NOMBRES

Adam Lambert: El joven que se ganó la corona de Queen

Brillante, extravagante y abiertamente homosexual. Tres cualidades que emparentan a Adam Lambert con Freddie Mercury. La cuarta: el grupo Queen

Adam Lambert
Frontman. Adam Lambert comiéndose el escenario con Queen. Lo mismo que ha hecho desde que fue descubierto en un reality show..

"Pase lo que pase, seguiremos adelante. Todo el grupo tiene ese instinto de supervivencia. Si de repente me fuera, me reemplazarían. No sería fácil ¿no?” Las palabras proféticas del cantante Freddy Mercury tardaron muchos años en hacerse realidad, pero finalmente se cumplieron, de forma cabal.

“Encontramos a Adam Lambert de pura casualidad”, comenta el baterista de Queen Roger Taylor en el documental de Netflix The show must go on (“El show debe continuar”, 2019). “De repente podíamos hacer lo que queríamos y tener a alguien que actuara como un foco y un canal”, agrega el guitarrista Brian May.

En sus años de gloria, Queen abarcó muchos estilos musicales, desde las baladas al rock pesado, pasando por la ópera, el gospel y el funk. Fue la banda más popular de la década de 1980, en la que según afirman muchos hicieron la mejor presentación en vivo, al tocar en el estadio de Wembley para miles de millones de personas que siguieron por televisión la transmisión del Live Aid.

El mundo creyó que después de esa actuación nadie detendría a Queen, pero muy pocos, un puñado, sabían que el final estaba cerca, con la muerte de Freddie Mercury a causa del Sida. Aunque luego se le rindió tributo en un concierto en el que intervinieron varios cantantes de la talla de Robert Plant, Elton John o Axl Rose, todos sabían que Mercury era irremplazable.

Brian May impulsó después una serie de actuaciones bajo el título Queen + Paul Rodgers, en las que el fundador de bandas como Free y Bad Company mostró estar a la altura de las circunstancias al pararse frente al micrófono. Pero no en el podio de Freddy Mercury, como era de esperarse. Los sobrevivientes de la banda se sumergieron después en un prolongado período de escasa actividad. Hasta que un chico que salió de un reality show, Adam Lambert, les cayó como anillo al dedo.

“No lo pedimos, no lo buscamos. No teníamos una receta o lista de requisitos. Simplemente apareció. Y podía hacerlo todo”, recordó Brian May en una entrevista.

Gracias a Adam Lambert, quien comenzó a tocar con sus ídolos (y los ídolos de su padre) a la edad de 27 años, Queen tuvo un espectacular regreso a los escenarios. El éxito y los millones se acrecentaron aún más con el estreno en 2018 de la película Bohemian Rhapsody, un éxito rotundo de taquilla que conmovió a los amantes de una de las bandas más grandes del rock británico. Y que la dio a conocer a las nuevas generaciones.

En la presentación de los Oscar 2019 se subieron al escenario para dejar al público boquiabierto. We Will Rock You y We Are the Champions se sucedieron en un número breve en el que sorprendió especialmente el joven cantante, oriundo de San Diego, California.

Pero además, la banda presentó un sonido fresco, renovado. Se notaba la energía que fluía; la magia, como se acostumbra a decir entre los músicos.

Lambert y May
Adam Lambert y Brian May: la energía que fluye.

Un sueño hecho realidad

En 2009, Roger Taylor y Brian May fueron invitados al último programa de American Idol para tocar junto a los finalistas, uno de los cuales era Adam Lambert, con quien los veteranos músicos tuvieron química inmediatamente. Para ese entonces, el bajista John Deacon se encontraba retirado de la industria musical y había dejado una carta en blanco a sus excompañeros de ruta, por si querían seguir tocando con el nombre Queen.

Pero el camino para Lambert, quien salió segundo en el certamen, no fue fácil. Su primera gran actuación fuera del concurso de talentos tuvo lugar en los American Music Awards de 2009. En ella, hizo algunas coreografías cargadas de erotismo y besó a un bailarín en la boca mientras cantaba For your entertainment, canción que le daba nombre a su primer álbum solista. En su imaginación había sido solamente un gesto audaz dentro de un número musical, algo que en 2009 no iba a escandalizar a nadie. Pero lo pagó caro y varias de sus actuaciones agendadas fueron canceladas.

Cuando nada le salía bien, recibió un llamado salvador, del que no se olvidará jamás: querían que fuera el remplazo de Paul Rodgers. No de Freddy Mercury. La idea de May y Taylor era volver al ruedo bajo el nombre Queen + Adam Lambert.

En 2013 la banda se presentó como cabeza de cartel en el festival iHeartRadio en Las Vegas, obteniendo excelentes críticas por parte de la prensa. The Washington Post, por ejemplo, dijo que Lambert “estaba listo para el trono”. Además de ser un cantante fenomenal, compartía otras cosas con Mercury: era extravagante y abiertamente homosexual. Y la reina volvió a embelesar a sus súbditos en cada presentación. Dentro del reino y mucho más allá de la Commonwealth.

“Cuando subo al escenario con ellos me debo pellizcar. Pienso: ¿Dios, es la vida real? ¿O es solo una fantasía?” De esta forma, el cantante (hoy de 39 años) se dirigió al público en uno de los conciertos junto al viejo Queen. Y con gran humildad, agradeció al auditorio por darle una oportunidad: “Siempre habrá un único dios del rock, Freddie Mercury. Su voz era única en un trillón”.

Lambert y Queen
En cada presentación, sobre el escenario o detrás de él, Brian May, Roger Taylor y Adam Lambert se han encargado de elogiarse mutuamente. 

Un concierto presencial la semana próxima

Adam Lambert encabezará la semana próxima un festival de tres días centrado en la cuarta celebración anual del Día de Stonewall, para elevar la conciencia y el activismo LGBTQ+.

La “revuelta de Stonewall” consistió en una serie de manifestaciones espontáneas y violentas en protesta contra una redada policial que tuvo lugar en la madrugada del 28 de junio de 1969 en el pub conocido como Stonewall Inn, ubicado en el barrio neoyorquino de Greenwich Village, muy frecuentado por la comunidad gay.

Lambert fue anunciado como el anfitrión del Stonewall Day 2021 en enero, aunque, en ese momento, el evento estaba programado para realizarse virtualmente. Ahora será un concierto presencial de tres días, que tendrá lugar del 4 al 6 de junio en el Los Angeles Memorial Coliseum. Según informó el portal Ezanime.net, el concierto seguirá todos los protocolos de salud y seguridad del condado con respecto a la COVID-19.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados