Comportamiento

El amor en tiempos de Instagram

Expertos advierten sobre nuevos modos en que se construye una identidad virtual mientras que los millennials admiten nuevos desafíos que complican sus parejas.

Que no pongan foto de la pareja suele ser motivo de conflicto.
Que no pongan foto de la pareja suele ser motivo de conflicto.

Voy a cumplir un año de novia y no tiene ninguna foto conmigo. De repente sube una historia a Instagram, pero no tiene ninguna foto. Obvio que me afecta", dice Josefina (23), quien prefirió reservar su identidad. "Uno creció con Internet y las redes sociales, entonces igual necesita tener validación ahí", dice. Si bien no se trata de una obsesión, sí es un tema recurrente en su relación de pareja.

"Me da un montón de inseguridad. Aparte de que sube fotos con sus amigos, de su perro o viendo fútbol. Todos sus intereses. ¿Por qué esas cosas clasifican y yo no? ¿Cuál es la diferencia?", explica. "Él me dice que no necesita que el mundo se entere porque nuestra relación está bien así, y, es verdad, nuestra relación está súper bien, pero para él no es tema y hasta cierto punto me empiezo a pasar el rollo de que me está escondiendo", agrega.

¿Por qué le pusiste like a su foto? ¿Qué hace en tu historia? ¿Por qué no subís una de nosotros? Preguntas como estas se han vuelto cada vez más recurrentes en parejas que manejan redes sociales, sobre todo entre los más jóvenes.

Con Instagram, Facebook, WhatsApp y Twitter como aplicaciones fijas en los celulares de prácticamente todos, tiene sentido que las relaciones se extiendan a esos medios.

Para la psicóloga experta en niños y jóvenes Varinia Signorelli, la separación que antes se hacía entre relaciones reales y virtuales ya no existe. "Se decía que las personas tenían relaciones virtuales, falsas. Ahora nos damos cuenta de que no, que una relación virtual se evidencia del mismo modo que una real. Me puedo deprimir si me peleo con alguien online, puedo enamorarme por WhatsApp, eso pasa ahora", explica.

Sin embargo, advierte, esto produce en las personas estar siempre "híper alertas". "Sí, he visto clínicamente que genera cuadros de ansiedad y, por lo mismo, una inseguridad muy grande, lo que lleva a estar revisando qué es lo que está pasando en mi relación. No solo en temas cara a cara o día a día, sino también la valoración social. La relación ante los demás", explica.

En 2014, el Pew Research Center encontró que, a nivel general, los adultos jóvenes son más propensos a declarar que Internet ha tenido un impacto en su relación de pareja. De hecho, el 45% de los encuestados entre 18 y 29 años que ya tenían una relación seria afirmaron que sí ha sucedido.

Lorena (25) lleva tres años en un compromiso serio, pero todavía le inquieta que su novio no lo demuestre en sus redes sociales. "Me molesta que sí suba fotos o historias a Instagram cuando está con sus amigos o en la universidad, y que valide a otra persona antes que a mí", cuenta. "No me siento amenazada de que vaya a llegar otra persona y que me lo vaya a quitar, pero sí me siento un poco escondida con ciertas actitudes", dice. Al manifestarle a él su angustia debido a este tema, él le explica que su relación pasada fue muy mediática y que no quiere volver a experimentar lo mismo.

"Ahí la validación no viene de la pareja, sino que de lo que piensen los demás", argumenta Daniel Halpern, director del think tank Tren Digital. "Estoy convencido de que realmente hay un cambio en la manera de relacionarse. Mi punto es que si estás validando estas formas, finalmente vas a depender de un círculo de recompensa externa y no interna", explica. "Y yo no lo veo como un ciclo natural de las cosas, sino como que alguien lo hace con un esfuerzo súper dirigido", agrega.

Arturo Arriagada, doctor en sociología y profesor de la Facultad de Comunicaciones de la Universidad Adolfo Ibáñez señala que "en el fondo, subir la foto tiene que ver con generar ese momento afectivo. Pasar de tener la foto del novio o novia en la billetera a tenerla en Instagram tiene que ver finalmente con una misma motivación de atesorar el momento y validarlo socialmente, querer que los otros te aplaudan".

"Lo que sí me parece interesante es la necesidad de afectividad. Cómo en estas plataformas se instala un clima en el que lo único que cabe tiene que ver con una comunicación súper afectiva, casi híper sensible, como qué bueeeenoo, qué liiiindoos, que es la base de la comunicación que se instala allí", señala. 

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)

º