Poesía de voces múltiples

Y un día Melville llegó a Jerusalem

Con prosas intercaladas en el texto poético. De eso, y más, trata el poemario de Vicente Quirarte.

Vicente Quirarte
Vicente Quirarte

Hace poco más de un siglo, 104 años, se publicó por primera vez en castellano un libro de poesía que intercalaba prosas deliberadamente incorporadas al texto poético. Su autor, un casi muchacho de 35 años, siempre lo consideró su mejor libro y aun después de haber ganado el premio Nobel seguía pensando lo mismo. El libro se titula Diario de un poeta recién casado y su autor se llamaba Juan Ramón Jiménez.

Me cobijo bajo la sombra de tan frondoso árbol para referirme a Melville en Jerusalem de Vicente Quirarte (Ciudad de México, 1954). Porque más allá de los textos sobre el autor de Moby Dick o sobre Baudelaire, hay una preciosa prosa escrita por una casa famosa, la Villa Diodati; es la casa quien habla, ese hermoso edificio ginebrino donde se reunieron unos ingleses en 1816, entre ellos Lord Byron y Shelley, y donde fue concebido Frankenstein por Mary Shelley.

Además de estos textos en prosa, de los hermosos poemas en verso que incluye el libro, hay también textos que parecen habitar en la frontera entre la prosa y el verso, como las “Variaciones sobre el ángel alado”.

Hay un aspecto que merece destacarse en Melville en Jerusalem, que es la multiplicidad de voces en primera persona que se valen del poeta para hablar. En primer lugar está la voz de Herman Melville. Y también hablan Jeanne Duval, la amante de Baudelaire, y hasta el mismísimo Lord Byron abre su boca antes de cerrar el libro. Lo principal es el efecto de conjunto, tan emotivo, tan lúcido, tan sutil al que llega Quirarte en este libro, gracias a los hermosos poemas que contiene. Por ejemplo:

TODOS somos de nuevo, como el día.
La diaria ablución nos salva de nosotros,
de la criatura infecta que nos vive
y en lo oscuro se nutre de lo oscuro.
Victoria momentánea, brillo eterno
de ser por un instante vidrio, monte,
abierta ventana hacia el desierto.
Sucede en cada minuto un solo instante
en que lo somos todo. Y nos salvamos.

MELVILLE EN JERUSALEM, de Vicente Quirarte. EAFIT, 2020. Medellín, 93 págs.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados