LAS MENTIRAS DE WHATSAPP

¿Si tose durante un infarto realmente puede salvar su vida?

Una vez más suena el celular: es un mensaje de WhatsApp que dice que “en lugar de enviar chistes” reenvíe este mensaje porque podría “salvar la vida de una persona”. Dice que si uno tiene un infarto debe toser para salvarse. ¿Qué hay de cierto en esto?

El eterno femenino de una imaginativa pintora
Mentiras de Whatsapp

"Dese dos minutos y lea esto, por favor”, comienza el mensaje que llega por WhatsApp, describiendo luego una situación bastante cotidiana para la mayoría de las personas: “Digamos que son las 8:15 P.M. y va a casa después de un día inusualmente duro en el trabajo. Está muy cansado, molesto y frustrado. De pronto comienza a experimentar dolor severo en el pecho que empieza a correr hacia el brazo izquierdo y hasta en su mandíbula y la parte superior de su vientre. Está a sólo unos cinco kilómetros del hospital más cercano a su casa. Por desgracia no se sabe si va a ser capaz de llegar tan lejos”.

En resumen, en la situación mencionada a usted le está dando un infarto, está solo y no llegaría al hospital.

El mensaje que circula supuestamente proviene de un médico cardiólogo citado al final del mismo, Dr. N. Silva, quien dice además de todo eso que “aunque haya sido entrenado en Resucitación cardiopulmonar, la persona que le enseñó el curso no le dijo cómo llevarlo a cabo en usted mismo”.

Le está dando un infarto y según Silva “sólo tiene unos 10 segundos antes de perder la conciencia”.

¿Cómo sobrevivir a un ataque al corazón cuando está solo? Según este mensaje de WhatsApp hay una salvación: la tos. Leyó
bien, la tos.

El supuesto Dr. Silva explica en el texto que las víctimas “pueden ayudarse a sí mismas por medio de provocar la tos en repetidas ocasiones y con mucha energía. Se debe hacer una respiración profunda y con los pulmones llenos, provocarse una tos profunda y prolongada, como cuando la producción de flemas, de lo más profundo del pecho”.

“Una respiración y toser, deben repetirse cada dos segundos sin tregua hasta que llegue la ayuda o hasta que sienta que el corazón late normalmente”, agrega, detallando que “respiraciones profundas llevan oxígeno a los pulmones y la tos en esas condiciones crea movimientos que aprietan el corazón y mantienen la sangre circulando”.

Según esta teoría, “la presión de compresión que provoca el toser, hace las veces de masaje para el corazón y también ayuda a recuperar el ritmo normal. De esta manera, las víctimas de ataques cardíacos pueden llegar a un hospital”.

Hablamos con Mario Zelarayán, director Ejecutivo de la Comisión Honoraria para la Salud Cardiovascular, para consultarle sobre este mensaje y la recomendación.

El profesional fue claro y contundente en su respuesta: “Tales recomendaciones son absolutamente falsas por donde se las mire”.

Zelarayán explicó a El País que el texto “parte de la premisa de que ‘si uno tiene un infarto’. Esto es planteable si se tiene dolor intenso en el pecho, que se corre al cuello y brazo izquierdo, sudoración, falta de aire”.

Y agregó que “en ese caso lo recomendable es sentarse, quedarse quieto, no realizar ningún esfuerzo y llamar a la emergencia”.

El cardiólogo aclaró que “si alguien tuviera un infarto en curso y realizara esos esfuerzos tusígenos, solo agravaría su situación”.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)