TECNOLOGÍA

Retos del auto sin conductor

Los fabricantes deberán resolver desafíos legales y tecnológicos para poder hacer funcionar el nuevo invento.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
Foto. archivo El País

Los autos autónomos se han convertido en uno de los focos de innovación de las compañías automotrices y tecnológicas. Pero, a pesar del creciente interés que despiertan en la industria, deben sortear varios obstáculos.

Sebastian Thrun, uno de los involucrados en el desarrollo del auto no tripulado de Google, explica en una de sus conferencias que la principal motivación para impulsar la creación de estos autos es salvar vidas.

"¿Saben que los accidentes de autos son la principal causa de muerte en los jóvenes y se dan cuenta de que casi todos se deben a errores humanos y no a falencias mecánicas, y que, por ende, pueden evitarse con ayuda de las máquinas?", dijo en una charla TED.

Thrun cree que los vehículos sin chofer pueden reducir los accidentes en un 90 % y optimizar el consumo de combustible.

Pero estos vehículos plantean diversas dudas legales. "¿Qué pasará si uno de estos automóviles atropella a alguien? ¿Quién va a responder? Aún existen vacíos en los cuerpos normativos de los gobiernos y no se sabe qué respuesta se daría en esos y otros casos", explica Alberto Rodríguez, experto en Internet de las cosas de Ericsson.

Más investigación.

Otro punto que genera dudas es la tecnología. Firmas como Google, Audi, Toyota, Ford, BMW, Apple, Volkswagen y General Motors han liderado la investigación y el desarrollo de avances para consolidar estos automóviles en el presente siglo.

También el Instituto de Ingeniería Eléctrica y Electrónica de los Estados Unidos prevé que el 75 % de los automotores serán autosuficientes en el 2040.

Pero el profesor Karsten Berns, del Centro de Tecnología para Vehículos Comerciales de la Universidad de Kaiserslautern (Alemania), dijo que hace falta más investigación.

Falta mejorar los sensores para que sean capaces de reconocer objetos dinámicos y estáticos en todo tipo de condiciones: lluvia, nieve o niebla. "Deben ser capaces de saber cuáles son las intenciones de los peatones cuando van a cruzar una calle", por ejemplo. "Además, se requieren mapas que se actualicen en tiempo real, para evitar problemas", señaló.

Berns añade que aunque no es estrictamente necesario que los autos "hablen entre sí" para operar, esto facilitará las cosas porque permitirá que intercambien información sobre situaciones en las vías (como accidentes y bloqueos) en tiempo real. Sin embargo, el experto advierte que aún se requiere mayor investigación para que este modelo de comunicación se masifique.

Redes y vías.

Sumado a esto, un coche autónomo requiere una buena conexión a internet. Según Carlos Romero, de la empresa de seguridad informática Gemalto, ya es posible que un vehículo envíe información relacionada con su ubicación por medio de redes 3G.

Si se necesita enviar datos más densos, como mapas o elementos multimedia, ya es posible con 4G. No obstante, un vehículo autónomo demandará un servicio de conexión aún más potente, capaz de transferir un volumen de información mayor en tiempo real. Para ello, habrá que esperar a las redes 5G, que se prevé que se popularicen en el 2020.

Algunos de estos autos contarán con sensores para alertar la presencia de obstáculos en la vía y ofrecer asistencia en el frenado. Otros dispondrán de luces inteligentes o centrarán el carro si se está saliendo de la vía.

Pero ¿por cuáles vías irán los autos autónomos? Ese es otro de los interrogantes.

Según Alberto Rodríguez, en una primera etapa se estima que esta tecnología no llegará a los autos privados, sino a los sistemas de transporte público, donde se puedan definir carriles exclusivos y unos parámetros fáciles de controlar.

La cultura es también parte del proceso de adaptación a este nuevo concepto automotor por parte de la sociedad. Dennis Yu, experto en tecnología y asesor de Facebook, advierte que falta mucho para que las personas se sientan seguras en este tipo de vehículos.

Pruebas.

Google es la empresa que más se ha esforzado en desarrollar un auto sin conductor. En alguna oportunidad, el coche no ha tenido suerte. Según cuenta el diario El Mundo, en julio del año pasado uno de los autos se vio involucrado en un siniestro vial que provocó algunos heridos leves.

Chris Urmson, director del programa de autos sin chofer del gigante tecnológico, dijo que la culpa del accidente la tuvo el otro coche. En todos choques en los que se vio involucrado el auto de Google, fueron problemas de los otros vehículos, agregó Urmson.

Hace poco más de un mes, Baidu —un buscador chino similar a Google— empezó a probar su propio coche. Según informó el portal ABC, el vehículo ha circulado a velocidades de 100 kilómetros por hora por rutas y calles de Pekín.

El vehículo, que empezó a desarrollarse en 2013, fue testeado sin la intervención humana al volante, aunque con un chofer de seguridad por si, eventualmente, ocurría algún imprevisto.

Para este año hay más empresas que se sumarán a las pruebas. General Motors comenzará en Detroit, según informó la compañía.

En tanto, el creador de Easy Taxi, Tallis Gomes, dijo a El País hace dos años que los taxis sin conductor podrían ser realidad en una década.

"En Google han dicho que en 10 años tendremos coches que se manejen solos. ¿Y por qué no pensar en taxis sin conductor?". El desarrollador, que es convocado por la cúpula de Google y Samsung para debatir sobre el futuro de Internet, agregó: "Hablamos mucho con Google sobre qué podemos hacer".

(Fuente: El Tiempo/GDA, EFE).

EE.UU. invertirá en esta nueva tecnología

El gobierno de Estados Unidos dijo estar dispuesta a invertir 4.000 millones de dólares durante la próxima década para acelerar los planes de los automóviles sin conductor.

La consultora McKinsey asegura que el software será el principal factor diferenciador entre automóviles en el futuro y pronostica que hasta un 15 % de los vehículos nuevos podrían ser completamente autónomos para el año 2030.

Gill Pratt, consejero delegado del Instituto de Investigación de Toyota, sostiene que la robótica podría ser una gran línea de negocio para la empresa en el futuro e incluso su prioridad.

Datos del auto de Google

Recorrido. Más de 680 mil kilómetros

En tres meses del 2014, el auto de Google recorrió 85.295 kilómetros. En 2015 hizo 595.457, totalizando 680.752. Tras llegar a estas cifras, desde Google calificaron los resultados como “buenos”.

Seguridad. Solo circulan a 40 kilómetros

Antes de empezar a hacer las pruebas en las calles, Google informó que sus autos sin conductor no podrían circular a más de 40 kilómetros por hora con el objetivo de evitar heridos graves en un siniestro.

Accidentes. Hubo 13 entre 2014 y 2015

La flota de autos de Google que circula en California (EE.UU.) tuvo 13 accidentes viales. Involucraron colisiones con conos de tráfico y al comportamiento irresponsable de otro conductor.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)