco principales consultas en los últimos 12 meses fueron 1. mundial 2018; 2. sarahah; 3. la casa de papel; 4. mundial rusia 2018 y 5. fixture mundial 2018.

"Google Trends refleja los intereses y preocupaciones de una sociedad. Ofrece datos que, analizados en su contexto y en relación con otras fuentes de información, permiten tomarle el pulso a lo que está pasando en un determinado lugar y en un determinado momento. Pero hay que tener en cuenta que ese contexto y relaciones no los aporta la herramienta. Está en los usuarios realizar el análisis correspondiente y poner esos datos en el marco correspondiente. Google Trends no revela las razones que disparan esas búsquedas, sino que refleja simplemente el interés. La información sobre un candidato no implica un apoyo ni un rechazo, sino un interés en ese tema", señalaron desde Google Argentina.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)