CUENTOS PÓSTUMOS DE TOMÁS DE MATTOS

Los caminos de la imaginación

Un grupo de relatos inéditos sobre los que trabajaba el autor antes de fallecer.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
Foto Darwin Borrelli

AL MOMENTO de morir Tomás de Mattos (1947-2016) trabajaba en un volumen de cuentos que la editorial Alfaguara publicó en el mes de setiembre sin introducir correcciones, ni hacerlo explícito, de modo que se trata de textos en proceso de elaboración, solo a medias consumados. Una aclaración editorial hubiera beneficiado el modo en que piden ser leídos.

Después del ambicioso emprendimiento de los dos tomos de El hombre de marzo, dedicados a recuperar la vida de José Pedro Varela, de Mattos escribió la novela Don Candinho o las doce orejas y estos nueve relatos que en su mayoría recuperan historias del interior del Uruguay, con un sesgo marcado por los conflictos de adulterio, vinculados a las riñas de gallos, como en el cuento que dio título al volumen, o narrados por testigos entre los que reaparecen médicos, maestros y abogados, profesiones afines a su mundo narrativo. Es notorio que al momento de ser interrumpidos estos relatos tenían el tema y las anécdotas pero no el giro literario que debía llevarlos a la jerarquía del cuento y la excelencia que de Mattos demostró en otros libros. Son enredos y venganzas pasionales, no ajenas al escándalo picaresco ni a la violencia con destino trágico.

Fuera de ese registro se encuentra un relato de los días de la esposa de Napoleón, María Josefina, narrado por el botánico Aimé Bonpland, responsable de organizar el jardín del castillo de la Malmaison, en las inmediaciones de la ciudad de Rueil, y de recuperar la historia de su origen en las Antillas. El texto es fruto de la curiosidad de de Mattos por Bonpland, y luciría mejor integrado a una novela que como relato independiente.

Otros dos cuentos destacan del conjunto por su mayor grado de consumación. "La venda blanca" narra la visita de un equilibrista y sus dos hijas a La Rochelle en 1785, y un improvisado espectáculo de destreza que lo coloca al borde de la muerte. Aunque no lo menciona de modo explícito el narrador es nuevamente Bonpland. Se trata de un recuerdo de sus doce años y todo el relato está recorrido por la expectativa general, la tensión del episodio y una deriva de sugerencias que desbordan la trama. Es el mejor relato del libro, acompañado por el cuento que cierra el volumen, "El duelo sagrado", ambientado en San Francisco de Borja del Yi, próximo a la ciudad de Durazno durante el siglo XIX. Allí se radicaron guaraníes y guenoas que no habían participado en la revuelta contra Bernabé Rivera, pero libraron una sórdida guerra religiosa cuando el cura del pueblo se llevó una campana labrada por los indígenas, le prohibieron la entrada mientras no la devolviese, y las dos comunidades se propusieron llevar adelante la vida cristiana. Dos iglesias enfrentadas y dos líderes que acaban derramando sangre dan el clima de un relato colmado de paradojas y muy bien llevado.

Los rescates póstumos de textos inconclusos, cuando se trata de notables escritores, pagan el precio de exhibir logros menores. Interesan principalmente por el registro biográfico que, como en este caso, revela las preocupaciones y los caminos de la imaginación de Tomás de Mattos, cuando lo sorprendió la muerte.

VIDA DE GALLOS, de Tomás de Mattos. Alfaguara, 2016. Montevideo. 187 págs. Distribuye Penguin Random House.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)