PIMOD

Redes sociales: ¿en cuál estar?

Cómo ubicar la marca de una empresa en Facebook, Twitter, Instagram o Snapchat.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
Redes sociales. Foto: Pixabay

Como Social Medial Manager que somos, sabemos que cada red social tiene su personalidad y características que la hacen atractiva a la comunidad, y por eso tenemos que conocer el perfil de cada una para entender dónde debemos posicionar nuestra marca para ser una referencia en la mente del consumidor.

Repasemos las cuatro redes más importantes y sus particulares. Definir en cuál tiene que estar la marca y los contenidos adecuados para cada una, depende de ustedes.

Facebook.

Es imprescindible. Facebook es la madre de todas las redes sociales y eso es así, queramos o no. Imaginemos un usuario cualquiera que busca una marca específica: el primer paso es googlearla y es un hecho que el segundo sea buscarla en Facebook.

Facebook es una plataforma familiar, comunicativa (y a veces chismosa), repleta de amigos con una carga emocional fuerte. La idea de conectar personas y crear nuevas amistades, refuerza la sensación de que estás en confianza con la comunidad. Es un consejero moral, masivo y es la más popular de las plataformas. La idea de estar acá es porque lo que opinan tus amigos de la marca es más importante de lo que dice la marca de ella misma en google. Conclusión, si no estás en Facebook, no existís.

Twitter.

Es imposible controlar todo lo que ocurre a nuestro alrededor en esta plataforma. Acá la comunidad asume una postura más fría, Twitter es calculador, noticioso, informativo y estructurado. Las relaciones son volátiles y superficiales, pero una vez que ganas la confianza de la comunidad, todo se vuelve un éxito.

Para una marca, es la plataforma más difícil de entrar y ganarse la confianza de la comunidad, las críticas abundan y es el escenario preferido por los internautas para quejarse de cualquier servicio o producto. Por eso es importante que una marca esté, para poder afrontar esas situaciones y por supuesto salir ganando (estimo que es, por estas cosas, que las marcas temen entrar a esta red social).

Pero no todo es malo en Twitter, al contrario, es por excelencia el canal de comunicación más rápido y directo para mejorar el posicionamiento de la marca y sus servicios de atención al cliente. Al ser un microblogging, nos comunicamos en tiempo real con nuestro público objetivo y el usuario siente que la marca está ahí, compartiendo los mismos intereses y ayudándolo si algo sale mal, logrando así mimetizar con cada uno.

La plataforma nos da la oportunidad de mostrar el cómo y por qué somos lo que somos en 140 caracteres, obligándonos a concentrarnos en comunicar el contenido más relevante de la marca.

Instagram.

Acá mostramos lo más lindo que tenemos, ya sea en nuestro perfil o en las stories, ambas son perfectas para mostrarle al mundo lo mejor de uno. La plataforma nos da espacio para mostrar nuestro lado positivo, que inspira, emociona y hasta sorprende cuando mostramos el lado íntimo de la marca.

Instagram no le teme a nada, acá no tenemos límites para alcanzar lo que queremos. Cada día es una nueva oportunidad para mostrar lo mejor de sí y lograr el amor de la comunidad. Ellos son la inspiración para seguir haciendo lo que hace la marca y es la plataforma que más se interesa por la imagen de la marca propiamente dicha.

¿El fin?... Mostrar a esos mil millones de usuarios el detrás de cámara de la marca, con sus filtros y ajustes fotográficos, mostrando la foto perfecta para conquistarlos.

Snapchat.

Por último (pero no menos importante), encontramos reunida a la muchachada más joven de las redes sociales, compartiéndose más de 400 millones de mensajes diarios con mucha creatividad y dejando la conversación en un segundo plano.

Digamos que estamos en la adolescencia y todos queremos mostrar lo copado que somos, con quién salimos, a dónde y para qué. Con mensajes triviales y efímeros (que desaparecen en menos de 24 H. o los que defina el usuario a su receptor) jugamos con el tiempo sin culpa (y sin padres en la vuelta) dejando ver nuestro lado más rebelde.

También tiene algo de Instagram (o al revés, no me decido) y es que para lo visual sus filtros son su especialidad y nos encanta que se cambien a diario para no aburrirnos; pero al contrario de esta red, lo imperfecto también vale a la hora de compartir el ahora en los snap. Publicando minis experiencias de todo lo que vivimos es la esencia de esta plataforma, todos queremos saber cuándo, dónde y con quién se codea la marca. TIP: Los influencers pueden ser el punto de inflexión para entrar en la mente de los usuarios y posicionarnos en esta red, revisen con cuidado los valores, el estilo y el tono del susodicho para que se asemeje a nuestro negocio.

En Snapchat nos encontramos con instantes que convierten la vida más exquisita con contenidos inmediatos y frescos, (que de hecho es más importantes que la calidad del contenido mismo) pudiendo así crear relaciones más cercanas con los seguidores.

TIP: Para las marcas, es la oportunidad perfecta de hacer sentir al usuario una exclusividad total; por ejemplo, la idea de enviar códigos con cupones u ofertas de poca duración podría ser una buena estrategia para lanzar campañas o bien, premiar a la fiel comunidad de esta plataforma. Tanto el emisor como el receptor saben que nunca se podrá volver a compartir ese contenido.

Dicho esto y sabiendo que las redes sociales son vitales para dar a conocer nuestra marca, creando un vínculo cercano con los seguidores, usemos las redes sociales para transmitir contenidos de valor a la gran audiencia que está online, esperando que los sorprendamos con creatividad.

*PIMOD es una agencia de publicidad que desarrolla estrategias de comunicación integral con corazón digital.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)