Más de la poeta uruguaya

Desfloración, cópula y misa en Marosa di Giorgio

Misales, de Marosa di Giorgio, se nutre de un erotismo lleno de metáforas.

Marosa di Giorgio
Marosa de Giorgio

De entre los poetas uruguayos del siglo XX fallecidos a principios de este milenio, Marosa di Giorgio Médici (Salto, 1932 – Montevideo, 2004) es notable por conservar y acrecentar el número de sus lectores, en castellano y en varias otras lenguas a las que su obra está siendo traducida. Sin que sus rediciones sean éxitos masivos de ventas, es una escritora “de culto” por ahora lejos de pasar al olvido.

Di Giorgio fue poeta y cuentista, pero es muy difícil encasillarla en uno u otro género, pues sus relatos, de clima onírico, tienen fuerte sugerencia poética, y en sus poemas, la mayoría en prosa, suele haber un mínimo esquema narrativo. Su tema es el erotismo, que desarrolla con unas imágenes, una mirada y por momentos con un humor alucinados que recuerdan al mismo tiempo al surrealismo y a Lewis Carroll, autor de Alicia en el país de las maravillas.

El erotismo de esta escritora es rico en metáforas, muchas de ellas religiosas, católicas, como lo indica el título del libro que aquí se comenta, Misales, y el que la casi totalidad de los textos incluyan en su título la palabra “misa”. Pero el uso de estos términos es heterodoxo. Como señala Mercedes Estramil, en la contratapa: “La religiosidad de este libro es desde luego herética.”

La misa es un sacrificio. Como un sacrificio y a la vez como un casamiento es que los personajes femeninos de estos textos viven su entrega en la cópula, especialmente en la desfloración. Es un instante deseado y temido. Un momento de gloria que se goza y se sufre (no sólo durante, sino también después, por frustración o por nostalgia de un goce irrepetible). Una metáfora que Marosa emplea respecto al sexo de la mujer —“grosella trágica”— deja claro el enfoque. El rol masculino presenta las variantes del enamorado, el obseso, el seductor y el cazador, que en varios casos, tras la consumación, abandonan casi disculpándose, a la hembra. En alguno de los textos, sin embargo, el macho es castrado.

El erotismo de esta poeta reelabora en clave metafórica tabúes sexuales vigentes en sus años formativos, en especial la asociación entre sexo y pecado. El punto de vista de la voz narrativa es ambiguo, pues combina temor y deseo, ingenuidad e intuición. Además de la potente imaginería, hace valiosos a estos textos su lenguaje inusual, de sintaxis extraña, con sutiles influencias portuguesas.

MISALES, de Marosa di Giorgio. Hum, 2021. Montevideo, 180 págs.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados