Poemas inéditos

Algunas piezas de Idea Vilarino de niña a mujer

Una selección poemas de Idea Vilariño, inéditos, recobrados de varios archivos de la Biblioteca Nacional, en un proyecto que llegará a libro.

Idea Vilarino
Idea Vilariño

"Cortinita de cretona"

Cortinita de cretona
la que cubre mi ventana
que corro por la mañana
para dejar que entre el sol.
Cortinita de cretona
de flores rojas y verdes
que en los días en que sufro
tapa del cielo el fulgor.
Cortinita de cretona
que conmigo ríe y llora.
Cortinita de cretona,
la que tiene corazón.

(1931)

"Y a pesar de tus ojos"

Y a pesar de tus ojos no comprendes lo triste
de esperar soledades en un mundo repleto,
curvado como un junco derrotado y marchito,
de estarse así vacío, cerrado, mudo, quieto.

Yo vegeto en las horas sin gloria de mis tardes
y sueño en los silencios sin besos de mis noches
y espero, espero siempre no sé qué soledades,
no sé qué soledades sin besos y sin nombres.

Soledades, silencios de mi vida hacia adentro
simientes milagrosas del temblor de mis versos,
soledades, remansos sin luces y sin ecos,
selladas sobre el pozo de mi mundo secreto.

Y a pesar de tus ojos no comprendes lo triste
de esperar soledades en mi mundo repleto,
de esperar abrumado noches de soledades
sin caricias de manos ni ternuras de besos.

Yo no sé qué tristezas voy soñando vencida
por un mundo poblado de no sé que embriagueces
no sé qué soledades de lunas detenidas
frente a tus ojos mudos que ya no me comprenden.

(1937)

"Hombre"

Hombre:
antes de conocerte en tu envoltura
ya te había presentido.
Vagando entre mi parte de luceros
encontré tu camino.

Ahora
después de hallarme junto a ti
y tan lejos,
por las noches, tus ojos
vagan oscuramente por mis sueños
tan altos y tan hondos.

Tal vez tú ignores que es casi deseo
esa luz casi mística
ese fuego sin fuegos
de tu honda mirada metafísica.

Hombre:
Yo sé que nunca llegaré hasta tí
más que como a la estrella
porque estás tan lejano
tan lejano y tan alto como ella.

(Dedicado al poeta Emilio Oribe, que fue su docente de filosofía, y con quien más adelante tendría un vínculo amoroso. 1939)

"Tú, que estás solitario"

Tú, que estás solitario, lejano, triste y pálido,
que de día y de noche vas recogiendo estrellas,
que cimentas tu torre alta como ninguna
con cimientos tan altos como nunca se vieran.

Tú que sacas de día tierra roja y pesada
y en tus noches de pájaros dejas caer tus piedras
al abismo que abriste con tus manos delgadas
como flores sin pétalos armoniosas y eternas.

Tú que pareces hecho para mirar estrellas
o pensar junto al mar o vagar en silencio,
decir no sé qué cosas, oír no sé qué músicas
cortar no sé qué rosas, soñar no sé qué sueños.

Tú que eres una flor que un día dará un fruto
acabado y durísimo lo mismo que una perla,
y que vives al borde de todos los abismos
y los ves y no caes, los mides y no tiemblas.

Tú que está triste, pálido, solitario, lejano…

(Dedicado a Manuel Arturo Claps, 1941)

"La tarde es un océano"

La tarde es un océano bajo el sol que se esconde
en los últimos tonos y en los rayos más finos.
En el campo las tardes dan horas increíbles
y las noches embriagan como el más dulce vino.

El vasto campo curvo como una dulce fruta
se duerme en líneas lentas de mujer o de nido.
Flota una luz dorada, después pozo de estrellas,
sobre el agua dorada, después oscuro abismo.

De la tierra indecisa ascienden lentamente
una paz infinita y un silencio infinito.
Siento el ama pequeña como una flor silvestre.
En mí como en la tarde nada es definitivo.

(1941)

"El mar"

Tan lentamente el mar
tan arduamente,
El lento mar inmenso.
Tan largamente;
en sí,
cansadamente
el hundo mar eterno.
Lento mar
hondo mar
profundo mar inmenso.

Tan lenta y honda y largamente
y tanto
insistente y cansado ser cayendo
como un llanto pausado
sin fin
pesadamente
tenazmente muriendo.

Va creciendo sereno desde el fondo,
sabiamente creciendo,
lentamente, hondamente, largamente,
pausadamente
mar,
arduo, cansado mar,
padre de mi silencio.

(1942)

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados