Una distribuidora, su legado y su presente

40 años de Gussi

La empresa fundada por Gustavo Fuentes cumple un aniversario redondo a puro libro.

Gussi
40 años de Gussi Libros, en diseño de Lucía Boiani

Desde el pequeño local al fondo de la oscura Galería Costa, luego la casa de la calle Guayabos, hasta el local donde opera hoy en la calle Yaro, la distribuidora de libros Gussi ha recorrido un camino pleno de libros, de buenos títulos, y de gusto por el riesgo. Para quienes no lo saben, una distribuidora es una empresa mayorista encargada de almacenar, importar y distribuir los libros que luego se verán en las vidrieras de las librerías. Fundada por Gustavo Fuentes y Silvia González como una pequeña distribuidora, y hoy comandada en otra escala por sus hijos Guillermo y Gonzalo, puso en las vidrieras de las librerías libros inolvidables, muchos de los cuales han permanecido -y permanecen- por décadas en los anaqueles de las bibliotecas de los lectores. Porque son los libros que no se olvidan.

El gusto por el riesgo se materializa cuando van más allá de los libros de venta segura y masiva, y se ocupan de traer aunque sea diez ejemplares de un libro que tendrá poca salida en términos comerciales, pero que colmará las expectativas de esos pocos amantes de las obras raras, de culto. De ahí la variedad de su propuesta, que también apuesta a la calidad, apoyada en una actitud de hidalgos que nos ha permitido llevar a cabo, desde la fundación de El País Cultural, 30 años de crítica y periodismo con total libertad a la hora de escribir y publicar reseñas positivas, ponderadas o negativas de esos libros. Algo que el lector sabe, y que ha sabido agradecer.

Con motivo de este aniversario Anagrama de Barcelona publicó un libro que sólo ha tenido distribución en Uruguay entre amigos y colaboradores, y no está a la venta. Contiene una selección de textos de los grandes autores que han importado en estos 40 años, entre ellos Raymond Carver, Patricia Highsmith, o Dmitri Nabokov. Tres prólogos los preceden, uno de Fernando Estévez, otro de Jorge Herralde, y otro de Daniel Divinsky. Éste recuerda que Gustavo Fuentes siempre se empeñó en "buscar títulos de sellos independientes que se iban abriendo paso entre los gigantes de la industria. Y la empresa no dejó de apoyar, distribuyéndolos, a autores jóvenes, muchas veces autoeditados, que tropezaban con el siempre difícil escollo de que sus libros circularan. Gran lector, su información sobre los libros que tenía en venta excedió siempre a la lectura de solapas y contratapas".

Enhorabuena por el aniversario, y por muchos años más.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)