Primera traducción al castellano

Novedades sobre Hannah Arendt

Un texto breve que también es síntesis de una zona esencial de su obra.

Hannah Arendt

Johanna Arendt (Hannah) nació en una familia judía, en una localidad alemana cercana a Hanover en 1906, y falleció en Nueva York en 1975. Su obra, brillante y controversial, sigue teniendo una importancia clave en la comprensión de algunos fenómenos del siglo XX tales como el totalitarismo, el Holocausto y la cuestión judía, la Guerra Fría y los debates acerca de la democracia y la libertad. Si bien siempre se negó a ser considerada una filósofa y fundamentó con insistencia su rol de cientista política, sus libros, sus intercambios epistolares con pensadores de la talla de Karl Jaspers y Martin Heidegger (de quien fue amante en su juventud), y sus múltiples aportes intelectuales, permiten estudiarla en el marco del pensamiento filosófico contemporáneo.

Los orígenes del totalitarismo (1951) fue el título que la hizo conocer en un amplio círculo de lectores. En él abordó el nazismo y el estalinismo, y trazó sus puntos de contacto así como aquellos que vagamente los diferenciaban. Pero fue con Eichmann en Jerusalén. Un informe sobre la banalidad del mal (1963), libro que recogió sus crónicas escritas para The New Yorker sobre el juicio al criminal nazi en 1961, que la hizo famosa y blanco de duras críticas de buena parte de la colectividad judía. También en 1963 dio a conocer Sobre la revolución, donde analizó los procesos que llevaron al fracaso de la Revolución francesa y al éxito de la Revolución americana.

Traducido por vez primera al castellano, el breve texto La libertad de ser libres —que su epiloguista, el filósofo alemán Thomas Meyer, supone escrito en 1967—, Arendt retoma el tema de las revoluciones, en primer lugar frente a la crisis del imperialismo colonial, para volver a la comparación de lo ocurrido en Francia y Estados Unidos. Traza una suerte de etimología política del término, a la vez que, fervorosa kantiana, lo vincula con el concepto de libertad, tanto en su sentido literal como en el que concurre a asegurar el éxito de los movimientos de cambio, más allá de la violencia con que ellos se manifiesten.

Para Arendt —quien descreía de la democracia representativa en apoyo de una república de consejos y en la municipalización de las decisiones— la libertad de ser libres se basa en la participación de los individuos en los “asuntos públicos”. Meyer sostiene que este ensayo es “una prolongación coherente” del pensamiento de Arendt, y como tal, una síntesis de una zona esencial de su obra.

LA LIBERTAD DE SER LIBRES, de Hannah Arendt. Taurus, 2018. Barcelona, 87 págs.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)