columna de eduardo milán

Hacia la realidad no mítica, real

La trágica canción de Chico Buarque.

Eduardo Milán

Y toda la realidad no mítica, real, del otro lado, de todo el otro lado, está escrita en “Construção” de Chico Buarque. El lado limítrofe de la lengua portuguesa que se habla en Brasil. Hasta hace algunos años los uruguayos y los argentinos consideraban a los brasileños como extraños. Son extraños, es decir, hedonistas. Los consideraban no latinoamericanos. Son latinoamericanos, descubrieron el cuerpo algunas décadas antes. El "Manifiesto Antropófago" (1928) de Oswald de Andrade hoy es considerado una especie de talismán de la cultura latinoamericana. Adelantado en todo, Oswald de Andrade dice allí: “Tupí or not tupí. That is the question”. Eso produce una especie de fruición erótica en los investigadores poscoloniales 90 años después, un roce epitelial con cachondeo al notar que la propia arrogancia de una lengua, el castellano, una de las más duras que el mármol a mis quejas para la poesía, desdeñó toda una cultura de una raíz poética sin parangón. La nuestra está en hilachas, Chajá. Y la raíz poética brasileña es rizomática como ninguna. La poesía se va por las ramas de la música siguiendo el sonido, no el capital que representa una Real Academia. La música negra uruguaya es igual. Pero hay algo en “Construção” que no conozco en ninguna otra canción: la tragedia. Parece que la tragedia es tan grandiosa que teóricamente necesita páginas y páginas, espacios y espacios. No es así. “Construção” tiene una forma permutacional fácil de entender. Chico Buarque intercambia posiciones estróficas de sustantivos y verbos y crea lo que para Foucault es el ser del lenguaje. El ser del lenguaje es una telaraña cuyo sujeto va ocupando todos los lugares de la existencia hasta precipitarse en el vacío del asfalto. El sujeto del lenguaje es un albañil pero Chico Buarque -Chico, como le dicen todos en Brasil: nunca vi un brasileño que llame a Chico Buarque- nunca dice que es un albañil. Es un sujeto faltado en su función vital. Otro ser al que le faltó un as en la manga de la vida para sobrevivir, asfaltado. Chico -yo soy hijo de brasileña- contiene la emoción la canción completa. Rogério Duprat, un genio que venía del Tropicalismo hasta abandonar la música, libera todo lo que contiene Chico en un arreglo de vientos y metales digno de Villalobos y Carlos Chávez. El grupo MPB4 es el coro de una tragedia no sólo griega, total. Esta canción trágica es uno de los más conmovedores poemas que escuché y oí. “Construção” es el fin de la canción neutral que habla de lo que no hace. Es una canción que se construye mientras avanza. El hombre es sujeto de las permutaciones que le son posibles a su canción. Cuando se acaban las posibles, fin del hombre y la canción de su vida.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)