NOVELA CURIOSA

Un lugar común para Philippe Claudel

Reedición de una novela sin nombres propios, donde el Investigador debe resolver una serie de suicidios en una empresa. Un ejercicio de Claudel sobre la alienación, tratando de emular a Kafka o Kadaré.

Philippe Claudel
Philippe Claudel

En esta novela no hay nombres propios. El protagonista es un Investigador que llega a una ciudad con el objetivo de aclarar una serie de suicidios en una Empresa, se aloja en un Hotel raro atendido por una Giganta, enfrentándose sucesivamente a las personas y los roles del Vigilante, el Guía, el Policía, la Psicóloga, el Culpable, el Fundador, la Sombra, el Niño, la Multitud, etc., y a un clima indómito y helado. En ese recorrido se topa con dificultades y malentendidos de todo tipo, torpezas propias, desidia ajena, malestares físicos, malos tratos, escenarios que cambian vertiginosamente. Y todo ello, aunque se describa en términos de un calcetín mojado, un café insípido o unos guantes de goma rosa, gira en un nivel de repetición abstracta e inmaterial.

La abstracción en la que sin duda no pensó su autor, Philippe Claudel, es el Lector. Porque La investigación (publicada en 2010, reeditada ahora) es un ejercicio previsible sobre el drama de la alienación humana y los Sistemas que la provocan y perpetúan. Kafka, referente directo, ya lo hizo. Y con más suerte (o estilo) que Claudel lo intentaron el albanés Ismaíl Kadaré o la brasileña nacida en Ucrania Clarice Lispector, que supieron instalar el absurdo universal como centro emocional y letal de un individuo. También Claudel dialoga con los mundos singulares de su compatriota Patrick Modiano buscando esa levedad del sinsentido y la orfandad del hombre en la tierra, pero sin encontrar las palabras, o más bien, encontrando demasiadas. Uno de los escollos de La investigación está a nivel de léxico: exceso de adjetivación, de exasperantes preguntas retóricas, de comparaciones, de frases exclamativas, redundantes e hiperexplicativas de la vacuidad.

Claudel (n. 1962) es escritor y cineasta de relativo éxito, que habla de la literatura como de un arte reconfortante que ayuda a vivir y se declara influenciado por Borges, dato que habría que investigar. Su novela La nieta del señor Linh (2005) —sobre anciano que huye de una innominada guerra en Asia y recala con su pequeña nieta en un país del que desconoce el idioma—, había dejado cautivo a un público numeroso que sintonizaba con el dolor y los buenos sentimientos de los personajes, si bien el peso del lirismo y la sensiblería era notorio. En un sentido análogo, el mismo tonelaje puede advertirse en La investigación, donde la tesis sepulta la historia.

LA INVESTIGACIÓN, de Philippe Claudel. Salamandra, 2010/2018. Tr. J. A. Soriano Marco. Barcelona, 237 págs. Dist. Gussi.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)