app que enfurece a miles de taxistas en el mundo prepara llegada a Montevideo

Uber en Uruguay

Uber quiere instalarse en Montevideo. "No tenemos una fecha exacta, pero sí tenemos planes", señaló a El País Ana Paula Blanco, directora de Comunicaciones de Uber para América Latina.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
Uber está cada vez más cerca de Uruguay. Foto: Archivo El País

"La compañía está en constante expansión y buscando nuevas ciudades a las que llegar y, claramente, en algún punto de los meses que vienen, (Montevideo) puede ser una de ellas", agregó Soledad Lago Rodríguez, directora de Uber para el Cono Sur desde hace tres meses.

El servicio, que permite usar autos privados para transportar pasajeros a través de una aplicación para teléfonos inteligentes, empezó una búsqueda en febrero de un gerente general en Montevideo. Tras casi 200 días de estar el aviso en línea, la empresa ya no admite más postulaciones.

Su intención de aumentar personal en esta región de Sudamérica va en ascenso. Tras haberse instalado en Santiago de Chile a fines de 2013, la empresa busca desde febrero a un gerente en Buenos Aires. Y desde el jueves pasado buscan a un gerente de Políticas Públicas, quien, entre otras tareas, deberá dialogar con legisladores "para educarlos sobre el modelo de negocio de Uber", según señala la empresa en Linkedin.

Cómo funciona.

Si uno está en alguna de las 300 ciudades que tiene el sistema, solo debe bajar la aplicación e introducir sus datos personales.

Al descargarla, aparecerán botones que le proponen la posibilidad de elegir distintos tipos de autos. Cada uno tiene un precio distinto en función del modelo: está el más económico para un traslado "normal" y uno más espacioso si se movilizan muchas personas.

Según contaron algunos usuarios que utilizaron el sistema, el conductor de Uber ofrece dulces, o una botella de agua durante el trayecto. "Los pasajeros quieren un chofer con el que se pueda escuchar tu música, que no se enoje si le piden apagar el aire acondicionado, o que le cambies la estación de radio. Es tu conductor privado, no es un taxi", explicó Blanco.

Cuando se concreta el viaje, el usuario paga con el teléfono a través de una tarjeta de crédito asociada. No permiten ni tarjeta de débito ni dinero efectivo. Y también tiene un botón que permite dividir el pago del viaje entre quienes lo realizaron.

Quién conduce.

Para ser conductor de Uber, hay que tener un auto. La empresa estadounidense no es dueña de ningún coche.

Y para serlo los conductores deben pasar algunos tests presenciales y en línea. "Se le piden antecedentes penales y se los hace atravesar una prueba psicológica", comentó Lago Rodríguez.

Estos criterios están más o menos estandarizados en todos los lugares en donde Uber se inserta. Quizás, en algunas ciudades, tiene algún pedido adicional: por ejemplo, en Santiago de Chile, los conductores no deben registrar detenciones en estado de ebriedad en los últimos 10 años.

También exigen requerimientos para los autos. En Santiago se piden sedanes de cuatro puertas, que sean del año 2007 en adelante, tengan aire acondicionado y airbags. Lo que se solicita en cada ciudad "tiene que ver con el parque vehicular que tenga el país. No te puedo pedir que sean Mercedes Benz blanco si en Uruguay no se venden", ejemplificó Blanco.

Por cada viaje, los trabajadores de Uber obtienen el 80% de las ganancias; el resto es para la firma estadounidense. Desde la empresa, no exigen horarios ni zonas para que se desplacen.

En conflicto.

La llegada de Uber causó controversia en los taxistas de muchas ciudades donde opera.

En general, critican que en la mayoría de las ciudades los taxistas deben pagar una chapa y estos choferes no deben pagar nada. En Uber contestan que, al comenzar su operación en un lugar, no hay una legislación clara que les impida trabajar.

En este contexto, en varias ciudades hicieron movilizaciones. Una fue en Río de Janeiro. El pasado 24 de julio miles de taxistas decidieron parar sus vehículos en medio de importantes vías para protestar contra este servicio, al que consideran un "transporte pirata" y una "competencia desleal".

En este sentido, el concejo municipal de Río de Janeiro aprobó una ley que impone multas de 2.000 reales (unos 555 dólares) a quienes ofrezcan Uber .

En Madrid, los taxistas ganaron la guerra y lograron que Uber se fuera en diciembre del 2014. En San José de Costa Rica el gobierno local declaró el servicio ilegal y empezó a decomisar algunos vehículos.

En algunos sitios es legal. Uno es Londres y el otro es Nueva York, donde los autos Uber eran 14.000 y los taxis eran 13.000 en marzo de este año, según datos de la Taxi and Limousine Commission. (EFE)

El DF es la primera ciudad que regula Uber.

La Ciudad de México fue la primera en regular Uber en América Latina. El Gobierno del Distrito Federal acordó con los desarrolladores de la aplicación que se le pague el 1,5% de cada viaje.

Además, permitirá que los conductores cuenten con un permiso anual para dar el servicio. En la capital mexicana, Uber cuenta con 12.000 conductores y 500.000 usuarios. "En la mayoría de los países no hay legislación", comentó la vocera de Uber para la región.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te puede interesar
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)