COMPORTAMIENTO

Amistad, una variable de ajuste

A diferencia de la mujeres, los varones tienden a perder contacto con sus amigos con el paso del tiempo, según estudios realizados en Estados Unidos. ¿A qué se debe?.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
A veces pasan mejor con sus parejas que con sus pares.

Un feriado como el próximo 25 de agosto puede convertirse en motivo de un encuentro entre amigos que no siempre tienen un contacto fluido durante el resto del año, pues como advierten los psiquiatras norteamericanos Jacqueline Olds y Richard Stanton Schwartz, es común que los varones, al casarse y formar familia, vayan espaciando la vida social que no incluye el compartir el trabajo o el deporte.

"Nuestros estudios mostraron que los hombres estaban tan atrapados en el trabajo, construyendo sus carreras y estando más involucrados con sus hijos de lo que habían estado sus padres, que algo debía ceder. Y lo que cedió fueron las conexiones con los amigos hombres", comentó Stanton Schwartz en una reciente entrevista a The New York Times.

Stanton Schwartz y Olds son los autores del libro The Lonely American: Drifting Apart in the Twenty-First Century (El americano solitario: distanciado en el siglo XXI), que se basa en estudios que muestran que el descuido por las conexiones sociales es cada vez más frecuente entre los hombres que tienden a construir fuertes lazos con sus parejas y que, al mismo tiempo, invierten buena parte de su tiempo en el desarrollo profesional. Para muchos, el casamiento o el inicio de una convivencia bajo un mismo techo señala el momento en que la periodicidad de la salida con amigos se va haciendo más laxa.

Martín Balza, abogado de 34 años, reconoce que desde que está en pareja redujo el tiempo que pasa con amigos. "No fue un proceso inconsciente, sino más bien una elección —comenta—. La verdad es que en la mayoría de los casos la paso mejor saliendo con mi pareja que con mis amigos. Sobre todo los fines de semana. Distinto es cuando la razón de juntarse es jugar al fútbol o el caso de un asado entre amigos. Con mi pareja comparto consumos culturales que con la mayoría de mis amigos (sobre todo los más antiguos) no comparto: el teatro, el cine, ver una serie.

"A los que veo más seguido hoy es a los amigos con los que comparto los mismos intereses", agrega Martín, y aporta como ejemplo al grupo con el que periódicamente sale a comer: "Nos juntamos con el leitmotiv de descubrir diferentes lugares para comer, lugares que además no iría con mi pareja", aclara.

Para Mariano Vaca, empleado gastronómico de 36 años, el inicio de la vida en pareja también marcó un antes y un después. "Cuando empecé a convivir con mi actual esposa me fui alejando de otros grupos sociales que fui haciendo", cuenta Mariano. "Supongo que será porque las amistades no eran tan fuertes y, también, porque comencé a tener más planes en pareja, tanto salidas gastronómicas, viajes o, simplemente, permanecer en casa tranquilos. Conservo mis amistades de la infancia, aunque a la mayoría no los veo muy seguido porque no viven en mi misma ciudad".

Federico Arabia, de 42 años, jefe de Recursos Humanos, afirma que conserva sus amigos de la infancia, aunque, reconoce, no los ve muy seguido. "Son varios los motivos: distancias, tiempos y muchas veces el deseo de conservar ese lindo recuerdo de lo que fue la infancia, de las travesuras y los dolores de cabeza que le dábamos a nuestros padres o maestros. Mi hermano de la vida se llama Rodrigo, que es actualmente un reconocido disc jockey, por lo cual maneja horarios a contramano de nuestras vidas".

"Las amistades entre hombres suelen estar basadas en las actividades compartidas, como el trabajo o el deporte, y no en lo que les sucede psicológicamente —sostiene Jacqueline Olds, en el libro—. A las mujeres se les enseña que pueden hablar libremente entre ellas, pero no pasa lo mismo con los varones."

Para el psicoanalista Ricardo Rubinstein esto último está cambiando (y para bien). "Es antiguo eso de que los hombres no hablan de sí mismos ni de sus sentimientos; es un modelo de masculinidad arcaica, que creo que ha sido mayormente dejado de lado. Hoy hay mucha apertura en el hombre a hablar de lo afectivo". 

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)