Reedición necesaria

Elder Silva, poeta en la frontera

Elder Silva, fallecido en 2019, no puede pasar al olvido. Por eso esta reedición es bienvenida mientras los lectores esperan sus inéditos y también sus obras completas.

Elder Silva
Elder Silva

Es justo y necesario que, tras decir lo suyo a sus contemporáneos y tras unos años difuntos, la mayoría de los poetas pasen al olvido. Pero también es sano que haya editores que apuesten contra la muerte, de modo que las nuevas generaciones vayan dando cada una su veredicto, porque una cosa es el olvido bien ganado y otra el corte de puentes con lo de ayer: nadie puede leer —ni juzgar— los libros que dejan de estar disponibles. Por eso es muy buena cosa la reedición de La frontera será como un tenue campo de manzanillas, del salteño Elder Silva (1955–2019).

La metáfora de la frontera, que siempre es mestiza, permite definir bien la obra del poeta nacido en Colonia Lavalleja, de la que este libro es una buena muestra. Silva llegó a ser hombre y poeta de ciudad, sin olvidar sus orígenes rurales, y sin que dejaran de ser tema y paisaje de su poesía. Pudo construir una obra poblada de citas y alusiones cultas —no sólo literarias, sino también musicales y cinematográficas— sin por ello dejar de cantarle a las gentes concretas que amó en su infancia, ni de mentar con respeto sus creencias, como por ejemplo puede verse en el poema “Reincidencia en la tierra”.

Silva es un poeta fronterizo también en lo idiomático, como lo muestran las influencias brasileñas a las que rinde honesto tributo, los giros portugueses y portuñoles y sus muy buenos poemas en portugués, de los que este libro incluye cuatro.

Se lo ha clasificado como poeta exteriorista, esto es, poeta cuya técnica se limita a mostrar un paisaje, aunque sea mínimo, dejando al lector la tarea de captar lo poético. Es cierto, pero en su caso la voz poética deja deslizar apuntes sutiles y certeros, en los que el yo tras el poema dialoga con el lector, o con la mujer que se quiere o se quiso. A veces el tono mezcla ternura y acidez, humor y dolor (“Cardenal diría que al separarnos/vos y yo hemos perdido/y que de los dos, /vos sos la que corrés con la más fea. /Pero yo creo que en nuestro caso/los dos hemos perdido por igual. / Ayer te vi/y he caído en la cuenta de que vos sin mí, /valés tan poco como yo sin vos, / y que juntos/ - juntos y en este estado - /causamos más pánico que la quiebra de un banco.”; “Parodia de Cardenal con variantes”).

Esta reedición es un valioso puente a la espera de los inéditos y las obras completas.

LA FRONTERA SERÁ COMO UN TENUE CAMPO DE MANZANILLAS, de Elder Silva. Civiles iletrados, 2020. Montevideo, 120 págs.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados