Cabeza de Turco

Autorreportaje

Preguntas para mis lectores predilectos (a los otros que los parta un rayo). Usted, haga lo propio con su pareja, sus hijos, sus padres o con usted mismo. Verá que es difícil conocerse hasta en las banalidades. Son preguntas pedestres.

WASHINGTON ABDALA

Película que más miedo me causó: El exorcista, hasta hoy veo una sotana y me viene algo de pánico (y los demonios creo que son Linda Blair; son verdes, eso sí).

Libro predilecto: alguno de Paul Auster, cualquiera, siempre escribe desde él, así que me da igual (o Borges, la verdad no se mueran sin leer algún cuento de él. Habrán vivido al cuete dijera nuestro Pepe Rockstar.)

Comida predilecta: muzzarella (mi exlugar predilecto cambió de firma y marché. Ando como loco buscando un pique. Me escriben al Twitter, Instagram o Facebook y me pasan datos. Estoy "desesperado" ¡Ayuda!).

Barrio predilecto: Parque de los Aliados, Parque Batlle al atardecer en primavera. Me mete en la niñez.

Playa predilecta: la Mansa de José Ignacio, pocos chetos, familias, y conozco cada rincón del lugar. La puedo bucear con los ojos cerrados y no me golpeo con ninguna roca.

Ropa predilecta: Buzo Lindsay de lana uruguaya a la base celeste intenso. No hay más. Lo usaba a los 18 años. Ayer nomás.

Tienda uruguaya que amo: El Hornero: camisetas, sombreritos, calzoncillos gardelianos y una dueña vasca milenaria que aún no le devolví un libro que me prestó.

Lugar en el mundo donde ver pasar la vida: Nueva York con mi amigo del alma Alejandro (está lleno de gente que dirá París, Londres o Roma, todo bien, vayan, no me jodan, yo sigo con Gringolandia. Sorry).

Trabajo que me guste más: dar clases, defender gente en la justicia y escribir. Las clases solo se dan con pasión. No se enseña nada, solo se motiva a aprender. Defender, solo al que tiene razón. No puedo defender por el vil metal causas que no creo. Se escribe con el estómago, a boca de jarro.

Comida rápida: me niego, excepto las papas fritas. El inventor de eso es una mala persona (hay una de las casas rápidas que las hace mejor que la otra).

Reuniones sociales: las evito, gente que se sonríe y se odia, ropas truchas para la ocasión, conversaciones chotas. No, paso, prefiero ver a Fantino.

Momento del día en invierno: el atardecer, hermoso momento, bizcochos de la Biarritz (esa gente tendría que ser castigada por hacerme engordar).

Me molestan: los botones, las cadenitas en exceso de la gente, algunos tatuajes me superan. Respeto, todo bien, pero cuando la gente se transforma en un arbolito de Navidad, qué sé yo, para mí se tronaron un poco. Mil disculpas, no les diré nada en la cara a nadie, pero es lo que pienso.

Uruguayo que admiro: Julio Herrera y Reissig (dijo todo, yo replico lo que puedo máster).

Uruguayo que me pudrió: Eduardo Galeano, aunque alguna parte de su literatura me gusta —cuando no me vende ideología— pero muy panfletario el hombre. La justa.

Uruguayos fallecidos que aún no lo puedo creer: Batlle, Tarigo y Batalla. Aún no entiendo como no andan por acá. Sigo impactado cómo el primer día de la partida.

Periodista uruguayo que sigo buscando leer: Claudio Paolillo, nadie nunca escribirá como él del presente. Vendrán otros, pero en mi generación, nadie lo hará como él. Ya no leo Búsqueda como antes.

Me hubiera gustado tomar vino con: Arturo Pérez Reverte. No mucha más gente. No tengo urgencias intelectuales mayores, es más, no me gusta comer y beber con gente por allí. Me pongo nervioso y me atraganto, no sé conversar y hacerme el estupendo. Me sale mal. No me inviten.

Me aburre mucho: cuando el político del gobierno (o de oposición) dice lugares comunes. Amo que nos sorprendan en el acierto o en el error. La berretada salta.

Extraño: más música de los Beatles, Sábados Circulares de Manzera, los 15 minutos finales del Estadio, el maní en invierno (alguno queda) y a Batman en cualquier versión.

Si ya lo sé, huelo a naftalina, a siglo pasado, sin embargo creo entender el presente mejor que mucho pendex contemporáneo. Qué sé yo. Buen domingo y contesten las preguntas. Uno a veces se sorprende oyéndose a sí mismo.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)