Documental de Ken Burns y Lynn Novick

La nueva guerra de Vietnam

Una exploración de los mitos y las razones detrás del conflicto

Guerra de Vietnam

Mucho se ha hablado de la guerra de Vietnam, un conflicto que marcó la segunda mitad del siglo XX e involucró de forma directa a vietnamitas y norteamericanos. Porque la ceguera que imponía la Guerra Fría, esa que dividía al mundo en dos bandos -capitalistas y comunistas- demonizaba al adversario hasta límites que hoy parecen increíbles. El documental La guerra de Vietnam de Ken Burns y Lynn Novick (Netflix) explora los mitos y las razones detrás de ese conflicto. Dividido en diez capítulos de más de una hora, se remonta hasta el año 1858 y llega, 16 horas y 30 minutos más tarde, hasta la caída de Saigón en 1975.

Novick y Burns presentan un producto adictivo, donde el accionar de los protagonistas políticos es tan disparatado que el espectador queda prendido esperando un nuevo dislate, o una mentira de mayor tamaño. Por ejemplo cuando expone las mentiras de los presidentes norteamericanos Lyndon Johnson, Nixon, o las del líder norvietnamita Le Duan -que desplazó a Ho Chi Minh e impuso una política militarista, una que forzaba a su gente a una ofensiva tras otra provocando miles de muertos. O el origen de los “plomeros”, esa unidad de sabotaje y espionaje que Nixon creó y que, en su impericia, terminó desatando el escándalo de Watergate, y que pocas veces se asocia a esta guerra. O por qué la guerra la pelearon los más pobres. El análisis de las causas por las cuales ciertos jóvenes en Estados Unidos no podían escapar de ella mientras otros, gracias a sus contactos o posición social, lograban evitarla (con nombres muy conocidos, aquí revelados) expone un tema que suele evitarse. Algo similar sucedía entre los norvietnamitas. Mientras los sectores campesinos eran presa fácil de los discursos nacionalistas y patrióticos, los integrantes de la nomenklatura comunista enviaban a sus hijos a estudiar a Moscú para salvarlos de la guerra.

El mayor logro, sin embargo, está en los testimonios y en la reconstrucción de historias de vida, sean soldados, guerrilleros o seres casi anónimos de todos los bandos, mujeres y hombres. Un soldado norvietnamita, hoy anciano, recuerda el día que observó desde su escondite en la selva a soldados norteamericanos llorando por uno de sus camaradas caído. “Ahí me di cuenta que también eran seres humanos” confiesa.

En La guerra de Vietnam los realizadores mantienen la distancia justa, un tono irónico cuando se trata de cuestiones políticas, y uno respetuoso, humano, con los protagonistas de a pie. La presencia al final del escritor Tim O’Brien, ex combatiente y autor del magnífico libro Las cosas que llevaban los hombres que lucharon, diciendo cosas que hace 20 años eran impensables, le da un cierre poético. Así, como al descuido, logran renovar la Historia.

LA GUERRA DE VIETNAM, un documental de Ken Burns y Lynn Novick. Florentine Films, 2017. Disponible en Netflix.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)

º