Poesía uruguaya

Gera Ferreira, un poeta ya no tan joven

De crecimiento constante, cada obra nueva de Gera Ferreira lo consolida como una de las voces más interesantes de la poesía uruguaya.

Gera Ferreira
Gera Ferreira (foto Katya Peralta)

Cuando en 2009 publicó su primer libro, Imagina el desierto, Gera Ferreira (1981) fue recibido como toda una promesa poética. Diez años después, tras La sensación es un lugar, de 2013, y con su nuevo libro Continuidades, el ya no tan joven poeta tiene en su haber una de las obras más interesantes del medio local.

Licenciado en Letras y crítico, el rigor y la sutileza de sus lecturas se hacen notar, ya desde su primer libro y también en sus textos en verso y en prosa, sin quitarles intensidad personal. Pero en esta entrega logra, sobre todo en los poemas en verso libre de la primera sección —“Continuidades”— una expresión más directa y por momentos coloquial. No en vano preside el apartado una cita de Walt Whitman, poeta democrático e igualitario donde los hubiera. Estos poemas de Ferreira, sin perder la excelencia de sus libros anteriores, ganan en claridad, se hacen más accesibles, sin caer en lo obvio. Y suena convincente al decir que escribe “…para ser de verdad/ atraído por una fuerza incomprensible”.

Escenas cotidianas y cavilaciones que podrían ser las de cualquiera —viajar en ómnibus, caminar por la vereda, comprar el pan, captar el juego de la luz y la sombra, pensar que un día llegará la muerte— le bastan a Ferreira para, en apenas cinco poemas, presentar un cuadro en el que las fronteras de lo inmanente y lo trascendente se borran, sugiriendo la idea de que en el hecho de vivir no hay ningún detalle anodino, para quien se atreva a mirar con los ojos en flor o en carne viva. Como en “Apetito”, por ejemplo, donde el hecho de comer pan y hallarlo gustoso —“el pan más rico que comí”— obliga a homenajear el momento con un poema.

El último poema, “Más allá”, es de una especial valentía en este tiempo de relativismos, al preguntarse por lo que el poeta dejará al morir. Responde: “Quedarás tú/ y este poema/ para cantar”. Todo un acto de fe.

Los textos en prosa de la segunda sección, “Instantáneas”, tiene la virtud de la sugerencia. Con exactitud, Ferreira termina su discurso cuando uno esperaba un remate que lo “cerrara” como cuento breve, y prefiere dejar un clima en el lector, antes que darle un desenlace. Con todo, dos de ellos, “Un bondi que nunca llega”, y más aún “Una canción”, se apartan algo de la norma, sin daño para el conjunto y permitiendo sospechar a futuro, acaso no lejano, un Ferreira cuentista de valía.

CONTINUIDADES, de Gera Ferreira. Fardo, 2019. Montevideo, 36 págs.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados