TECNOLOGÍA

El S8 apuesta fuerte

Se realizó en Nueva York la presentación de los nuevos Samsung Galaxy S8 y S8+.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
Foto: AFP

En una presentación simultánea en Nueva York y Londres, ayer miércoles Samsung dio a conocer al mundo sus nuevos S8 (5,8 pulgadas) y S8+ (6,2’’). Desde el inicio hasta el final, el mensaje de la empresa surcoreana dejó bien claro que busca posicionarse como la nueva innovadora en el mundo de la tecnología.

El S8 está llamado a ser quien deje atrás el fracaso del Note 7 que hizo pasar un muy mal año a Samsung, por lo que la apuesta fue grande. El Galaxy S8, como lo dice el propio claim de la firma ha "sacado al teléfono de su caja" haciendo que su pantalla crezca hasta ocupar prácticamente toda la parte delantera, eliminando los bordes laterales que se hacen curvos y se transforman también en pantalla, como en el modelo Edge del S7, y suprimiendo los marcos metálicos superior e inferior. Haciendo esto, la pantalla crece de las 5,1 pulgadas del S7 a las 5,8 del S8; y de las 5,5 del S7 Edge a las 6,2 pulgadas del S8 +.

La resolución de la pantalla es Quad HD, de alta definición (2.960 x 1.440 píxeles), muy cercana al 4K, y Samsung asegura que es a prueba de polvo, rayones, y sumergible hasta un metro y medio bajo el agua (certificado iP68).

La extensión de la pantalla provocó además la desaparición del botón físico de inicio, que se transformó en virtual, y el desplazamiento a la parte superior trasera del sensor de huellas.

Una de las novedades más comentadas por los más de 200 periodistas de todo el mundo que asistieron al lanzamiento en Nueva York es el reconocimiento facial como modo de desbloqueo que se une al resto de métodos como la introducción del código, el dibujo del patrón, la huella dactilar y el lector de iris heredado del Note 7.

El reconocimiento facial es un poco más lento que los anteriores métodos y no funciona del todo bien si se usan lentes o en espacios con poca luz pero es realmente una novedad que promete, sobre todo pensando utilidades que aún son poco exploradas como el uso del celular como método universal de pago y manejo de dinero.

Respecto a las cámaras, el S8 mantiene la cámara trasera de 12 megapíxeles pero con enfoque automático de láser para capturar a gran velocidad y apertura f:1,7 para hacer fotos nítidas con poca luz. Más importantes son los cambios en la cámara frontal que pasa de 5 a 8 MP, e incorpora autoenfoque para mejorar los selfies a cualquier distancia.

El tamaño de la pantalla da además más sentido a la posibilidad de hacer dos tareas al mismo tiempo como ver un video mientras se mandan mensajes o se consulta el mail en la parte más baja. El S8 incluye además un botón virtual que permite ensanchar o minimizar cada una de las aplicaciones abiertas.

Además, incluye la posibilidad de cargarlo en una unidad especial con solo apoyarlo.

¿Muere la computadora?

Otra de las grandes promesas del Galaxy S8 es DeX, un soporte tipo dock station en la que se inserta el celular y, utilizando un monitor externo, hace que se transforme automáticamente en una computadora con un sistema de ventanas similar al de Windows.

Esto permite maximizar y minimizar tareas, así como acceder de forma más cómoda a las aplicaciones y archivos. Samsung no es la primera en ir por este camino, antes lo hicieron. Microsoft con su Windows 10 y HP, y también Apple, aunque hasta ahora no funcionó para ninguno. DeX funciona al instante al colocar el S8, permite reproducir imágenes en 4K, tiene dos puertos USB, conexión a Internet por ethernet y entrada HDMI para conectarla al monitor.

Bixby VS Siri.

Más allá de los avances técnicos, en la ceremonia de lanzamiento pareció que la gran apuesta a futuro para Samsung es Bixby, su asistente de voz. Sus creadores aseguran que no se trata de un simple asistente —como Siri o Alexa— sino del primer paso de una revolucionaria herramienta de inteligencia artificial que convertirá a nuestros teléfonos celulares en el control remoto de nuestras vidas.

Tanto cree Samsung en esto que le asignó a Bixby un botón físico lateral propio (debajo del volumen).

Por el momento, Bixby solo funciona con algunas aplicaciones nativas para funciones sencillas como hacer llamadas o activar una alarma pero, tras esta fase inicial, y gracias a un estándar de desarrollo de software (SDK) para que los creadores las integren en sus apps, "permitirá hacer con la voz todo lo que se puede hacer tocando la pantalla". También permitirá en algunos países en los que Samsung firmó un acuerdo con Amazon, que podamos apuntar a cualquier cosa que veamos en la calle e inmediatamente comprarlo.

También, y aprovechando la línea de electrodomésticos de Samsung, da la posibilidad de controlar el televisor, el aire acondicionado o la aspiradora de modo remoto. En una primera etapa, Bixby saldrá en los idiomas inglés, chino, coreano y español.

Asistente.

La gran apuesta es Bixby, el asistente de voz. No se trata de un simple asistente como Siri sino del primer paso de una herramienta de inteligencia artificial que convertirá al celular en el control remoto de la vida.

Identificar.

El nuevo teléfono incluye detalles como la lectura de la cara o el scanner del propio iris para aumentar la seguridad de las transacciones a través del propio dispositivo. La lectura de huellas dactilares queda en segundo plano.

Cámara.

Samsung presentó la nueva Gear 360, una cámara de 360 grados y con una resolución de 4K, con un diseño refinado. Cuenta con características mejoradas para un contenido de alta calidad. Es liviana y compacta, ofreciendo el ecosistema expandido VR de la firma.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)