Libro de virginie despentes

Así se manejan las chicas malas

Una feminista con ideas propias e incómodas

Virginie Despentes. Foto JF Paga ©Grasset
Foto JF Paga ©Grasset

En la tercera ola del feminismo, o surfeando la cuarta con un ímpetu arrollador, llegó Virginie Despentes, teórica coloquial, novelista y cineasta francesa de la que puede afirmarse que llama a las cosas por su nombre. Despentes (n. 1969, Nancy) es autora de libros controvertidos entre los que figuran su novela debut, Fóllame, la trilogía Vernon Subutex y este ensayo subyugante llamado Teoría King Kong (2006). Algunos de sus capítulos tienen títulos provocadores como “¿Te doy o me das por el culo?”, “Imposible violar a una mujer tan viciosa” o “Brujas porno” que dan una idea del contenido. El mismo va en la línea de destrucción del patriarcado y la sociedad neoliberal que postulan las voces canónicas de un movimiento en constante diversificación y polémica. En tiempos de ideología de género en alza quizá no suena más radical que aquella Shulamith Firestone que en los años 70 proponía una total sexualización del individuo con el derrumbe del tabú del incesto y la aceptación de la pedofilia, pero sin duda suena más “feminista” que intelectuales como Camille Paglia (a quien Despentes admira y cita) cuyo feminismo huye de la confrontación de género y califica de atrocidades realidades en puerta como la reasignación quirúrgica de sexo en menores de edad.

Despentes propone un público: “Escribo desde la fealdad, y para las feas, las viejas, las camioneras, las frígidas, las mal folladas, las infollables, las histéricas, las taradas, todas las excluidas del gran mercado de la buena chica”. Y no es que reniegue de las “buenas chicas” sino que cree que no existen. Y nos cuenta una historia: la suya, no conoce ni le interesa ninguna otra. Violada en la adolescencia, Despentes pasó por la negación y la reclusión típicas, luego por el desenfreno y la prostitución, hasta que ese trauma –en parte cultural- cesó cuando leyó un artículo de Paglia hablando del riesgo inevitable de la violación y de la necesidad de desvalorizar su alcance, superarlo y seguir adelante. De ahí en más su manifiesto consiste en perseguir la fortaleza como persona, asumiendo una sexualidad sin trabas que signifique, entre otras cosas, desestigmatizar la prostitución y el porno para que dejen de ser elementos de control de la sociedad sobre los individuos y sus cuerpos.

Teoría King Kong tiene una virtud y es no ser dogmático ni prescriptivo. Los avatares y vaivenes de la vida de Despentes se respiran ahí como una fisura en la piel, un dolor crónico frente al cual la única opción es sobrevivir contra viento y marea. La traducción pertenece a Paul B. Preciado, que es como ha decidido llamarse la filósofa feminista española nacida en 1970 como Beatriz Preciado. Toda una dupla.

TEORÍA KING KONG, de Virginie Despentes. Random House, 2018. Buenos Aires, 2018. Trad. de Paul B. Preciado. Distribuye Penguin Random House.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)