La escritura de un Capote joven

Debut de un genio del sur profundo

Un adolescente buscando al padre en el mundo rural

Truman Capote

La reedición de Otras voces, otros ámbitos, primera novela que Truman Capote publicó en 1948, con veintitrés años, coloca al lector delante de dos intrigas de relevancia dispar. Una gira en torno a la limitada traducción del argentino Floreal Mazía, que data de 1950 y que en esta edición fue adulterada por una intervención que potenció sus deficiencias. Donde Capote y Mazía escribieron Noon City y Paradise Chapel (locaciones de la historia), Jesús Fever y Little Sunshine (nombres de dos viejos negros), esta copia escribe “Ciudad Mediodía”, “Capilla Paraíso”, “Jesús Fiebre” y “Pequeño Luz de Sol”. Si al criterio de traducir nombres propios se suma la frase “…arroyuelos nauseabundos con nombres de tribus incitas tiempo ha desaparecidas…” es fácil adjudicar a un milagro que el espíritu y el encanto del libro permanezcan. Pero ya se ha dicho que algunos escritores sobreviven a las malas traducciones.

La segunda intriga es la del talento con que Capote apeló a sus experiencias personales para componer, tan joven, una serie de personajes inolvidables y descripciones de ambiente precisas y audaces, sin confundir la relevancia biográfica con la dimensión literaria del mundo rural que conoció en su infancia, cuando el abandono del padre y la vida desordenada de la madre lo llevaron a criarse con unos parientes de Alabama.

La historia es la de Joel Knox, púber de trece años que tras la muerte de la madre viaja a Noon City para conocer a su padre, confinado en un remoto paraje junto a Miss Amy, su primo Randolph, un inteligente y cínico homosexual, la criada Zoo y su abuelo Jesús Fever. Una intensa y ríspida relación con dos vecinas, pero en especial con Idabel, que reproduce la juvenil amistad de Capote con la autora de Matar un ruiseñor, Nelle Harper Lee, carga la historia de una tensión emotiva que se expande sobre innumerables secuencias. La novela tiene la fuerte impregnación del gótico sureño que definieron Faulkner, McCullers, O’Connor, y un despliegue poético que le permite fundir la realidad y los desórdenes de la imaginación en una densa trama de experiencias.

Junto con El arpa de hierba (1951) esta novela se vincula a la zona más conmovedora de la obra de Truman Capote.

OTRAS VOCES, OTROS ÁMBITOS, de Truman Capote, Lumen, 2018, Bs. As., 237 págs.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados