Einstein para principiantes

La Relatividad en la vida diaria

Menos matemática y más sentido común para explicar una ecuación famosa.

Christophe Galfard

Escribió Ernesto Sábato —físico, además de escritor— que una de las cosas más difíciles de explicar al hombre común es la Teoría de la Relatividad, de Einstein. Tan difícil que es casi seguro que cuando el que recibe la explicación tiene claro el tema, eso que entiende ya no es la Relatividad.

En Para entender a Einstein, Christophe Galfard (París, 1976), doctor en Física por la Universidad de Cambridge —su tutor de tesis fue Stephen Hawking— , devenido luego popular divulgador científico, aborda el tema de modo claro, ameno y por momentos poético.

Galfard prescinde de fórmulas matemáticas, que ahuyentarían al lector común, y prefiere basar sus explicaciones en ejemplos de la vida cotidiana. El más útil a la hora de definir de qué se está hablando cuando se habla de relatividad, ya lo había manejado Galileo: un pasajero encerrado en el camarote de un barco no tendría manera de saber si el buque se desplaza (ni hacia dónde ni a qué velocidad). En cambio, en un vehículo abierto, se percibe el desplazamiento, en relación a los accidentes del terreno, que permanecen fijos.

Desde ese punto de partida y con ese método, el autor muestra que si bien la genialidad de Einstein marca un antes y un después, no se trata de un genio que surja de la nada, sino que su aporte sería imposible de no haberse construido antes una larguísima cadena de curiosidad, pensamiento e investigación. Importa el rescate que Galfard hace de la figura de James Maxwell (Reino Unido, 1831 – 1879) quien formulara el concepto de electromagnetismo.

El estilo de Galfard tienta al lector a pensar al modo einsteiniano, es decir, planteándose hipótesis que se aparten de lo que es obvio a la intuición. No todo queda claro a la primera lectura, porque se trata de temas complejos y porque la educación científica del uruguayo promedio deja mucho que desear, pero en un tiempo en el que vuelven a la carga el terraplanismo, el fundamentalismo religioso y otras supersticiones, un libro que invita a pensar siempre es parte de la solución, y no del problema.

Cierra el volumen una breve pero sustanciosa bibliografía, en la que Galfard tiene el tino de indicarle al lector el grado de dificultad de cada texto incluido.

La ilustración de cubierta, de David de las Heras, y el diseño gráfico, a cargo de David Anglès, hacen de este librito un muy agradable objeto, desde el momento mismo de tenerlo entre manos.

PARA ENTENDER A EINSTEIN: Una emocionante aproximación a E=mc2, de Christophe Galfard. Blackie Books, 2017. Barcelona, 96 págs. Distribuye Océano.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados