daniele del giudice, un viajero especial

La Antártida y sus infinitos

Por qué las historias del fin del mundo tienen una especial locura y crueldad.

Antártida

El fin del mundo siempre atrae, sobre todo a los viajeros lectores. El sur extremo del continente americano es un territorio real pero también mítico creado por los testimonios de los viejos exploradores del siglo XIX y comienzos del XX. El veneciano Daniele Del Giudice decidió ir hace pocos años a Tierra del Fuego y a la Antártida con la intención de confrontar ese mundo mítico con el relato de su viaje reciente. El resultado es Horizonte móvil, un libro que enfrenta dos épocas. Para ello recupera las crónicas dos europeos, el italiano Giacomo Bove con su expedición ítalo-argentina de 1882, y el belga Adrien de Gerlache a bordo del barco Bélgica entre los años 1897 y 1899. Ambos dejaron cuadernos poco conocidos que Del Giudice reescribe para mayor fluidez.

El lector comenzará a leer con suspicacia los capítulos que intercalan lo antiguo y lo nuevo. Al comienzo no emociona, parece sin ambiciones. Sin embargo, luego de las primeras páginas, empieza a crecer. La naturaleza, brutal e inclemente, se impone. Los horizontes ofrecen visiones, espejismos, y el contraste de épocas va dejando una sensación de extrañamiento. El lector siente que algo se mueve por debajo del texto. "Para nosotros el paisaje siempre es un sentimiento del paisaje, pero lo que aquí llamamos paisaje no brota de la conciencia, sino que la altera y le impone otra dirección. Por eso las historias antárticas con tan nerviosas" cuenta Del Giudice. "Tierra del Fuego no ofrece al viajero monumentos, sino naturaleza e historias, y las historias tienen una especial locura y crueldad".

Resultan conmovedoras las descripciones que Bove hace de los indios yaganes, plenas de prejuicios. Son "salvajes", una "raza mezquina", donde la poligamia o los matrimonios precoces entre ellos son "la causa del empobrecimiento físico". De Gerlache vibra al relatar el desafío náutico que implica navegar esos estrechos, y lo hace de forma didáctica. Julio Verne se habría basado en este relato del belga para escribir lo que a la larga sería una novela póstuma, El faro del fin del mundo, de 1904. Mientras, Del Giudice alquila un auto y se lanza por los infinitos paisajes patagónicos, o dialoga en un bar con un retrato de Gabriela Mistral, o ruega un lugar en un avión Hércules chileno para llegar a la Antártida, o charla con un improbable glaciólogo chino en medio de la nieve y el viento, quien le aconseja no buscar las historias en las bases antárticas sino en la memoria de los cristales de hielo. "Usted debería aprender a leerla" le aconseja.

HORIZONTE MÓVIL, Una expedición literaria a la Antártida, de Daniele Del Giudice. Ático de los libros, 2016. Barcelona, 168 págs. Distribuye Océano.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)

º