TECNOLOGÍA

Tan buena como exclusiva

El actual auge de las criptomonedas impactó también en las comunicaciones y en el uso de la app Telegram. Su principal punto fuerte es la seguridad, sumado a la rapidez y usabilidad.

Telegram

"Instalate Telegram, no te vas a arrepentir". El mensaje de un primo israelí de 37 años, que trabaja en el mundo de las criptomonedas, me ha llegado varias veces en los últimos meses. Insistente sí, pero ¿con razón?. Su argumentación es tan concisa como contundente: "WhatsApp controla y vende tu información; Telegram respeta los datos".

La verdad, no le presté mucha atención a sus mensajes, pero la semana pasada y en persona volvió a insistir con el tema. Sentados en un bar montevideano me mostró la aplicación, que a simple vista puede confundirse con WhatsApp. Parece amigable, tiene unos stickers que son verdaderamente simpáticos pero, la verdad, no le encuentro en primera instancia muchos más atractivos. Pregunto entre mis contactos: solo uno la usa. ¿El motivo? Es un periodista que se dedica a cubrir actualidad nacional y en los últimos tiempos un par de políticos le pidieron que se la instalara por "un tema de seguridad". En concreto se refieren a que suelen usar la opción "chat secretos", donde lo escrito se borra en un período breve —puede ser 30 segundos o un minuto— y además, al igual que por ejemplo sucede con Snapchat, al hacer captura de pantalla le avisa de esa acción a la otra persona.

Ampliando el círculo a amigos de amigos y expertos en cuestiones tecnológicas, el panorama cambia. Para empezar porque también en Uruguay quienes están en el universo de las criptomonedas —compran, venden, invierten— sí lo usan y argumentan, además de la seguridad, otras ventajas de esta app como que permite grupos muy numerosos (hasta 5.000 personas contra las 256 que habilita WhatsApp como máximo) y deja incluir bots (programa que "conversa" y contesta preguntas).

Como en todo (o casi) en el mundo tech hay pioneros. Juan Manuel Lucero, experto en tecnología, profesor y coordinador del News Lab de Google para Sudamérica comenzó a utilizar Telegram ni bien salió, en agosto de 2013. ¿La razón? Le gustó la idea de la encripación de mensajes. Ahora, le ve ventajas y desventajas. Entre las primeras, que es mucho más rápido para enviar y recibir mensajes que WhatsApp, que cuenta con stickers "fabulosos", que se puede utilizar la cuenta en más de un teléfono y que las imágenes, tras enviarlas una vez, al reenviarlas el proceso se hace de forma automática y no hay que cargarlas de nuevo.

Otra precursora, Laura Corvalán, tuiteaba en febrero de 2014, pocos meses después de que Telegram estuviera en el mercado: "¿Ya probaron Telegram?" y agregaba una placa que lo comparaba con WhatsApp. Hoy, cuatro años después lo sigue usando. Para empezar, la "integración" WhastApp-Facebook le deja bastantes dudas acerca del resguardo de la privacidad. "A muchos les ha pasado escribir algo en WhatsApp y que al rato le aparezca la publicidad de eso en Facebook. ¿Casualidad? Al menos con Telegram sabemos que nuestros datos no van", sostiene.

Un must de Telegram, que para Corvalán puede ser el mejor motivo para usarlo, es que la persona está identificada, además de con su teléfono, con un nombre de usuario. En pocas palabras, para que alguien te agregue en WhatsApp tenés que sí o sí dar tu número pero en Telegram podés también decir solo tu nick. Otro detalle que le atrae es que los chats de esta app no se ven con la pantalla bloqueada; solo dice que enviaron un mensaje pero no muestra el contenido.

Los canales son otro punto fuerte: la persona se suscribe y recibe noticias sin tener que entrar al medio. Hay de comunicación, series, tecnología y la lista sigue y sigue. ¿La ventaja? Informarse, por ejemplo, sin siquiera entrar a la web.

Otra razón por la que Corvalán utiliza Telegram es que funciona desde la PC sin necesidad de que su celular esté funcionando, conectado o, incluso, encendido. "Sí, la gente como yo usamos los programas de comunicación en la compu y solo en el celular en la calle. Con la compu podés descargar las imágenes a una memoria más grande y tipear tranquilo, copiar enlaces y todo eso. De hecho, Telegram integrado a la compu es de cuando web WhatsApp ni siquiera existía. Podés tener tu Telegram en la compu, la tablet, el celu, todo sincronizado".

Para lo "sensible".

Gustavo Azambuja, líder en investigación y desarrollo de Overactive, comenzó a usar Telegram hace dos años porque "prometía seguridad". "En ese momento WhatsApp no estaba encriptado, entonces todo lo que intercambiabas era abierto y cualquier persona con mínimos conocimientos podía acceder a tu información", dice. Por lo tanto, lo usaba para todas las "comunicaciones sensibles", por ejemplo con grandes clientes de la empresa.

Además, según su experiencia, en WhatsApp es fácil hacerse pasar por otra persona. Y si por ejemplo, quien lo usa maneja un fondo de inversión corre el riesgo de que suplanten su identidad y le pidan a alguien que mande dinero a "x" cuenta. En Telegram, en cambio, hay canales donde todos los usuarios ven que la información sale de la empresa, quién es que la envía y, además, no pueden verse entre ellos.

Aunque una de las ventajas excluyentes de Telegram es la seguridad —aunque sin dudas WhatsApp ha avanzado ampliamente en este aspecto—, hoy Azambuja le encuentra otros puntos fuertes. "Está como dos años y medio adelante de WhatsApp en varias funcionalidades", señala y ejemplifica: en WhatsApp si te mandan varios audios tenés que darle play a cada uno, mientras que en Telegram se reproducen uno tras otro, y se puede cambiar el "tema" o los colores y no solo el fondo de pantalla.

A su vez, para quienes como él se mueven en el mundo de la tecnología los bots son un plus. "En criptomonedas tenés grupos con 500 o más integrantes y uno de esos usuarios es un bot. Cualquier persona le puede preguntar algo. Un uso que veo a diario es ¿cuál es el precio del bitcoin hoy?. A nivel más familiar, hay bots donde varias personas pueden poner su horario disponible para reunirse y el bot te dice cuándo coinciden la mayoría", explica.

Finalmente, aunque puede dar un poco de pereza, parece que vale la pena descargar Telegram.

El encanto de una herramienta no masiva

“El problema de que muy poca gente tiene instalado Telegram hace que sea difícil de gestionar todas las comunicaciones utilizándolo, lo que sí se puede hacer con WhatsApp, debido a su masividad”, dice el experto en tecnología argentino Juan Manuel Lucero, quien descree que se convierta en masivo: “Y eso es parte de su sex appeal :)”. Por su parte, Laura Corvalán, también experta en tecnología, cuenta que el principal problema por el que se abandona Telegram es que las personas no tienen a todos sus contactos, aunque justamente por eso muchos lo prefieren. “Imagina que tienes a todos tus amigos en WhatsApp y aunque desactives el doble tilde azul si estás en línea te ven. Y algunos se sienten stalkeados. Imagina que te gusta uno que no te da mucha corte, abrís un chat con él y aunque no le hables, ves si está en línea, cuánto está en línea, hasta qué hora... Claro que Telegram también lo hace pero si tienes menos contactos, también tendrás muchos menos stalkers, así que cierras WhatsApp y te quedas hasta tarde en Telegram charlando con quien tu quieres”.

No se cae y, además, es divertida

Las comparaciones siempre son inevitables y, en el caso de Telegram, WhatsApp es el blanco obvio. En lo que es claro no compiten es en masividad: 100 mil millones de usuarios de WhatsApp y 180 millones en Telegram. Esta semana Federico de los Santos, uruguayo cofundador de coin.uy, , fondo de inversión en criptomonedas, publicó un tuit donde detallaba lo que para él son los puntos fuertes de Telegram versus la otra app de mensajería: no se cae en fin de año; tiene stickers; app desktop tiene “modo noche”; el ícono es azul; podés elegir imágenes de fondo de chat; no te rompe con la desconexión del teléfono; los canales y grupos andan mejor. Recibió varias respuestas, entre ellas que Telegram soporta muchos más usuarios, que nadie lo usa (como algo bueno) y que fotos y video no ocupan memoria del móvil salvo que expresamente los guardes.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)