TECNOLOGÍA

Las rutas de la piratería

Un estudio de la OCDE y la UE destaca la creciente importancia del correo para distribuir bienes piratas.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
Los smpartphones son cada vez más el objetivo de los ciberdelincuentes. Foto: Flickr

De dónde vienen los productos falsificados? ¿Quién los produce? ¿Por dónde pasan en su camino hacia el destinatario final? A estas preguntas trata de dar respuesta un informe elaborado conjuntamente por la OCDE (Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos) y la Oficina de Propiedad Intelectual de la UE (EUIPO, por su sigla en inglés).

Según las conclusiones del estudio, China es el principal país productor de productos falsificados y pirateados, que se venden en todo el mundo, mientras que Hong Kong, Emiratos Árabes Unidos y Singapur se destacan como los países donde estos productos hacen escala antes de llegar al consumidor.

El informe llama la atención también sobre la creciente importancia de los envíos postales y del comercio electrónico en el proceso de mercadeo de las falsificaciones.

El informe quiere dar una nueva vuelta de tuerca a otro publicado el año pasado por ambos organismos en el que se analizaba el impacto económico del tráfico de falsificaciones y productos pirateados.

En dicho estudio, en el que se usaron datos de incautaciones en aduanas de todo el mundo, se concluía que el comercio de productos falsos ascendió en 2013 a 461.000 millones de dólares (413.500 millones de euros), el equivalente al 2,5% del comercio total global. En el caso de la UE, el porcentaje ascendía al 5%. China y Hong Kong fueron identificados como el país de procedencia del 80% de los productos intervenidos por las autoridades.

Ahora, los dos organismos seleccionan una gama de los productos más falsificados o pirateados, distribuidos en 10 categorías, que representan 63% del valor total de las falsificaciones: productos alimenticios, farmacéuticos, perfumería y cosméticos, artículos de cuero y bolsos, ropa y tejidos, calzado, joyería, equipos electrónico y eléctricos, aparatos ópticos, fotográficos y médicos y juguetes.

Además, desarrollan el concepto "país de procedencia", que no distinguía países productores de países de tránsito. Aunque admite "limitaciones" por cuanto es muy difícil saber realmente dónde se producen los bienes falsificados los criminales no suelen dar datos de sus actividades-, el estudio diferencia países productores y de tránsito cruzando los datos de "países de procedencia" del estudio de 2016 con datos sobre su capacidad industrial si es capaz de fabricar productos legítimos, también puede hacerlo con los falsos- y sobre sus reexportaciones si es punto de tránsito de productos legítimos, también puede serlo de falsificaciones.

China.

Con esta metodología, los autores del informe concluyen que China es el país donde se producen la mayor parte de productos falsificados del mundo. De hecho, el gigante asiático es el mayor productor de nueve de las 10 categorías de bienes, exceptuando solo la de productos farmacéuticos, que lidera India. Además, el informe destaca también que estos productos farmacéuticos tuvieron como destino principal países del África subsahariana, mientras que los países desarrollados fueron el destino principal de los productos electrónicos.

Turquía sale mal parada del informe. Aunque no es el país productor líder en ninguna categoría, aparece en los primeros puestos en varias de ellas, por lo que es calificada como un "productor relativamente importante", sobre todo de artículos de cuero, alimentos y cosméticos, que distribuye a la UE por carretera. En cuanto a los puntos de tránsito, hacen parada en puertos como Hong Kong, Macao o Singapur y países del este de Europa (Ucrania, Albania), del norte de África (Marruecos, Egipto) y de Oriente Medio (Emiratos Árabes, Kuwait, Arabia Saudí o Yemen). Panamá destaca como escala en el tráfico hacía EE UU.

Estos puntos de tránsito son esenciales para ocultar el origen ilícito de los productos porque en ellos, además de albergar auténticos centros de distribución ilícita, se llevan a cabo falsificaciones de documentos, reetiquetados, reempaquetados o redistribuciones en contenedores con cargamento legales.

Entre los métodos que tienen las mafias para engañar a los servicios aduaneros, el informe señala el crecimiento de los envíos postales para distribuir los productos falsificados. Del total de intercepciones de productos falsificados entre 2011 y 2013, el 62% fueron envíos postales.

Para mejorar la eficacia de la lucha contra el tráfico de productos falsos, el documento recomienda analizar en profundidad el problema de los pequeños envíos postales y el papel de las "zonas de libre comercio" establecidas por muchos países para estimular el comercio.

Celulares que invaden el mundo.

Un informe elaborado por la Oficina de Propiedad Intelectual de la Unión Europa (Euipo), difundido en abril de este año reveló que las empresas del sector de la telefonía móvil dejaron de vender 184 millones de smartphones en un año debido a la venta de dispositivos falsos en el mercado. Una circunstancia que les acarreó unas pérdidas globales de 45.300 millones de euros, lo que equivale al 12,9% de las ventas "legítimas" del sector. A nivel europeo se calcula que el número de dispositivos falsificados ascendió a 14 millones de unidades, lo que supuso unas pérdidas de 4200 millones de euros, el 8,3% de las ventas. En el caso de España, las pérdidas por esta causa se estiman en unos 386 millones de euros, un 10% de las ventas. Una cifra en línea con la de Francia (380 millones) e inferior a la de Reino Unido (660 millones) y Alemania (564 millones), aunque en estos dos últimos países representaron menos sobre el total de ventas del sector (un 5,7%). El estudio contó con la colaboración de la Unión Internacional de Telecomunicaciones (UIT).

A diferencia de otros productos falsificados como los bolsos, los anteojos o las joyas, en el caso de los teléfonos el consumidor tiene más dificultad para identificar que lo son, porque los celulares falsos no los venden los feriantes, sino que se comercializan a través de canales no presenciales, como el e-commerce, y portales de venta de segunda mano.

LAS CLAVES

Tránsito. Escalas para los grandes mercados

Desde Asia los productos llegan a países de tránsito como Hong Kong y Panamá. Allí se hacen de documentación que “blanquea” su destino de origen e ingresan a Estados Unidos y Europa.

Predecible. El principal productor de Asia

China es el país donde se producen la mayor parte de productos falsificados del mundo. De hecho, el gigante asiático es el mayor productor de nueve de las 10 categorías de bienes del estudio.

Farmacia. India lidera producción falsa

Los productos farmacéuticos tuvieron como destino principal países del África subsahariana, mientras que los países desarrollados fueron el destino principal de los productos electrónicos.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te puede interesar
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)