PIMOD

La era en red

El poder y la influencia se concentran y distribuyen a la vez.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
Redes sociales. Foto: Pixabay

Todos somos conscientes de que el mundo cambió, de que está cambiando constantemente. Suceden hechos políticos que nos sorprenden, que eran impensables, pero que suceden. Era difícil pensar que Donald Trump ganara las elecciones en Estados Unidos ya que competía con figuras políticas de altísimo peso y no contaba con lo mismo: él era un empresario mediático y contra todo pronóstico sucedió lo inesperado. La elección de Emmanuel Macron en Francia también fue una sorpresa, un líder tan joven que no se considera de izquierda o derecha y que hace cuatro años nadie sabía nada de él. Estos y otros hechos, como la Primavera Árabe, el fallido golpe de estado en Turquía en el año 2016, el reciente hackeo masivo a nivel mundial, sin duda sorprenden y hablan de un gran cambio en la humanidad como tal.

¿Cuál es la razón de que sucedan este tipo de hechos inesperados? ¿Qué es lo que genera este cambio tan grande en la humanidad?

Joshua Cooper Ramo, empresario y escritor estadounidense, da un argumento convincente de este punto de inflexión histórico. En su libro “El Séptimo Sentido” nos da un marco explicativo para este tipo de sorpresas en la sociedad mundial.

Ramo toma como ejemplo la victoria de Trump y resalta la capacidad de aprovechar las redes sociales para ganar votos. En otro ejemplo, la capacidad de Recep Tayyip Erdogan (el presidente de Turquía a quien intentaron derrocar en el fallido golpe de estado del 2016) para llegar a sus seguidores detrás de una cámara de iPhone y generar que la población salga a la calle a protestar en contra del Golpe. Esto es lo que Ramo califica como “el séptimo sentido” - “la capacidad de mirar en cualquier objeto y ver la manera en la que se cambia su conexión."

En cada caso, dos poderosas figuras conectadas con sus seguidores a través de las redes sociales, fueron capaces de crear resultados sorprendentes.

La comprensión y el aprovechamiento de la conexión y las redes es donde el verdadero poder reside ahora.

Ya sea un líder político, una licuadora o un Tesla, todo se está conectando a redes. Joshua dice que la propia naturaleza de algo se cambia en el momento en que se conecta a un sistema en red; una base de datos, plataforma de software, flujos de información, etc.

Un dormitorio es sólo un dormitorio, hasta que esté conectado a Airbnb y se convierte en una habitación de hotel. Un auto se puede transformar en un taxi cuando se conecta a UBER o Cabify.

La conexión de algo a una red cambia la esencia de lo que es.

Ramo no es superclaro en su teoría ni tampoco nos da las respuestas a todo, pero su pensamiento parece revelador. Una nueva era está amaneciendo, y nuestra sociedad ya está en la “Era en Red”.

¿Cuál es la principal característica de la era en red?

El poder y la influencia se concentran y distribuyen a la vez.

Las redes sociales son un claro ejemplo de esto. Cualquier persona con un smartphone puede, por ejemplo, influenciar en Instagram, teniendo un gran poder de influencia sobre la gente. Estamos hablando de más de 500 millones de usuarios en el mundo que tienen esta oportunidad. Sin embargo, el equipo de personas que trabaja en Instagram, no debe superar las 500 personas y que sin dudas tienen un ENORME poder sobre los usuarios que utilizan su plataforma. Es por esto que: “El poder y la influencia se concentra (los propietarios de Instagram) y distribuye (los usuarios de Instagram) a la vez”

Si bien parece que el cambio ya se produjo, esto es solo un pequeño comienzo. Ya no resulta raro que nuestro calefón esté conectado al Wifi y cada vez más y más dispositivos se conecten a Internet, lo que es llamado el Internet de la Cosas.

Sin dudas estamos siendo protagonistas del comienzo de la Era en Red.

*PIMOD es una agencia de publicidad que desarrolla estrategias de comunicación integral con corazón digital.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te puede interesar
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)