Viajes

Una aventura en la playa: Bahamas

Frente a las costas de Florida, sobre el océano Atlántico, estas islas son ideales para el relax en la arena, pero también para vivir experiencias fuera de lo común, como nadar rodeado de tiburones.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
Sus aguas cristalinas son apropiadas para hacer snorkel y buceo.

Navegar por aguas turquesas y ser recibidos en la costa de una paradisíaca isla por un grupo de cerdos que chapotean. Hacer una breve parada en un islote para alimentar con uvas a un grupo de iguanas. Nadar con tranquilidad —o no tanta— entre tiburones y mantarrayas. O simplemente disfrutar de buena gastronomía y playas tranquilas. Todo esto es parte del abanico de opciones que ofrecen las Bahamas.

Sobre el Atlántico, frente a las costas de Florida, este archipiélago está formado por unas 700 islas, rodeadas de islotes y cayos, de las cuales sólo 20 están habitadas. El hecho de que no estén sobre el Caribe no significa que sus aguas sean menos cálidas y agradables: Bahamas cuenta con grandes playas de arena blanca bañadas por aguas cristalinas.

De sus 380.000 habitantes, unos 250.000 viven en la capital, Nassau, en la isla de Nueva Providencia. Allí llegan diariamente enormes cruceros cuyos ocupantes pueden aprovechar el día para visitar alguna playa, pasear por el centro o saborear la comida local.

Los habitantes de Bahamas son en su mayoría descendientes de africanos occidentales. Las islas fueron colonia británica hasta 1973 y conservan algunas costumbres inglesas. Por ejemplo, los autos circulan por la izquierda, aunque la mayoría son importados de los Estados Unidos, por lo que el volante se encuentra normalmente a la izquierda.

Pero los bahameños también tienen sus costumbres y rituales autóctonos. Como el Junkanoo, el carnaval que se celebra el 26 de diciembre y el 1° de enero de cada año y que en Nassau cuenta con un museo para conocer su historia. Después de admirar la evolución histórica de los disfraces utilizados para la festividad, los visitantes son invitados a crear su propia música para el evento, con campanas, tambores y silbatos.

Los bahameños se caracterizan por la alegría y el ritmo. La música (el reggae, entre otros géneros) es un elemento fundamental de las islas: incluso en el aeropuerto, mientras el visitante hace los trámites de migraciones, hay una banda que toca en vivo.

Un paseo por el paraíso.

En Nassau todas las playas son públicas, aunque las que rodean a los hoteles suelen ser de difícil acceso para los que no son huéspedes y, en general, son las más lindas. Pero el verdadero atractivo son los cayos, islas e islotes que forman parte del archipiélago y que ofrecen diferentes tipos de experiencias.

Las islas Exuma, por ejemplo, son uno de ellos. Desde Nassau se puede tomar un vuelo, pero también hay paseos en lancha que hacen paradas en otros islotes del camino. El tour diario cuesta unos 175 dólares por persona e incluye la comida. En la isla, tiburones y mantarrayas merodean la costa e interactúan... con los que se animen, claro.

En otra playa de las islas Exuma, un grupo de simpáticos cerditos que habitan en el lugar son entusiastas nadadores y buena compañía para los visitantes. Al ver llegar los barcos, se aventuran al agua para reclamar atención y comida por parte de los turistas.

Las aguas de Bahamas son ideales para hacer snorkel y buceo. Entre arrecifes de coral, en medio del océano pueden apreciarse peces de todos los tamaños y colores. Un tour en barco con dos paradas para hacer snorkel puede costar desde 100 dólares por persona. Por algo extra, el turista más osado puede animarse a observar desde el agua también a una familia de tiburones.

Piratas y celebridades.

Las historias de piratas abundan en las Bahamas. Entre los más conocidos, Edward Teach, el famoso Barbanegra, que aterrorizaba a los mercaderes que se atrevían a navegar en sus cercanías. Por casi cuarenta años, piratas como Henry Morgan y Calico Jack Rackman se instalaron en las islas y desde allí partían para saquear cuanta embarcación pasara por las Bahamas. También, Anne Bonny y Mary Read, dos históricas piratas mujeres que, disfrazadas de hombres, se hicieron conocidas por su ferocidad. Y, como en toda zona pirata, persisten los mitos sobre tesoros enterrados en sus aguas cristalinas.

Con la llegada del gobernador real Woodes Rogers en 1718, los piratas fueron erradicados y Barbanegra debió instalarse en otra parte del Caribe. Poco después, fue asesinado. Por algo este fue el lugar elegido para filmar parte de la saga de Piratas del Caribe. Y también es el lugar en el que suele vacacionar Johnny Depp, protagonista del film. El actor cuenta con su propia isla, al igual que el mago David Copperfield, Shakira y Sean Connery.

Desde pequeños apartamentos hasta enormes hoteles, las islas ofrecen una variedad de opciones de alojamiento. Una cabaña sobre la playa, en el complejo Compass Point, puede costar desde 220 dólares por noche. Frente a este complejo se encuentra el edificio que años atrás fue un estudio en el que grabaron Bob Marley, Ringo Starr y los Rolling Stones, entre otras leyendas.

Para los que buscan un alojamiento all inclusive, con buena gastronomía y un ambiente tranquilo, en el hotel Meliá Nassau Beach una habitación estándar cuesta desde 350 dólares la noche. El hotel cuenta con siete restaurantes, cuatro bares y piscinas con cascadas e hidromasaje frente al mar.

Tanto los que llegan en crucero, como quienes viajan en avión —para los latinoamericanos está la opción de llegar por Copa Airlines vía Panamá, sin necesidad de visa norteamericana— también eligen pasar un día o varios en el Atlantis. El complejo hotelero se emplaza en Paradise Island, conectada con Nassau por un puente, desde el que se aprecian sus cinco imponentes edificios. El lugar no sólo ofrece alojamiento y playas paradisíacas sino un parque acuático, variedad de piscinas y uno de los acuarios de agua salada más grandes del mundo, con unas 14 lagunas y más de 50.000 animales de 250 especies marinas. Las habitaciones cuestan entre 300 y 25.000 dólares; el pase diario desde 135 dólares.

El parque acuático, entretenimiento para chicos y adultos, cuenta con toboganes que atraviesan túneles de acrílico, que a su vez pasan por una pileta llena de tiburones. También se pueden hacer competencias en toboganes dobles equipados con cronómetros. O navegar en gomones por el Lazy River Ride, un río artificial lento de 402,34 metros. O por The Current, de 1.600 metros de longitud, que pasa por tubos internos y escaladoras acuáticas y tiene olas en movimiento y rápidos extremos. Para los más grandes hay casino, bares y un club nocturno. También pueden utilizar el casino de una de las once piletas del complejo, exclusiva para adultos, con barra y DJ todo el día.

De vuelta en Nassau, el paseo obligado es el Mercado de la Paja, donde puede conseguir una gran variedad de productos locales. Y el Fish Fry, un paseo de bares y restaurantes, para probar los sabores de Bahamas, que tiene como plato principal el conch (concha), fresco, en ensaladas o frito. La comida en estos bares es bastante económica. Por ejemplo, una ensalada de conch cuesta apenas 11 dólares.

En las islas se toma mucho ron, componente principal del trago típico: el Bahama mamma, que también tiene granadina, jugo de ananá, naranja y limón. Aunque gran parte de los productos que se consumen son importados, en Nassau se puede ser testigo de la producción local de ron y tabaco. La destilería John Watlings ofrece un tour para conocer parte de la historia de Bahamas y aprender sobre el proceso de producción del ron. Además, el lugar cuenta con una taberna en la que el visitante puede probar diferentes tragos.

En el centro, a metros de la casa de gobierno, se encuentra el Gray Cliff, legendario hotel de estilo sofisticado, que cuenta además con una pequeña fábrica de tabaco. Hay tours para conocer el lugar y el proceso de producción de los cigarros. Este complejo, originalmente construido en 1740, tiene además una fábrica de chocolate. Propiedad de una familia italiana, el hotel cuenta además con una cava que, dicen sus dueños, es la tercera más grande del mundo, con más de 250 mil botellas de vino. 

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados