De portada

Los que hacen andar el mundo

Son los  trabajadores "invisibles" que cuidan, ayudan, vigilan, hacen que todo ande. En cada uno hay una historia vital.

Nelly Aquino cree en el poder sanador de la compañía.
Nelly Aquino cree en el poder sanador de la compañía. Foto: Marcelo Bonjour

Están en todas partes. Se encargan de que el espacio de trabajo esté limpio y ordenado. Mantienen en funcionamiento la red eléctrica o de comunicaciones. Manejan cualquiera de los vehículos que nos llevarán al trabajo o de regreso a casa. Hacen funcionar edificios, están atentos a las luces de los pasillos, los ascensores, vigilan la puerta principal. Velan por los enfermos, los acompañan cuando nadie más lo hace. Están allí, siempre, pasan silenciosos, hacen su trabajo y rara vez reparamos en ellos. Una enorme fuerza de trabajo que hacen girar los engranajes de la vida cotidiana. Son los “trabajadores invisibles”.

Nelly Aquino (60) hizo un drástico cambio de rumbo cuando había llegado a la madurez de su vida. Ya había criado a sus tres hijos: un varón que hoy tiene 39 años y es técnico en administración, y sus hijas de 32 años, educadora social, y de 30, licenciada en enfermería. Nelly había trabajado casi toda su vida como empleada en un estudio jurídico, pero hace doce años no le pareció mala idea darle luz verde a una vocación que apenas sabía que llevaba en su interior y se convirtió en acompañante de enfermos.

Ella trabaja actualmente en el servicio de acompañantes Familia, de la Asociación Española, y antes lo había hecho en Amec. Durante estos años aprendió muchas cosas. “Nos preparan para tratar con todo tipo de patologías, uno tiene que estar siempre a disposición”, dice.
Las organizaciones dedicadas a este tipo de servicio procuran seleccionar personal con perfiles aptos para desarrollar este tipo de ocupación. Les brindan cursos y asesoramiento de profesionales. Llevan un uniforme, en este caso uno de color violeta, que los distingue de las visitas normales de un paciente y a la vez los integra a esos otros “trabajadores invisibles” de un sanatorio u hospital, enfermeros, tisaneros, limpiadores.

“Lo primero es la paciencia, que yo considero una virtud. Ellos están enfermos y uno tiene que tolerar todo lo posible. En este servicio uno pasa a ser madre, amiga, hermana, de todo”, explica Nelly. Sus ocho horas de trabajo distan bastante de las de la mayoría de los trabajadores, incluso de las que ella misma cumplía hace tan solo unos años atrás. En muchas ocasiones debe estar junto a pacientes terminales, los más difíciles puesto que le exigen una entrega casi total en el tiempo que dure su turno.

En particular Nelly recuerda un caso reciente, se trataba de un paciente con cáncer en la última fase. “El médico oncólogo había dejado dicho que se le diera todo lo que quisiera, sin restricciones, y él tenía capricho de tortilla española”, recuerda Nelly.

Nelly fue en busca de una tortilla española con todos los condimentos hasta un restaurante cercano. Cuando finalmente puso el plato frente al paciente su cara se transformó. “Nunca vi a una persona comer con tanta felicidad, tanta satisfacción”, evoca. Unas horas después dejó de respirar, aquella había sido su última comida.

Una experiencia bastante frecuente para un acompañante profesional, los momentos finales, cuando la vida se escapa silenciosa. “Una aprende a darse cuenta de cuando ha llegado el momento, cambia la frecuencia respiratoria, te das cuenta de cuándo la muerte se va aproximando”, dice Nelly.

Un trance que obliga, además, a estos servicios a dar soporte psicológico a sus empleados. A ello Nelly le agrega su fe como católica, su confianza en el tránsito hacia la otra vida. Pero, sobre todo, su conciencia del peor mal que debe ayudar a combatir. “La peor enfermedad para el adulto mayor es la soledad”, piensa Nelly.

Javier es guardia de seguridad y debe controlar los ingresos.
Javier es guardia de seguridad y debe controlar los ingresos.

CUIDAR

Velar por el otro, ser buena compañía. Algo parecido es lo que hace Javier García (46), que es guardia de seguridad y cuida la puerta de ingreso del edificio de El País. Es empleado de la empresa Ketlark High Urban Security, pero a diferencia de muchos de sus colegas Javier no viene de filas policiales o militares.

“Antes trabajaba como encargado de depósito, donde también hacía tareas relacionadas con la seguridad. Hice estudios de logística y un poco me especialicé en eso, pero un día me quedé sin trabajo y por más que busqué en el sector no encontré una remuneración adecuada”, cuenta Javier.

Las tareas de guardia de seguridad son de las más demandadas en el mercado laboral, aunque su remuneración no siempre sea la mejor. No fue esta la experiencia para Javier, por ahora no ha conseguido otro trabajo que supere los ingresos que recibe actualmente.

Cuando quedó desempleado pasó tiempo buscando otro empleo. “Por fin encontré un puesto en esta empresa, el sueldo estaba bien. Nos prepararon, tuvimos cursos, igual yo ya tenía capacitación en temas de bomberos y primeros auxilios, por ejemplo”, cuenta.

Javier es casado y tiene dos hijas de 10 y 14 años. “A mi mujer no le gusta que trabaje de esto, siempre me dice: seguí buscando en otro lugar, Javier, y yo me lo planteo, pero la remuneración que ofrecen ni siquiera emparda lo que gano ahora”, dice.

A diferencia de otros colegas, por ejemplo quienes trabajan en servicios para financieras o directamente de custodia de valores, Javier no va armado. Solo cuenta con algunos elementos de autodefensa, como gas o eventualmente un bastón taser.

“A veces es muy complicado”, afirma Javier. Un problema frecuente que debe enfrentar tanto él como sus compañeros de trabajo es el de hacer que se retiren los indigentes que duermen en los portales o accesos a los edificios que tienen a su cargo la custodia. “Lo que hacemos es hablarles, tratar de negociar con ellos, que es lo que nos enseñaron, pero a veces hemos tenido situaciones complicadas”, asegura. Algunos los han llegado a amenazar con cuchillos e intentaron agredirlos. Los guardias trabajan con chalecos anticortes y, eventualmente, provistos de kevlar antibalas. Lo cierto es que es muy poco lo que pueden hacer para reducir a un atacante, como no sea el empleo de elementos de autodefensa o llamar al 911 si las cosas pasan a mayores.

Aún sin llegar a estas situaciones, la tarea de control de ingresos a un edificio también es compleja. “Uno aprende a conocer los perfiles, aunque no es fácil porque a un edificio como el del diario entran muchos tipos de personas”, reconoce.

Jorge lleva 25 años en la portería y lo siente como un segundo hogar.
Jorge lleva 25 años en la portería y lo siente como un segundo hogar.

DARLE CUERDA AL MUNDO

Jorge Merenyi (54) siempre tiene la sonrisa pronta. Lleva 25 años en la portería del edificio Explanada San José, en la esquina más ventosa de la ciudad. Cualquiera de los habitantes de la veintena de apartamentos del edificio sabe que cada mañana habrá allí en el pequeño hall de entrada alguien que los podrá sacar del apuro.

“Para mí es como si fuera de la familia, hay gente que conozco desde hace muchos años, hay gente con la que soy muy amigo”, explica con sencillez.
Como ocurre en la mayoría de los apartamentos del Centro y la Ciudad Vieja viven allí personas de avanzada edad. Incluso, muchas viven solas por lo que una presencia como la de Jorge se termina volviendo imprescindible.
“Yo trato de dar una mano en todo, voy a sacarles número para la mutualista, espero a la Coronaria si algún vecino tuvo un problema o me comunico con familiares, porque hay mucha gente que vive sola. Se trata de gente mayor, recuerdo el caso de un vecino muy mayor que tuvo neumonía y cuando cayó enfermo salí a buscarle la ambulancia, después fui a verlo y a acompañarlo”, cuenta Jorge.

Eso, además de sus tareas propias como portero, que incluyen la limpieza de los espacios comunes, la recolección de bolsas de residuos, vigilar el funcionamiento de ascensores, calefacción central y luces de los pasillos. Para complementar sus ingresos Jorge suele trabajar como sereno por las noches en un edificio de Punta Carretas y también acepta trabajos de pintura, que hace en sus horas libres.

Jorge es solidario por naturaleza y, por supuesto, conoce a cada uno de los vecinos y está atento a los más vulnerables. “Es lindo, yo me siento muy reconocido. La gente me tiene confianza y es lo que yo trato de dar, mucha confianza, para mí es muy importante”, dice.

Durante los primeros años vivía en un pequeño apartamento destinado a la portería. Pero luego se casó y más tarde llegó su hija, Jésica, que hoy tiene 22 años, por lo que tuvo que mudarse para un lugar más grande.
Algunas de sus tareas diarias podrían sonar insólitas para un desprevenido. Tal es el caso del servicio que suele prestarle a una vecina “de años” que vive en el tercer piso. Cada día, a media mañana, doña Hortensia lo llama por el intercomunicador: “Jorge, cuando quiera”, dice simplemente. Y Jorge sabe lo que tiene que hacer. Sube al tercero y doña Hortensia le abre la puerta. Se dirige al comedor y le da cuerda al viejo reloj de pared, verifica que esté en hora y charla unos minutos con la vecina. Y así, luego de darle cuerda al mundo de doña Hortensia, Jorge vuelve a su lugar en el hall. Cada mañana igual.

Claudia convirtió su obsesión personal en un emprendimiento.
Claudia convirtió su obsesión personal en un emprendimiento.

FEMINISTA Y EMPRENDEDORA

 Claudia Ruiz (25) tiene una obsesión en la vida: la limpieza. Está casada, su esposo es policía y tiene una pequeña de tres años. Vive en Las Piedras pero casi cada mañana sale rumbo a Montevideo para hacer su trabajo que es el de limpiadora. “Yo sufrí mucho, tuve una vida difícil. En mi casa había mucho machismo, por eso yo soy feminista”, dice sin ambages.

Tuvo largos períodos de depresión, hizo terapia y pronto descubrió que tenía un trastorno obsesivo compulsivo relacionado con la limpieza y el orden. “Discutía con mi hermana, discutía con mi madre, con todo el mundo por la limpieza”, dice.

Hace cuestión de tres años se dijo que podía convertir su obsesión en algo positivo y ahí nació el proyecto de su pequeña empresa: Frida, Servicios de Limpieza y Mantenimiento. ¿Frida? “Yo había descubierto a Frida Khalo, había leído sobre ella, había visto una película. Descubrí que me gustaba su historia de superación, cómo hacía para pintar acostada después de los accidentes que sufrió. Y además estaba el nombre, Frida, que es como ‘Su-Frida’, por eso dije ta, este es el nombre”, cuenta. Y así empezó con algunas madres que conoció a través de Facebook y comenzó a organizar los servicios. Ahora tiene casi sesenta clientes fijos y la publicidad “boca a boca” no deja de traerle más y más interesados en contratar sus servicios.

No estaba en sus planes, de hecho había estudiado para analista en marketing, operador PC y auxiliar contable, de lo que trabajó durante cierto tiempo. Pero su empresa Frida se convirtió en un éxito y en la razón de su vida. Tiene página web, se convirtió en monotributista y contrata regularmente a dos o tres empleadas para cubrir los servicios.
Claudia, Jorge, Nelly, Javier, ellos y muchos otros pasan “invisibles” cada día, pero hacen que el mundo siga andando.Trabajadores invisibles, solidaridad, empleo, comportamiento

Riesgos para una limpiadora

Claudia Ruiz advierte lo complicado que puede ser entrar a una casa desconocida para hacer limpieza. “Nunca sabés las cosas que te pueden pasar”, dice. Recuerda que en una ocasión le tocó cumplir un servicio en una casa donde quedó a solas con el hombre que vivía allí. “El hombre se me empezó a acercar mucho, me puse muy nerviosa”, cuenta. Cuando las cosas estaban a punto de salirse de control Claudia tomó sus cosas y se fue. “Me asusté mucho ese día”, dice. Las cosas no quedaron allí, luego la familia adujo que no había cumplido el servicio, “siempre es una palabra contra la otra”, sostiene. Por esta razón, desde aquel incidente, cada vez que entra a una casa particular a limpiar le envía a su esposo (que es policía) la ubicación en tiempo real y a veces una foto del frente de la finca. Con las empleadas que trabajan con ella toma medidas similares, pero además suele enviarles un mensaje: “¿Te están tratando bien?”. “Lamentablemente, este es un rubro muy desvalorizado, piensan que una es una esclava”, se queja Claudia.

La satisfacción en los lugares menos pensados

“Existen pocas investigaciones que midan el nivel de satisfacción laboral de este tipo de tareas”, dice la psicóloga Mariana Álvez Guerra, directora del Centro de Piscología Positiva. “Mientras mayor sea la satisfacción laboral, mayor será el compromiso del trabajador con sus tareas y su motivación se incrementará. El placer por la buena tarea se puede encontrar en cualquier tipo de actividad. Creo que el punto está en saber encontrarle significado y propósito a las cosas que hacemos”, señala.

La piscóloga apunta que, muy probablemente, la “invisibilidad” o los prejuicios contra las personas estén terceros y no en los directamente involucrados. “Tal vez exista más prejuicio por parte de quienes no se dedican a realizar este tipo de trabajos”, señala Álvez Guerra.

La especialista agrega que posiblemente muchas personas que se dedican a estas tareas se sientan realizadas. “No todo es dinero ni estatus, la felicidad se puede encontrar en una vida sin presiones, pero como dije, esto es muy personal y la frustración va a depender de lo que yo desee para mi vida y si soy capaz de alcanzarlo o no”.

Mercado laboral

La fuerza operativa mayor

“Lo que nosotros llamamos cargos operativos suponen el 76% del mercado laboral”, señala Federico Muttoni, director de Advice, la consultora especializada en mercado laboral. Esa vasta fuerza laboral incluye algunas de las categorías más demandadas en el mercado: chofer, vendedor, administrativo, guardia de seguridad, cocinero, cajero, limpiador, ayudante de cocina, cadete, mozo, cuidador/acompañante, operario, auxiliar contable. “Se trata de una mano de obra abundante y que, pese a lo que podría pensarse con los procesos de automatización en boga, tienen mucha demanda”, explica Muttoni. Un caso típico en este sentido es el puesto de cajero. “Aunque en muchos lugares se está pasando al automático, todavía se sigue demandando cajeros para comercios pequeños, restaurantes, etc.”, sostiene el experto. Algunos supermercados comenzaron a instalar cajas automáticas, donde las operaciones son hechas directamente por el cliente ante un monitor de pantalla táctil. Otro puesto que los autos autónomos podrían poner en riesgo si, finalmente, llegan a implantarse es el de chofer. Actualmente encabeza la lista de puestos demandados por las empresas. “Lo que ha crecido exponencialmente son los puestos de reparto en moto y, en general, todos los relacionados con la distribución de mercadería”, apunta el experto. Trabajadores “invisibles” que por ahora son mayoría.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)