CLÁSICO POLICIAL

Chester Himes le dio a un ciego una pistola

Chester Himes
Chester Himes

Chester Himes  nació en Misuri (Estados Unidos) en 1908 y falleció en Alicante (España) en 1984. Como otros escritores negros de su generación (Richard Wright, James Baldwin) terminó sus días en Europa, resignado o derrotado por el racismo, habiendo declarado alguna vez que “nacer en América no te hace americano”. Siendo muy joven, y tras participar en un robo a mano armada, fue condenado a veinte años de cárcel, de los que cumplió nueve. En la prisión empezó a escribir algunos relatos y en 1945 publicó su primera novela, Si grita, déjalo ir, en la que criticaba por igual a blancos y negros, y a sus inclinaciones por el crimen. Poco tiempo después crearía a los dos personajes que lo acompañaron durante el grueso de su obra, los detectives Ataúd Ed Johnson y Sepulturero Jones, y establecería el neoyorquino barrio de Harlem como escenario central de sus historias.

"La banda de los musulmanes", "Todos muertos" y "Algodón en Harlem" son algunos de los títulos de esa saga, de inmediato éxito y publicados en Francia por Gallimard. Fue París la ciudad que Himes eligió como primer destino en 1953, antes de establecerse definitivamente en la costa del Mediterráneo español. Sus libros se han seguido leyendo y la crítica lo sigue considerando uno de los escritores más importantes del policial. Ahora se reeditó otra de las novelas que reúne a Ataúd Ed y a Sepulturero, "Un ciego con una pistola", en una colección de la casa española RBA que cuenta además con otros clásicos de primera línea como Richard Stark (A quemarropa) o W.R. Burnett ("La jungla de asfalto").

Publicado en 1969, el libro retrata un Harlem en plena crisis donde priman el crimen, la promiscuidad, la pobreza, el fanatismo religioso y algunos movimientos contestatarios crecidos a la sombra de Malcolm X, el líder negro asesinado en 1965. El homicidio de un hombre blanco, la presencia de sectas de la más diversa índole y el accionar poco afortunado de la policía son los carriles por donde transita la acción. El estilo de Himes es preciso y descarnado, no solo en lo que al género policial se refiere, sino también al entorno humano y social: “Por todas las calles sucias y calurosas que corrían paralelas al Harlem Español, hormigueaban los habitantes de aquellos malolientes y calurosos barrios; parecían cucarachas merodeando alrededor de un bote de judías… El pelo se les disolvía en el aire oscuro y caliente, y el sudor resbalaba como grasa por sus brillantes cuellos negros”.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)