Memorias de Neil Young

Músico al volante

Poco de música, mucho de autos.

Neil Young

Luego de El sueño de un hippie, primer libro de memorias escrito por Neil Young (reseñado en El País Cultural Nº 1287), el músico resolvió publicar un segundo tomo de la historia de su vida. Nacido en Toronto, Canadá, Young tiene una carrera tan particular como importante en la música norteamericana. De carácter fuerte y temperamental, sus peleas con otros músicos terminaron con su salida de bandas y proyectos. Así lo hizo con Buffalo Springfield, Crosby, Stills, Nash and Young (o como siempre dice David Crosby "y a veces Young") e incluso The Stills-Young Band, banda que armó junto a Stephen Stills, a consecuencia de una pelea con Crosby y Nash, con la que grabó un excelente álbum y a la que abandonó en medio de la carretera en una gira. El escueto telegrama que le llegó a Stills sugería que se comiera un durazno antes de continuar la gira en solitario. En Special Deluxe. Mi vida al volante, el músico cuenta su relación con los autos viejos, un tema que lo apasiona, y los perros que lo han acompañado en su vida. El libro bien pudo llamarse "Sobre autos y perros". Entre esas historias y dibujos hechos por el autor que ilustran cada modelo de auto que compró, repasa en forma muy ligera su carrera. El tono es coloquial, casi de relato oral, sin profundidad.

Su niñez y juventud son las partes más interesantes del libro. Ese adolescente que juntaba monedas para gastarlas en una rocola escuchando una y otra vez "Four Strong Wings", canción de Ian Tyson que interpretaba junto a su esposa en el dúo Ian & Silvia, mientras fantaseaba que un día sería él quien la cantaría sobre un escenario. Terminó grabándola en el álbum Comes a time (1978) siendo uno de sus grandes éxitos. Recuerda que por 1967, junto a Buffalo Springfield, tocó los mejores conciertos de su vida pero nunca explica las razones de los abandonos de la banda. Apenas reconoce que siempre tuvo un carácter difícil. Cuando la historia de su carrera en la música se vuelve interesante, aparece un nuevo auto y el detalle de cómo fue comprado, sus características, lo que gastaba de gasolina y la cantidad de CO2 (Dióxido de Carbono) que lanzaba a la atmósfera en cada viaje. Las historias del músico, al quedar siempre en la superficie, no alcanzan para mantener el interés y solo cuando deja descansar un poco a sus modelos de colección, Young que escribe en forma correcta logra atrapar la atención del lector.

Resulta contradictorio su amor por los autos clásicos de alta cilindrada y gran consumo de gasolina mientras el mundo toma conciencia de la agresión que ésto provoca a la ecología, contribuyendo al calentamiento global del planeta. Luego, en un último y largo capítulo, relata su viaje a través de Estados Unidos en un Continental descapotable de 1958 al que bautizó señorita Pegi con motor a energía eléctrica.

En este libro, como en el anterior, Young prefiere no contar sus rincones oscuros. Su vida no ha sido fácil, tuvo un hijo con parálisis cerebral con la actriz Carrie Snodgress y otro con Pegi Morton Pegi Young como se la conoce de igual condición y tetrapléjico. Con Pegi, de la que se divorció luego de treinta y seis años de matrimonio, fundó una escuela para niños con ese tipo de problemas. Se ha embarcado en causas y peleas que considera justas. Sus pronunciamientos contra la guerra y contra algunos presidentes norteamericanos como George W. Bush son famosas. Así quiere que se lo recuerde: preocupado por este mundo y sus contradicciones, amante de la música, los autos clásicos y los perros.

SPECIAL DELUXE. Mi vida al volante, de Neil Young. Malpaso, 2015. Barcelona, 372 págs. Distribuye Océano.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)

º