Afecta a los ovarios y es más frecuente de lo que se cree

SOP el síndrome que impide tener hijos

Los síndromes médicos a veces reciben su nombre mucho antes de que sean plenamente comprendidos. Consideremos el síndrome del ovario poliquístico, conocido como SOP, que afecta a casi 10% de las mujeres en edad reproductiva, a menudo menoscabando su fertilidad.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
Su tratamiento varía según cada mujer.

Descrito por primera vez en 1935, al principio el SOP fue llamado síndrome Stein-Leventhal, por los dos ginecólogos estadounidenses que lo identificaron, los doctores Irving Stein padre, y Michael Leventhal. Ambos reconocieron que los quistes ováricos pueden interrumpir la ovulación y causar infertilidad.

Ciclos menstruales de tipo irregular y dificultad para concebir están entre los síntomas más comunes, resultado de folículos (estructuras dentro del ovario) que no logran madurar plenamente y liberar óvulos.

Las mujeres afectadas a menudo tienen agrandamiento de ovarios y, cuando efectivamente ocurre la menstruación, sangrado prolongado.

Con el tiempo, podrían formarse más quistes; en realidad, folículos inflamados. En un examen de ultrasonido, se asemejan a una cadena de perlas extendida sobre la superficie del ovario. Sin embargo, algunos expertos creen que los quistes son uno de los resultados, en vez de la causa, del síndrome.

"Sea o no que la condición empiece en los ovarios no es seguro", dijo el Dr. R. Scott Lucidi, experto en SOP por la Universidad Virginia Commonwealth.

De hecho, a mujeres con pocos o ningún quiste ovárico podrían diagnosticarles SOP. Con base en los mal llamados criterios de Róterdam, una mujer con dos de cualquiera de los siguientes podría tener la enfermedad: acné, vellosidad excesiva y pérdida de cabello por elevados niveles de hormonas sexuales masculinas; menstruaciones irregulares; doce o más quistes foliculares en los ovarios.

Lucidi y otros han sugerido que la resistencia a la insulina podría ser el factor subyacente responsable de los dispares síntomas del SOP.

En personas resistentes a la insulina, la hormona no transfiere efectivamente glucosa de la sangre a células del cuerpo para usarse como energía. Conforme se van acumulando los niveles de glucosa, se produce más insulina para intentar reducirla.

El exceso de insulina promueve el almacenamiento de grasa y puede resultar en aumento de peso y obesidad. Alrededor de la mitad de las mujeres estadounidenses con SOP son obesas. La insulina también puede estimular los ovarios para que produzcan hormonas masculinas.

Sin embargo, justamente de la forma que algunas mujeres jóvenes con muchos quistes ováricos no tienen el SOP, algunas mujeres con síndrome metabólico y resistencia a la insulina son delgadas.

Tratamiento.

El síndrome del ovario poliquístico tiende a arracimarse en familias, con genes que predisponen. Algunos expertos creen que el defecto podría ser una desregulación hormonal del hipotálamo, en la base del cerebro.

No hay cura para el SOP, y el mejor enfoque de tratamiento es personalizado.

Para mujeres con intervalos entre ciclos menstruales o vellosidad excesiva se emplean anticonceptivos que contienen estrógeno y progestina.

Para una mujer que intenta concebir, se necesita un régimen diferente. Dos fármacos, clomifeno y letrozol, son recetados para estimular la ovulación.

Estos dos medicamentos impulsan la secreción de la hormona estimuladora de folículos (FSH), la cual mejora el crecimiento de pequeños folículos y, por tanto, puede disparar la ovulación.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te puede interesar
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)