Nombres del Domingo

Una belleza que sigue vigente

A los 49 años, la top model Cindy Crawford sigue en carrera. Salió al cruce de una foto suya trucada y apuesta a la carrera de su hija, Kaia.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
Posó desnuda para Playboy y fue tapa de unas 600 revistas.

Con Cindy Crawford en cada tanda televisiva, ser adolescente en los ‘90 no era fácil. O al menos no lo era para las chicas, que la veían revolear su pesada cabellera, lucir ese lunar sobre la boca que a cualquier otra la volvería fea y a ella la convertía en un sex symbol, y mover sus voluptuosos labios. Y encima, como si eso no bastara, cerraba cada aparición con aquella frase "Porque tú lo vales", que hacía que hasta la más linda volara de envidia. Pero Cindy no fue la primera en hacer campaña para el gigante cosmético llamado L’Oréal Antes que ella estuvieron Jane Fonda e Inès de la Fressange. Después llegaron Laetitia Casta, Jennifer Lopez y Beyoncé. Y fue el conjunto que formaron todas ellas el que logró que el sonado eslogan sea, aún hoy, uno de los lemas publicitarios más famosos del mundo.

Claro que entre todas las embajadoras de L'Oréal, Cindy tiene algo especial. Ella no solo es sinónimo de belleza, también lo es de elegancia y fineza. Sobre esos tres conceptos, fue que ella construyó una sólida carrera. Por eso, cuando a comienzos de año se difundió en Internet una foto suya en ropa interior que mostraba su cuerpo flácido y con estrías en el estómago, la supermodelo primero se llamó al silencio para luego dar su opinión.

"Estaba en una situación complicada: no podía ir en contra de las personas que se sentían bien viéndome así, pero tampoco podía estar de acuerdo con algo que era falso", dijo la musa de Gianni Versace. En busca de una respuesta, la modelo comparó esa fotografía con una grieta en la armadura, o sea, que le mostraba al mundo que no era perfecta. "Aunque nunca he tratado de presentarme así", dijo a la revista Elle.

La foto en cuestión pertenecía a una sesión que hizo en 2013 para Marie Claire México y su autor, John Russo, confirmó en marzo a ABC News que había sido adulterada y se trataba de una versión falsa de su trabajo. Crawford se enojó con las periodista británica que difundió la imagen en Twitter, pero también aprovechó el mal trago para hacer campaña a favor de la belleza real, cuestionando a todas esas mujeres que son demasiado duras consigo mismas, entre las que ella se cuenta. Sin embargo, no perdió la oportunidad de aclarar que "esa imagen no refleja" lo que ve cuando se mira en el espejo, "ni siquiera en el del probador peor iluminado".

A los 49, Cindy sabe que su mejor momento forma parte del pasado. En los lejanos años 90, cuando junto a Elle MacPherson, Linda Evangelista, Claudia Schiffer y Naomi Campbell formaron esa suerte de dream team que revolucionó el mundo de la moda, los errores pasaban inadvertidos. De hecho, pocos recuerdan su pobre pasaje por la gran pantalla. Ante cámaras, Cindy empezó como conductora del programa de MTV House of Style, luego hizo una serie de videos de ejercicios que la volvieron popular hasta que, en 1995, logró su primer papel en cine, en la película Fair Game, que no fue bien recibido por la crítica. Es más, años después la revista Total Film calificó su inclusión en el film como "la séptima decisión más tonta en la historia del cine".

Pero a esa altura Crawford ya se había dado cuenta de que, tanto en la pasarela como en la publicidad, corría con mejor suerte. En su carrera, ha aparecido en la portada de más de 600 revistas alrededor del mundo incluyendo Vogue, People, HarpersBazaar, Elle y Cosmopolitan. Una encuesta de la revista Shape en 1997 la eligió como la segunda mujer más bella del mundo, después de Demi Moore. Y, además, fue la primera supermodelo moderna que posó desnuda para Playboy, que la ubica en el quinto lugar en la lista de Las 100 estrellas más sexys del siglo XX. Hoy, si bien está retirada de las pasarelas, sigue siendo la imagen de marcas y, cada tanto, aparece en la pantalla. Este año participó en el video Bad Blood de Taylor Swift, donde representa a una aliada de la cantante.

Muy expuesta en su imagen, siempre cuidó su vida privada. Sin embargo, los rumores sobre su primer matrimonio con el actor Richard Gere, que duró entre 1991 y 1995, fueron inevitables. En aquel entonces, se dijo que la pareja era una pantalla para cubrir su mutua homosexualidad. Tres años después de la separación, en 1998, la modelo se casó con Rande Gerber, empresario, exmodelo, amigo y socio de George Clooney, con quien tiene la marca de tequila Casa Amigos.

Con Gerber —quien, por supuesto, salió a defender a su esposa en las redes sociales tras el episodio de la foto trucada—, Cindy tiene dos hijos, Presley y Kaia, quien, a los 13, ya sigue oficialmente los pasos de su madre. Con un parecido asombros, Kaia debutó hace tres años en la moda como la imagen de la línea juvenil de Versace. "Como su madre, Kaia tiene un don muy especial. La cámara la quiere mucho, mucho", dijo entonces Donatella Versace. Con el tiempo y la ayuda de las redes sociales, la adolescente captó la atención de los medios. En su cuenta de Instagram, donde ya tiene más de 115.000 seguidores, documenta su vida, con las típicas selfies en familia, con amigos o famosos.

La semana pasada, su vocación innata dio un paso hacia la profesionalización. "Ahora representamos a Kaia Gerber. Bienvenida a la familia". Con esas palabras, la agencia de modelos IMG confirmaba el fichaje de la hija de la top model. Para hacer el anuncio se valieron de Twitter e Instagram, donde publicaron una imagen de la primera sesión de la joven para Vogue Italia. En una entrevista con la revista Teen Vogue la chica también anunciaba sus deseos de convertirse en actriz, de Hollywood, claro. En su casa, cuenta con todo el apoyo. Crawford celebró el anuncio de la agencia en las redes, compartió la foto para Vogue y se tomó el nuevo escenario con humor: "Supongo que más me vale vigilar mi espalda...".

Como dos gotas de agua.

Kaia Gerber entró al mundo de la moda por la puerta grande. No solo es "la hija de...", sino que el parecido con su madre es impactante. La hija menor del matrimonio entre Cindy Crawford y Rande Gerber (el primogénito es Presley Walker, de 16 años) siempre tuvo claro su futuro: quería ser modelo y actriz. Hizo su debut en la moda a los 10 años, como imagen de la línea juvenil de Versace. Hoy, a los 13, acaba de firmar contrato con la agencia IMG y ya hizo pruebas en Hollywood. "Me gusta explorar quién soy para poder entender a otra gente. Cuando te conviertes en alguien distinto, los entiendes mejor", contó en su primera entrevista a la revista Teen Vogue.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados